El verdugo más prolífico de la historia.

Comparte con tus amigos !!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Hay personas que a lo largo de la historia se han distinguido por diversas causas, buenas o malas, individuos cuyos logros no son fáciles de olvidar y permanecen en nuestra memoria  través de los siglos. El personaje de hoy se encuentra en la lista de los villanos más terribles que la humanidad haya sido capaz de producir, a pesar de la gran competencia que concurre en este apartado. Se trata del verdugo más prolífico de la historia.

Vasili Blokhin tiene el infame récord de ser la persona que ha ejecutado con su propia mano al número más alto de víctimas, una cifra que excede los 10.000, con el agravante de que la gran mayoría de los ejecutados fueron inocentes, o al menos recibieron su sentencia sin haber recibido la oportunidad de defenderse en un juicio. Pero así se las gastaban sus jefes y él mismo, políticos de una ideología totalitaria para quien la vida humana no es más que un escalón más al cual pisotear en su carrera. A veces es difícil escribir sobre este tipo de personajes, pero el afán de evitar que la historia se repita puede más que el asco que vidas como la suya pueden provocar.

Verdugo

Orígenes de un monstruo

Vasili Mikhailovich Blokhin nació un 7 de enero de 1895 en algún lugar del aquel entonces Imperio Ruso. Nada sabemos de sus primeros años, hasta que se une, voluntariamente o no, al ejército zarista durante la Primera Guerra Mundial. En marzo de 1921 entra a formar parte de la Cheka, la primera de las organizaciones de “seguridad” soviética encargada de lidiar con cualquier oposición política al régimen comunista impuesto por Vladimir Lenin. Su aparente carácter pendenciero llamó la atención de Josef Stalin, el Vasili Blokhinsucesor de Lenin. Este lo reclutó en 1927 cuando creó la Kommandatura, una unidad especial del brazo ejecutivo de la NKVD. Esta era a su vez sucesora de la Cheka y precursora de la KGB, organizaciones ambas bien conocidas por su enemistad por la libertad y absoluta falta de respeto por los derechos humanos, por decirlo suavemente.

Este reducido grupo de hombres, que rendía cuentas directamente a Stalin, se encargaría durante años de los que el Carnicero de Tibilisi llamaba chernaya rabota, o “trabajo negro”. Nada más que asesinatos, intimidaciones, torturas y ejecuciones clandestinas ordenadas personalmente por el dictador. Con sede en el edificio-prisión de la Lubyanka, en Moscú, la Kommandatura sería responsable de casi un millón de ejecuciones tan sólo en el periodo desde la toma de poder de Stalin en 1924 al inicio de la Segunda Guerra Mundial. No todos recibieron su sentencia de muerte en manos  de Blokhin, pero este sí se reservaba las ejecuciones de los personajes más importantes, comunistas traicionados luego por sus antiguos camaradas. Como agradecimiento a su eficaz labor, Blokhin recibió la Medalla de Honor en 1937.

Cuartel-Prisión de Lubyanka, Moscú.

Cuartel-Prisión de Lubyanka, Moscú.

En la guerra

Pero fue en la Segunda Guerra Mundial que este asesino alcanzó el zénit de su carrera profesional, y muy especialmente en la Masacre de Katyn, donde en menos de un mes 20.000 oficiales polacos fueron asesinados a sangre fría por los soviéticos. Blokhin fue elegido directamente por Stalin para llevar a cabo la tarea, y no defraudó a su jefe. Durante 28 noches seguidas, en una habitación especialmente preparada para ello y vestido con el delantal de piel de un carnicero, Blokhin disparó a la nuca de 300 víctimas por turno,

en un ritual organizado por su equipo de manera que el verdugo sólo tenía que apretar el gatillo mientras el resto se encargaba de identificarlos previamente, y después de muertos subir sus cuerpos a un camión para ser enterrados en una de las 25 fosas que a diario cavaba un bulldozer.

Para sus crímenes, Blokhin utilizó una pistola alemana Walther 2.25 ACP en lugar de la expedida por el Ejército Soviético, la TT-30, pues no confiaba en su efectividad para la enorme carga de trabajo que vislumbraba, además de que serviría de excusa para achacar a los nazis la matanza, tal como hizo Stalin. Más de 7.000 hombres fueron ejecutados por el verdugo Blokhin en aquel fatídico abril de 1940. Al final, sus patrones le concedieron la Orden de la Bandera Roja y una prima salarial. Esa cifra le otorga el título del mayor asesinato en masa perpetrado por una sola persona, sin contar sus trabajos anteriores, y el Libro Guinness de los Récords lo reconoce como el Verdugo Más Prolífico de la historia.

Katyn

Verdugo ajusticiado

En 1953, cuando Nikita Khrushchev decidió denunciar la sangrienta era de Stalin, Blokhin fue obligado a jubilarse y sus medallas le fueron retiradas. Deprimido y alcohólico, supuestamente se suicidó el 3 de febrero de 1955. En 1990, Mikhail Gorbachov admitió que la Masacre de Katyn había sido ordenada por Stalin, publicó los documentos pertinentes y se abrió una investigación. Sólo uno de los oficiales soviéticos responsables de la matanza seguía con vida, pero debido a su edad avanzada, 83 años, no fue imputado. La historia, no obstante, nunca olvidará al verdugo Vasili Mkhail Blokhin y su violento récord.

Comparte con tus amigos !!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
  1. Hola Jesús,
    escalofriante narración y desgarradora para cualquier persona en su sano juicio. Está claro que una persona así no puede ser otra cosa que un psicópata. Antisocial y sin remordimientos ni códigos propios de comportamiento. Alguien capaz de asesinar a sangre fría y a tanta gente es alguien que no siente culpa al infringir lo que para los demás, para la sociedad, es un código “normal” de conducta. Solo la sentiría si infringiera sus propios reglamentos. Sí, seguro que era un psicópata como la copa de un pino.
    Un abrazo

    • Hola Francisco,
      tus adjetivos son de lo más adecuado, escalofriante y desgarrador. Es Difícil para la mente humana entender como alguien es capaz de terminar con tantas vidas de la manera más fría y cruel. No creo que la cabeza de Vasili Blokhin estuviese bien amueblada, y sería un caso muy interesante para los estudiosos. En todo caso, su vida y carrera transcurrieron en un periodo que se distinguió por la barbarie, pero creo que entre todos los verdugos de la época él se lleva el gran premio. A veces me da remordimiento escribir sobre personas así, pero creo que la historia demanda su divulgación.
      Muchas gracias por comentar, un cordial saludo.

  2. Como el post anterior y otros de un tema parecido a éste, mi cabeza no puede ni quiere concebir tales horrores, tales crimines y sus ejecutores, como el “carnicero del Pardo”. Leo todas tus entradas pues me interesa saber de la Historia, una historia que se remonta a millones de años y por desgracia la violencia siempre está presente.
    Un abrazo, (si la gente se abrazara más…no habría tanta violencia)

    • Hola Rosa,
      en verdad es duro concebir una vida dedicada al asesinato como la de Vasili Blokhin, un representante digno de la crueldad de su era, pero un representante aventajado. Como le decía a Francisco, a veces me cuesta escribir sobre personajes sí, pero creo que para evotar que su historia se repita lo mejor es conocerla. Así lo querrían sus miles de víctimas.
      Muchas gracias por comentar y leerme a pesar de la dureza de la entrada, prometo en estos días de Navidad publicar temas más alegres.
      Un besito pre-Navideño…

  3. Tú que de esto entiendes, a ver si me aclaras una duda, se supone que los aliados entraron en guerra contra Alemania al invadir estos Polonia, es decir, resumiendo, para liberar Polonia, siendo como es evidente que a Polonia no solo la invadieron los nazis, sino también Stalin, ¿cómo se explica razonablemente que no hicieran nada los aliados al respecto?.

    Abrazos.

    • Hola Dess,
      la cuestión que planteas ha estado en todas las mesas de debate sobre la Segunda Guerra Mundial. Los aliados, originalmente enfrentados con la Unión Soviética, se aliaron con Stalin por eso de que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”. Además, y esto es cosecha mía, creo que tanto Inglaterra, escasa de recursos, como Estados Unidos, escasa de ganas de sacrificar hombres, prefirieron dejar que fueran los rojos, escasos de ganas de proteger a sus ciudadanos, quienes se llevaran el peso de la batalla. Y no los critico por ello, si yo fuera el líder de uno de esos países, hubiese hecho lo mismo, y no sólo yo…no crees?
      En todo caso, al final de la guerra los soviéticos estaban en el bando de los ganadores, y occidente no estaba por la labor de empezar otra guerra y, aunque me parece que fue un error no enfrentarse a Stalin en aquel entonces, debo entender que los ciudadanos ya estaban cansados, y no decir las arcas. Una tregua tampoco era la peor decisión.
      Muchas gracias por tu comentario, y espero haber disipado tus dudas…
      Un abrazo.

    • Te entiendo Grojol, a mi me costó mucho escribir una entrada sobre este personaje, pero creo que es mejor divulgar su historia que esconderla, con eso de que conocerla a veces evita repetirla…
      Muchas gracias y un abrazo.

    • Hola Francois,
      menuda anécdota sería el haber compartido mesa con un descendiente de Vasili Blokhin, yo no sé cómo hubiese reaccionado, aunque es verdad que los hijos no deben pagar las culpas de los padres. Me has picado la curiosidad, y voy a ver si encuentro algún descendiente vivo.
      Muchas gracias por comentar y un cordial saludo.

      • Su modestia no es fingida, me refería al suyo de la segunda persona del singular. Con referencias desde De La Cierva hasta La Patrulla Águila, en lo que a mis debilidades respecta.

        • Hola Francois,
          oh! perdón, no me di cuenta! ero sí, un tío abuelo mío trabajó con Don Juan de la Cierva, y luego otro tío fue decano de la escuela de Areonáutica, si mal no recuerdo. Hace tiempo que no veo a esa rama de la familia, pero estamos muy orgullosos de ellos…
          Muchas gracias nuevamente por comentar.
          Un cordial saludo.

  4. !estimado Barcala!, no estoy de acuerdo con tu post en absoluto, como señala el historiador ruso
    Iuri muckin en su estudio de 2003, no hay la menor evidencia que Blokin tenga algo que ver con el asunto Katyn lo mismo que su jefe jerarquico que era Laurent beria.Existe evidencia desde 2010 de que la documentación sobre Katyn , el llamado “closed packet” de Beria es un fraude, asi como nueva evidencia arqueológica que apunta a que fueron los nazis los perpetradores de Katyn, tal y como señaló en su momento la Comisión Budenko.

    Os recomiendo este artículo que da la vuelta al asunto: grover furr:The “Official” Version of the Katyn Massacre Disproven? Discoveries at a German Mass Murder Site in Ukraine. Socialism and Democracy 27(2) (August 2013): 96-129.
    un saludo muy cordial.

    • Lo siento Rafael, pero conozco muy bien la evidencia tusa sobre Katyn, un evento que negaron por muchos años, pero que terminaron por reconocer. Negarlo es simplemente un ejercicio de ignorancia.

  5. ¡ Estimado Barcala!, gracias por tu respuesta, siento disentir nuevamente, aunque no hablo ruso lo leo bastante bien y llevo bastantes años estudiando el tema,por lo tanto es gratuito acusarme de ignorancia .

    Es cierto que los soviets fusilaron algunos polacos- de facto, en 1985 lo reconoció Kaganovich en una entrevista poco conocida, exactamente 3196, todos ellos implicados en crimenes de sangre, pero con sano escepticismo me inclino a pensar en base a la evidencia paleográfica suministrada especialmente en 2010 por Victor ilukin, que los documentos de Beria- el closed packet n.1- son falsos y que fueron los nazis quienes lo hicieron en 1941.

    Los recientes hallazgos arqueólogicos en Ucrania creo que dan un golpe mortal a la “tesis oficial de Katyn” aunque la cosa se oculte por razones políticas.

    Hay 2 libros a mi juicio muy completos que avalan la tesis prosoviética que son Urii Mukhin, Antirossiiskaia Podlost’ (Moscow: Krymskii Most 9-D, 2003) y Viacheslav Shved, Taina Katyni.

    El libro de referencia de la tesis oficial es Anna Cienciola et alii:Katyn. A Crime Without Punishment (Yale U.P., 2007.). También lo he leido a fondo y creo que su interpretación de las listas del NKVD es profundamente errónea y que de hecho tergiversa estas fuentes haciéndoles decir cosas que no dicen, es decir prevarica, algo que por cierto ya habían hecho muchos autores polacos antes de Cienciola.

    Naturalmente en tu respuesta a Dessjet, sobre los origenes de la IIGM también disiento radicalmente, de hecho fueron los gobiernos occidentales y el suicida gobierno polaco los que provocaron la IIGM y no le dejaron a Stalin otra alternativa que el pacto de no- agresión,la evidencia primaria es apabullante y aparece en los libros de Michael Jabara Carley, 1939, the alliance that never was and the coming of World War 2, Chicago, Ivan R. Dee, 1999; Geoffrey, The unholy
    alliance: Stalin’s pact with Hitler, Londres, Tauris, 1989; The Soviet Union and the origins of the Second World War. Russo-German relations and
    the road to war, 1933-1941, New York, Saint Martin’s Press, 1995; Stalin’s Wars : From World War to Cold War, 1939-1953, New Haven & London:
    Yale University Press, 2006.

    -Por otra parte es inexacto afirmar que la URSS invadió Polonia el 17 de diciembre de 1939, no la invadió porque en esa fecha el Estado polaco ya no existía ya que su gobierno se habia exiliado a Rumania el dia 16, un pais neutral que le incapacitaba para cualquier acto político como firmar un armisticio ó alto en fuego con alemania; lo único que hicieron los soviets es ocupar un territorio además ex-ruso “Al este de la linea curzón” que se habia convertido en ese momento en “res nullius”.Según las propias fuentes diplomáticas nazis ,Hitler tenía la idea de crear un estado vasallo en ese territorio dirigido por los fascistas ucranianos de la OUN.
    (Vid la evidencia en:Grover Furr. BLOOD LIES: The Evidence that Every Accusation against Joseph Stalin and the Soviet Union in Timothy Snyder’s Bloodlands Is False. Plus: What Really Happened in: the Famine of 1932-33; the “Polish Operation”; the “Great Terror”; the Molotov-Ribbentrop Pact; the “Soviet invasion of Poland”; the“Katyn Massacre”; the Warsaw Uprising; and “Stalin’s Anti-Semitism”. New York: Red Star Publishers, 2014.

    Una vez más agradezco tu atención y un saludo muy cordial.
    Rafael Rodríguez.

    • Decir que los aliados y Polonia provocaron la Segunda Guerra Mundial es muy ilustrativo sobre tu “conocimiento” de la historia, pero además afirmar que la URSS no invadió Polonia sólo porque su gobierno se había exiliado es un insulto a la inteligencia y a la historia. No pienso publicar ni responder a más de estos comentarios apologistas del genocidio.

      • Pues en mi opinión Rafael tiene razón, y le aseguro que algo de historia de Europa Central y Oriental sé. Pero es que lo fundamental, para mí, no es que el gobierno polaco estuviera exiliado, sino que Polonia ya estaba derrotada por los nazis y en la práctica ya no existía como país independiente. Si la URSS no hubiera invadido Polonia, los nazis habrían ocupado todo el territorio sin ningún problema a los dos días a los sumo, y eso era evidente en ese momento (un detalle que se suele olvidar es que cuando comenzó la entrada de tropas soviéticas en Polonia los nazis estaban ya en la zona oriental de Polonia, aunque habían dejado atrás algunas ciudades asediadas sin ocupar). Además hay que tener en cuenta que en realidad lo que hizo la URSS fue liberar los territorios ocupados por Polonia en la década de los veinte (o evitar que los ocuparan los nazis en ese momento, a la postre acabaron haciéndolo, claro). Para los bielorrusos, los ucranianos o los lituanos los territorios orientales de Polonia eran territorios ocupados por una potencia extranjera (los polacos) y lo que hizo el Ejército Rojo fue liberarlos. ¿Por qué es importante la opinión de bielorrusos, lituanos y ucranianos? Pues porque eran precisamente la población mayoritaria de esas zonas. Por poner un ejemplo, le recuerdo que la capital histórica de Lituania, Vilnius, estaba en manos polacas y los soviéticos se la devolvieron a los lituanos (cosa que por cierto, no gustó a los comunistas bielorrusos que la consideraban ciudad bielorrusa, pero es otro tema). También devolvieron a los lituanos el territorio fronterizo junto a Vilnius conseguido por los polacos con amenazas aprovechándose de las reivindicaciones alemanas sobre Memel poco antes de que empezara la guerra (igual que hicieron con Checoslovaquia, por cierto). Otro ejemplo: en la historiografía bielorrusa eso que en Occidente se llama invasión soviética de Polonia, se denomina liberación de Bielorrusia Occidental (véase por ejemplo la obra de Semushin, de Poluyan, o sin ir más lejos del doctor en ciencias históricas P. Chigrinov). Cualquier libro sobre historia de Bielorrusia habla de la “Bielorrusia Occidental” ocupada por Polonia.

        • Hola Kocurkovo,
          ni siquiera los rusos niegan su responsabilidad por Katyn, negarlo es simplemente desconocer la evidencia. Y por cierto, los soviéticos y los nazis, de ideologías muy similares, firmaron un acuerdo en agosto de 1939 por el que se repartían Polonia, l Pacto Ribbentrop-Molotov, por lo que cualquier intento de justificar la invasión como “ayuda” o “liberación”, es simplemente un fútil ejercicio de distorsionar la historia.
          Un saludo.

          • Está claro que después de la brillante respuesta de Kokurkovo y de la exangue respuesta de Barcala, se demuestra que éste ignora toda la evidencia primaria y secundaria que existe sobre la materia ;es la única justificación a aseveraciones tan infundandas y arbitarias;posiblemente Barcala desconoce hasta la historiografía reaccionaria que dice semejantes atropellos como Timothy Snyder,Robert Gellatelly ó roger Moorhouse.Informo a Barcala cuáles son los autores- especialistas que han corroborado sobre la base de la evidencia archivistica y más allá de ninguna duda,la línea agumental defendida por mi y por Kokurkovo:  .Michel jabara carley.Geoffrey roberts.Annie lacroix riz.

            • El que no quiere ver la realidad es, o por falta de información, o por ceguera ideológica. También hay muchos que niegan el Holocausto y el Holodomor. En fin, así nos va…

              • Hola, J.G. Barcala,

                distorsionar la historia es ocultar hechos importantes para conocer por qué suceden las cosas o en qué condiciones suceden, solo porque ideológicamente no conviene o porque contradicen la versión que uno apoya. Por ejemplo, ya que habla del pacto de Mólotov-Ribbentrop, tampoco estaría mal haber mencionado, para que queden claras las circunstancias en las que se firmó ese pacto, que justo antes los países “democráticos” occidentales habían firmado acuerdos con Hitler por los que no solo justificaban su ocupación de regiones de Checoslovaquia, sino que además desautorizaban al gobierno checo a actuar en contra de esas reivindicaciones y le obligaban a no aceptar la ayuda soviética (único país que estuvo dispuesto a enviar ayuda militar a Checoslovaquia). También se podría mencionar qué pasaba con Polonia, ese país que participó con los nazis en la ocupación de Checoslovaquia (y ocupó varios territorios – por ejemplo Český-Tešín, o varias zonas de Orava) o que hizo lo mismo cuando los nazis exigieron a los lituanos la entrega del puerto de Memel, actual Klaipeda (entonces los polacos exigieron con amenazas -y consiguieron- las zonas fronterizas lituanas cercanas a la capital histórica de Lituania, Vilnius, entonces aún ocupada por los polacos). Distorsionar la historia es por ejemplo callarse las condiciones existentes en la Bielorrusia Occidental (ocupada por los polacos) o ni siquiera mencionar su existencia, o en Vilnius, o la línea Curzon, etc, etc, etc. Por cierto, los propios partidos bielorrusos burgueses de esa zona consideraron una liberación la llegada de las tropas soviéticas y aplaudieron la decisión de Stalin (no lo digo yo, lo dice la Belarusszia rövid története -Breve historia de Bielorrusia- de Dimitri Semushin, libro editado por la Sección de Rusística de la Universidad ELTE de Budapest, por cierto, una de las más prestigiosas en Europa, se lo dice un filólogo eslavo). La falta de información está en los que aceptan sin el menor análisis y sin conocer la realidad de la zona y la época ciertas versiones de la historia que no son más que propaganda, por mucho que sean predominantes. Por lo demás, es una falacia comparar negacionismos, como si el hecho de que un negacionismo sea absurdo o falso indicara que todos los demás lo son automáticamente. Me imagino que si viviéramos en la Alemania nazi los mismos que hacen esas comparaciones llamarían “consparanóicos” a los que se atrevieran a hablar del Holocausto. Respecto a Katyn, no sé si sabrá la polémica que hubo hace unos años en Polonia, muchos polacos acusaban (y acusan) al gobierno de estar usando de manera descarada el asunto de Katyn con fines políticos. Resulta bastante sospechoso que se dé tanta importancia a Katyn y que incluso se condicione la política polaca respecto a Rusia por la cuestión (a pesar de que Rusia acepta la versión polaca, como bien ha recordado Usted mismo), mientras que se protege a unos gobernantes ucranianos que consideran héroes y rehabilitan a los criminales que asesinaron a decenas de miles de polacos (por cierto muchos miles más que las víctimas de Katyn) en Volynia a comienzos de los años cuarenta. Los pobres polacos asesinados por los banderistas no tienen película, ni se habla de ellos en ningún lado, ni por supuesto trata el tema la UE, ni se denuncia a los que glorifican a los carniceros que los asesinaron, sino todo lo contrario. Lo cual demuestra con claridad meridiana que a muchos no les importa lo que pasara en Katyn realmente, sino que solo les interesa como medio de propaganda.

                Salud y que tenga un buen fin de semana.

              • ¡ Estimado Barcala!, tanto Kokurkovo como yo, esperamos con gran interés un erudito artículo sobre la materia en tu blog “para ver la realidad” y quitarnos  la “ceguera ideológica”…. a nosotros y a investigadores de la categoría de Annie Lacroix riz,Jabara Carley y Geoffrey roberts que dicen más ó menos lo mismo que nosotros. .Michael Jabara Carley, 1939, the alliance that never was and the coming of World War 2, Chicago, Ivan R. Dee, 1999. . Geoffrey Roberts, The unholyalliance: Stalin’s pact with Hitler, Londres, Tauris, 1989; The Soviet Union and the origins of the Second World War. Russo-German relations andthe road to war, 1933-1941, New York, Saint Martin’s Press, 1995; Stalin’s Wars : From World War to Cold War, 1939-1953, New Haven & London:Yale University Press, 2006 . Annie Lacroix-Riz, Le Choix de la défaite: les élites françaises dans les années 1930, Paris, Armand Colin, 2e éditioncomplétée et révisée, 2010; De Munich à Vichy, l’assassinat de la 3e République, 1938-1940, Paris, Armand Colin, 2008.

                • Es inútil intentar argumentar con alguien que considera sus posiciones como un dogma de fe. Podréis intentar desviar el tema, podréis listar cientos de libros escritos por negacionistas, pero eso no cambia la historia. Al igual que los que niegan el Holocausto, aquellos que intentan disculpar al genocida Stalin por la masacre de Katyn que es el tema a debatir aquí, no toman en cuenta la evidencia, los hechos, sino teorías inverosímiles de otros.
                  A partir de ahora, no perderé más mi tiempo. Podreís seguir comentando lo que queráis, pero no responderé más.
                  En todo caso, me remito a los hechos comprobados y reconocidos por la propia Rusia. La Masacre de Katyn fue obra del Ejército Rojo. Podéis llorar y patalear, pero eso no cambia la realidad.

  6. Vaya tela, manda huevos que este blog se llame “Ciencia Histórica”. Qué poca vergüenza de artículo.

      • Señor Barcala: el nivel de sus respuestas a los anteriores comentarios críticos es, sinceramente, lamentable. En demasiadas ocasiones, sus escritos evidencian groseramente su ideología y abundan en hipérboles y exageraciones que hacen desagradable leerlos. Si no quiere críticos, titule esta página “Historietas meapilísticas, americanadas y caña a los camaradas”; lo de “Ciencia histórica” hace que esperemos algo tipo “La pizarra de Yuri” y, créame, las comparaciones son odiosas, especialmente en casos como este.

        • Lo dicho, lamentablemente es negar los hechos, en cualquier situación, pero probablemente más cuando se hace apología del genocidio. Aquí las opciones de todo mundo son aceptadas, pero serán respondidas como merecen, y defender una ideología genocida merece la más contundente de las respuestas.

          • Cómo señala Benedikt, el problema de los anticomunistas primarios es su supina ignorancia de la evidencia histórica, asi se entienden perfectamente las barbaridades que dicen ó escriben; se permiten hacer referencia al “libro negro del comunismo”, la mayor obra-engendro  de falsificación histórica escrita en el siglo XX( vid Lilly marcou,Le monde,1998) ó decir animaladas al estilo “Intereconomia”.

    • Lo tuyo es de psiquiátrico Rafaé. Deberían haber escrito ya 18.000 libros no negros, sino negrísimos, sobre el asesinismo de la hoz y el martillo. Una lacra del siglo XX que esperemos sea exterminada en el XXI.

  7. disculpe pero comparar la ideología Marxista con el Nacional Socialismo es un error grave, debería de haber mas objetividad y menos romanticismo puesto que el nombre del foro es ciencia Histórica, yo no niego lo que hizo ese tipo pero lo que si niego es que a la ideología Marxista se le pinte como Totalitaria, deberíamos de tener presente que es un Sistema Económico y que es un sistema político,¿piensa que en un sistema socialista no puede haber democracia?

    • Teniendo en cuenta que se habla de personas concretas, de actos específicos y de fechas determinadas no veo que aquí encajen sus hipótesis sociológicas, ni en algún momento de la historia tampoco.

    • Anda Rafael, vete a Cuba y saca los pies del plato, verás como no niegas que a la ideología marxista es totalitaria de cabo a rabo. Dí un solo país donde el comunismo no haya degenerado en totalitarismos exterminadores….

      • ¡ La cantidad de estupideces que hay que escuchar !, ahora un tal Curro banderas que seguramente no ha leido ni un sólo libro en su vida, se dedica a repetir como un papagayo los tópicos y chorradas de los “mass media” sobre el totalitarismo y otras asnadas.Enteraté el termino totalitarismo está hoy totalmente desacreditado en la investigación histórica y desde luego en el campo de la sovietología, si no fueses tan burro podrías leer al mejor sovietólogo del mundo que es Arch Getty que en su último libro desmonta esta farsa del “totalitarismo”.el libro es “Practicing  stalinism”(2014) ó en españolapodrías leer a nuestro mejor experto en historia de Rusia que es Antonio Fernénde ortiz que tiene su propia web: TRIBUNA Y MEMORIA |   | |   | |   |   |   |   |   | | TRIBUNA Y MEMORIALA HISTORIA Y EL SENTIDO COMÚN (Paracuellos y la mano de Moscú) por Antonio Fernández Ortiz (Publicado en El Viejo Topo. Núm. 300, enero de 2013) | | | | Ver en tribunaymemoria.blo… | Vista previa por Yahoo | | | |   |

         

      • Las únicas estupideces las habéis vomitado todos los mongolos amigos de la hoz y del martillo que aquí habéis intentado juntar dos letras sin conseguirlo, “Rafaé”. Es el caso de Benedick16, un auténtico meapilas que insulta al creador de este blog, el de Rafael Granados y el de Anónimo. Y es tu caso “Rafaé”, defensor del comunismo, un régimen que no ha traído más que miseria, asesinatos, genocidio, gulags y basuras como esas al Planeta Tierra. El orden de genocidas es claro, “Rafaé”: Mao, Stalin y Hitler. Después podemos incluir a otros como Pol Pot, que en términos relativos es el genocida campeón del mundo. Los extremos se tocan, y el comunismo y el nazismo se tocan, e incluso se aliaron el 23 de agosto de 1939, para repartirse Polonia y para que los asesinos rojeras cometieran aquella matanza en Katyn (una entre tantas). Gracias a Dios, la Historia sigue su curso implacable. Algún día, China y Cuba no serán comunistas, y los soplagaitas como tú tendrán que fundar un estado comunista en la Luna. Y si es en Marte, mejor, RAFAÉ.