Un pueblo de pastores que nos dio medio idioma.

Un pueblo que llegó del norte a las orillas del Mediterráneo oriental; un pueblo que se mezcló con otros pueblos; un pueblo que creó y promovió la ciencia; un pueblo que nos enseñó a amar la verdad y la sabiduría; un pueblo al que se le ocurrió que los ciudadanos podrían gobernarse a sí mismos; un pueblo que nos dejó héroes, dioses, musas, criaturas de un ojo o un cuerno, arquitectos, escultores, filósofos. mitos, constelaciones y un legado cultural del que nuestra civilización no podría desprenderse sin perder su esencia. Un pueblo llamado los griegos.

Acrópolis

Un pueblo histórico

No hace falta subir la empinada escalinata de la Acrópolis para admirar la historia de la “Cuna de Europa”. No es necesario llegar a la categoría de erudito para entender la importancia de la herencia histórica y cultural que nos dejaron Tales de Mileto, Pericles, Homero y Sócrates, y cualquier estudiante de secundaria conoce a estos y otros personajes (o debería conocerlos) pues las bases de nuestra educación aún descansan sobre los hombros de estos gigantes.

Filósofos de un pueblo de pastores

Me cuesta mucho imaginar un mundo sin juegos olímpicos, una ciudad sin columnas jónicas, dóricas o corintias, una batalla sin falanges o trirremes, o una discusión sin consideraciones metafísicas. Más me cuesta entender una lengua europea moderna sin la influencia de palabras, sufijos y prefijos de origen griego, y no hablo tan sólo de términos científicos acuñados en el renacimiento, sino de un aporte continuo y contemporáneo que parece no tener fin.

Con sólo fijar nuestra atención al léxico neologista de internet, podemos ver que seguimos aprovechando palabras griegas para denominar nuevos conceptos: mega, giga, etc. Listar al completo la contribución del griego antiguo a nuestro idioma me llevaría semanas, si no más, pero he querido hoy dejaros una breve reseña de vocablos que tienen su origen en la lengua de Aristóteles (Maestro de Alejandro Magno) y que usamos en el día a día, a menudo, sin recordar su procedencia.

Un idioma vivo

Palabra o partícula Origen en griego antiguo Significado Ejemplos
Anthropos Άνθρωπος Hombre Antropología
Anti ἀντι- Opuesto Antítesis, antimateria
Archeos ἀρχαῖος Antiguo Arqueología
arithmós ariqmoV Número Aritmética
Aster ἄστρον Estrella Astronomía, astrología
Biblios βιβλίον Libro Biblioteca, bibliografía
Bios βίος Vida Biología, biometría
Chronos Χρόνος Tiempo Cronología, cronómetro
Demos δῆμος Pueblo Democracia, demografía
Derma δέρμα Piel Dermatólogo, dermatitis
Ego ἑγώ Yo Egoista, egocéntrico
Electros ἤλεκτρον Ámbar Electrónica (el ámbar produce estática al frotarlo)
Geos γῆ Tierra Geografía, geología
Gramatica γραμματικὴ τέχνη Arte de las letras Gramática
Graphos γράφω Dibujar Grafología, gráfico
Guné γυνή Mujer Ginecólogo, gimnosperma
Itis itiş Inflamación Flebitis, artritis
Kratos κράτος Poder Democracia, partitocracia, aristocracia
Logos λόγο Estudio, discurso Biología, geología
Metron μέτρον Medir Kilómetro, centímetro
Odonto ὀδούς Dientes Odontólogo
Philos φίλος Amado, querido Filántropo, filólogo
Phonos phōnḗ Voz, sonido Teléfono, audífono
Poli πόλις Ciudad-estado Metrópoli, Persépolis
Proto πρωτο Primero, antes Prototipo, protozoario
Scopos σκοπός Observar Telescopio
Sophos σοφός Sabiduría Filosofía
Tele τῆλε Desde lejos Televisión
Theos θεός Dios Teocracia, teología
Thermos θερμός Calor, caliente Termómetro, termo
Tomos τόμος División Átomo

En el día a día…

¿Quién no pronuncia la palabra teléfono todos los días? ¿Quién no ve la televisión? ¿Qué estudiante no menciona algún tipo de –logía en colegios y universidades europeas (Europa, por cierto, es también un nombre griego)? Muy pocos, y seguramente son personas alejadas de la sociedad que nos rodea.

Somos muchos los que constantemente nos quejamos de la falta de democracia, otros tantos los que nos llamamos ateos, y no pocos los que nos quejamos de artritis, flebitis o del egoísmo generalizado de Pitágorasnuestra sociedad, todos términos de origen griego. Pues bien, cuando en los próximos meses nos acordemos de aquellos hombres y mujeres, de aquellos Hipócrates y Pitágoras, recordemos también que su cultura, su ciencia y, principalmente, su lengua, son aún parte integral de nuestras vidas, y rindámosles el homenaje debido. Espero con esta entrada haber puesto mi granito de arena.