¿Cuánto duraba un emperador romano en el poder?

Comparte con tus amigos !!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

No sé si os habrá pasado lo mismo, pero desde mis años en la escuela secundaria cuando tuve mi primer contacto con la larga historia de la Antigua Roma, me quedé con la idea de que buena parte de sus emperadores eran más bien efímeros. Pensaba que un emperador romano era tan sólo un nombre en la lista de gobernantes que bien o mal lo hicieran, eran pronto remplazados, por la espada claro está, por un colega más ambicioso.

La verdad es que durante todos estos años no me había detenido a comprobar mi prejuicio histórico, hasta ahora, y sólo por curiosidad me he ocupado en hacer unas cuantas cuentas y averiguar, de una vez por todas, el promedio de tiempo del que un emperador romano disfrutó en el poder.

Estatua del Emperador Constantino en la ciudad de York, Inglaterra.

Estatua del Emperador romano Constantino en la ciudad de York, Inglaterra.

Julio César, Emperador Romano

No ha sido una tarea tan fácil como esperaba, pues el primer obstáculo con el que me encontré es que no hay un consenso sobre el número exacto de emperadores romanos, ya que a muchos se les consideró exclusivamente usurpadores que intentaron golpes de estado o que consiguieron auparse al poder sólo por unos días. Contrariamente a lo que muchos piensan, creo que Julio César Caesar Augustus, emperador romanofue el primer emperador romano, pues habiendo obtenido el poder por medios militares, gobernó Roma en solitario, el primero que lo hacía desde la monarquía, bajo el título de Dictator.

Por otra parte, Imperator era un honor concedido a cualquier general después de ganar su primera batalla, pero es este nombre el que en la actualidad utilizamos para definir a los gobernantes post-republicanos, y la gran mayoría de estudiosos otorga a Octavio Augusto el honor de ser el primer emperador, así que acepto esa premisa para el presente ejercicio.

Además, especialmente en las últimas décadas del Imperio, más de una persona se declaró o actuó como emperador en varias zonas, la mayoría generales nombrados por sus legiones, pero sin ninguna legitimidad y con muy reducido poder.

Condiciones para ser emperador romano

Para facilitar la labor y, porque esta es la entrada de un blog y no un tratado científico sobre el tema, decidí basar mis pesquisas en la lista más aceptada por los historiadores, lo cual no significa que todos estén de acuerdo con ella, pero bueno, alguna lista tenía que elegir. El principal punto de desacuerdo estriba en la definición de lo que fue un emperador “legítimo”, lo cual ya tiene su miga. Históricamente, se han utilizado tres criterios para crear las dichosas listas de emperadores:

  • Cualquier individuo que haya gobernado todo el Imperio durante un periodo de tiempo, es considerado legítimo.
  • Cualquier individuo que haya sido nombrado sucesor o co-emperador por un emperador legítimo y que haya accedido al poder al sucederle en su propio derecho;
  • En el caso de que más de un individuo reclamara el trono para sí mismo al mismo tiempo, y que ninguno de ellos fuese un emperador “legítimo”, se acepta al elegido por el Senado.

Con estas condiciones en liza, los hubo quienes originalmente no tenían un derecho legítimo al trono, pero controlaban todo el territorio, y otros que, a pesar de ser sucesores por derecho propio, no gobernaron todo el Imperio; pero todos ellos son considerados como emperadores en toda regla. Y para no hacer el cuento largo, en la lista que elegí me salieron 97 emperadores, con reinados que van desde los 41 años del primer Princeps, Octavio, también conocido como César Augusto, y los 42 de Teodosio II en el Imperio de Oriente, hasta las pocas semanas que duraron Aemilian y Petronius Maximus.

De todos ellos, aproximadamente una tercera parte murió de causas naturales, el resto, ya sea en batalla, los más afortunados, o asesinados u obligados a suicidarse por aquellos que querían sustituirles.

Nerón

Como un presidente

Entonces, si calculamos la duración del Imperio en 503 años, desde el 27 a.C. hasta la caída de Roma en el 476 d.C., y la dividimos por los 97 emperadores, nos da un reinado medio de 5 años y dos meses, lo cual no está muy alejado de lo que puede durar ahora un gobernante político en la poltrona, pero si es un tiempo mucho menor del que disfrutan los monarcas de la actualidad, la mayoría de los cuales no se juega la vida en el proceso. He satisfecho mi curiosidad y espero también la de algunos de vosotros, estimados lectores.

¿Valía entonces la pena arriesgar el pellejo para ser emperador romano? Eso es algo que cada uno tendrá que responder. Estoy seguro que muchos de ellos lo hicieron porque pensaban que desde el trono podrían arreglar lo que iba mal con su patria, pero otros, al igual que en tiempos modernos, sólo buscaron el poder para enriquecerse a costa de la ciudadanía. Eso sí, sus nombres quedaron grabados en la historia, y ahí quedarán durante mucho tiempo, y eso, para muchos, podría valer una vida entera.

Comparte con tus amigos !!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
  1. Lucio Cornelio Sila, sin ir muy lejos, también obtuvo el poder por medios militares, gobernó Roma en solitario, y bajo el título de Dictador. Si Julio Cesar debiera ser considerado emperador por eso, también debería serlo Sila, lo qué complicaría mucho las cosas.Muy interesante tu página, la seguiré.

    • Tienes toda la razón Juan Ignacio, no incluí a Sila, un hombre poderoso donde los haya, si mal no recuerdo 7 veces cónsul…probablemente no pensé en él porque hasta su tiempo, Roma seguía siendo una potencia regional, y si mal no recuerdo, sólo tenía ls colonias de Grecia e Hispania. Pero tengo que estar de acuerdo contigo, Sila podría ser considerado el primer emperador, pero también es verdad que su inclusión complicaría mucho la historia, pues su gobierno no tuvo continuidad. Ahora bien, muchos podrían argumentar que después de SIla la República ya no fue la misma y que Julio César sólo le dio la puntilla porque el conflicto civil de la época de Sila la había debilitado…en fin, muchos temas interesantes que tratar…
      Muchas gracias por leerme y comentar.
      Un cordial saludo.

  2. Tengo una enorme lista -no los he contado- que empieza con Julio Cesar y acaba en 476 con Rómulo Augusto quien sólo “gobernó” un año. En esa lista está el año que empezó como emperador y el año que cesó -o lo quitaron de su sitio. Recordemos que en aquellos años los envenenaban, apuñalaban o lo que fuese para quitarlos de en medio.
    Tal como dices el deseo del poder ( y unos pocos con buena intención), tuvieron que vivir siempre con el miedo detrás de la oreja.
    Los gobernantes de ahora tienen tanto deseo de poder como los romanos, lo único que aqúi casi nadie liquida a nadie de la misma manera que en Roma, a pesar de todo lo que hacen…
    Es una lástima que nadie aprenda del pasado.
    Un abrazo,

    • Hola Rosa,
      mientras me documentaba para esta entrada, encontré más de una docena de listas de emperadores romanos, y ninguna coincidía ni en los criterios para crearlas ni en el número. En lo poco que coinciden es en el primer Emperador, César Augusto, y en el último, Rómulo, casualmente bautizado con el nombre del fundador de Roma.
      Y el problema estriba en el gran número de “usurpadores” y “pronunciamientos”, más comunes de lo que solemos pensar. Dudo mucho que en el futuro se llegue un consenso, y creo que no es tan importante, es parte del misterio de Roma.
      En todo caso, así como ni me hubiese gustado ser un señor feudal, tampoco me inclino por ostentar el título de César, aunque si pagaría por estar cerca a uno de ellos y conocer las entrañas de poder en el Imperio.
      Pero bien dices que no hemos aprendido mucho. Los golpes de estado, violentos o no, siguen siendo la norma en muchos países, y las luchas encarnizadas por el poder a toda costa son un elemento inseparable de la política, y el hombre es un animal político.
      Muchas gracias por tu comentario. Un besín plebeyo…;)

  3. Cayo Mario instaló una dictadura (aunque no con ese nombre, sino siendo cónsul) en Roma mediante el poder del ejército durante la guerra contra el Ponto y tras las guerras itálicas. Más que considerar emperador a quien se erigiese por el poder de las armas habría que hacerlo a quien creó la institución y el principado, a Octavio Augusto, ¿no?

    Ah! y Roma aparte de Hispania y Grecia también tenía la provincia de África (la antigua Cartago) y la provincia de Asia en época de Sila.

    • Hola amigo/a,
      Tanto Cayo como Sila son considerados por algunos como los posibles primeros emperadores, y así me lo han hecho saber en comentarios en las redes sociales. Yo soy de la opinión que, a pesar de que estos dos caudillos mandaron como pocos en a historia de Roma, esta aún no se había convertido en Imperio. Eso sí, tienes razón al decir que Roma también había colonizado partes de África y Asia, pero en mi opinión estas provincias no estaban aún bien integradas en la red política de la República. En todo caso, el desacuerdo es parte del estudio.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un cordial saludo.

  4. Hola Jesús,
    entrada curiosa la de hoy. Lo cierto es que en alguna ocasión me había planteado tu pregunta y la respuesta que nos das, cinco años, es un promedio excepcionalmente corto para ocupar el trono. Si me dieran a elegir creo que les diría que a mí no me buscaran para serlo, preferiría mil veces ocupar un asiento en el Senado que ser el Emperador pues seguiría disfrutando de muchos beneficios y una buena vida sin correr tantos riesgos.
    Saludos

    • Hola Francisco,
      Y sabes que me gusta publicar historias curiosas, aunque para los expertos sean bien conocidas. Por cierto, como le decía a Rosa, yo también hubiese preferido ser un senador que un emperador. Disfrutaría de muchos de los privilegios del Princeps, pero no de su esperanza de vida…
      Muchas gracias por comentar. Un abrazo y feliz finde!

  5. Yo si hice la lista de los emperadores, en aquellos tiempos no existía internet, así que me fui a la enciclopedia Larousse que teníamos en casa y fui buscando uno a uno los empreadores mirando quien sucedió a quien y calculando el tiempo que duró su reinado. Augusto como emperador debiera contarse solo tras la derrota de Marco Antonio así que su reinado no sale tan largo.
    Hasta la caída de la dinastia flavia en realidad era bastante estable, con los severos ya se complica más y con la anarquía del S.III ni te cuento.

    • Hola amigo/a,
      mientras investigaba para este artículo, me encontré con tantas listas como expertos. No tuve el valor ni el tiempo para producir mi propia lista y preferí coger la que más me convencía. Creo que tienes razón en lo que respecta al periodo de mando de Augusto, no se me ocurrió pensar en ello, pero bueno, este era sólo un ejercicio de curiosidad, y no tanto un trabajo científico.
      Te agradezco mucho tu aportación y espero seguir contando con ella.
      Un cordial saludo y buen fin de semana.

  6. Tanto lo de Sila como lo de Julio Cesar pueden considerarse como gobiernos detentados sin otorgarle demasiada atención al senado. Eso los hace también únicos porque, en realidad hubo otros “disctadores” (Cincinato en el siglo V AC, Quinto Fabio Máximo en el siglo III AC) pero no fueron “autoproclamados”. Gracias por tu investigación.

    • Hola Mario,
      nunca nos pondremos de acuerdo con la lista de emperadores romanos, pero al menos el tema da mucho juego y me ha ofrecido la excusa para hablar de ellos desde un punto de vista diferente. Espero que esta entrada hay sido la inspiradora para que muchos lectores leyeran otras fuentes al respecto, esa es mi intención.
      Muchas gracias por tu valiosa colaboración.
      Un cordial saludo.

  7. cía Barcala. Muy buen artículo el suyo, sin embargo hay algo en lo que disiento. Julio César no fue el primer emperador de roma, por cuanto “César” era el título que se le dio a los posteriores emperadores. Julio César, es cierto, tomó el poder por la vía militar luego de la Guerra Civil romana que comenzó en el 48 A.C. y lo ejerció de manera omnímoda hasta el día de su asesinato en el 44 A.C. Recordemos que en los tiempos de la república Romana se le daba el título de “dictator” a un senador que debía encargarse de dirigir Roma en algún momento de crisis que pusiera en serio riesgo la estabilidad y seguridad romanas; y los poderes del dictador caducaban una vez se solventaba la crisis que los había justificado. César, al aspirar al poder absoluto lo que hace es crear la costumbre de que un poder, a falta de moderación y en presencia de ambición, puede convertirse en absoluto

    • Hola Jmolina,

      muchas gracias por tu comentario. Es verdad que el título de César (que no era más que un apodo en referencia a su calvicie incipiente) se utilizó para denominar a los emperadores posteriores, pero precisamente por ello creo que César fue el ejemplo, el modelo en el que muchos de sus descendientes se miraban. Ahora bien, coincido contigo en que César mostró el camino del poder absoluto. Tanta era su ambición, tanto su gusto por el poder, que contagió a su sobrino, y este a cientos de políticos y generales más.
      Gran colaboración. Muchas gracias y un cordial saludo.

  8. A mi me salen 82/83 Emperadores; es cierto que, aunque los voy mencionando según iban apareciendo, he suprimido los considerados “usurpadores”. Muy interesante el artículo, enhorabuena. Un saludo cordial.

    • Hola Miguel,
      yo conté, en una docena de listas, desde 75 hasta 113, y todas diferentes. Creo que nunca nos pondremos de acuerdo, pero también soy de la opinión que el simple hecho de discrepar nos lleva a investigar más, y eso siempre es bueno.
      Muchas gracias por tu amble comentario, y por tu ejemplo.
      Un cordial saludo.

  9. De hecho creo recordar que ni siquiera Octavio llegó nunca a autoproclamarse “emperador”, por lo cuál si le añadimos a él deberíamos añadir a su padre adoptivo también, que realmente y se diga lo que se diga fue quien acabó con el poder del senado acabando con la república.

    Y yendo al otro asunto pues la media en este caso no creo que sirva más que como curiosidad, porque hubo “reinados” muy largos junto a otros muy cortos, en este aspecto más que la media habría que ver si se puede establecer algún tipo de moda estadística.

    Abrazos.

    • Hola Dessjuest,
      hay mucha polémica sobre los reinados de Julio César y de Augusto, yo he preferido no meterme mucho en el tema y centrarme en una media aproximada de duración.
      Como digo en el artículo, para mí Julio César fue el primer emperador porque fue el primero que oficiosamente ejerció un poder absoluto desde la desaparición de la monarquía. Mario y Sila también son candidatos, pues detentaron tanto o más poder que el calvo, pero en mi opinión, lo hicieron cuando Roma no era aún el gran imperio que conocemos.
      Alguno ya me lo ha rebatido y otros lo harán después, pero bueno, es sólo un blog…:P
      Un abrazo, colega!