¿Por qué Claudio invadió Britannia?

En la primavera del año 43 de nuestra era, 40.000 soldados romanos llegaron a las costas del sudeste de Britannia, lo que ahora conocemos como Gran Bretaña. Cuatro legiones, II Augusta (liderada por el futuro emperador Vespasiano), IX Hispana (de infame infortunio), XIV Gemina y XX Valeria Victrix, con un total de 20,000 hombres, desembarcaron muy posiblemente en Rutupiae (Richborough) acompañados de igual número de auxiliares. Al mando Aulius Platius, senador y general romano pariente lejano de la primera esposa del entonces emperador Claudio, Plautia Urgulanilla.

No era la primera visita latina a las islas, pues ya Julio César la había vini, vidi, vici en el año 54 a. de C., aunque tuviese que volverse a la Galia para aplastar una nueva rebelión. Augusto también había hecho planes de retomar la conquista, sólo para cancelarlos a raíz de su propia creencia de que Roma se había extendido más allá de lo que sus capacidades le permitían y debido a que las tribus británicas pagaban a Roma sustanciosos tributos. Calígula planificó otra expedición en el año 40, y sólo la muerte le detuvo.

Claudio aprovecharía estas mismas tropas para su intento. Pero entonces, si los británicos ya pagaban tributo y Roma ya era el imperio más grande de la historia, ¿qué se le perdió a Claudio en Britannia? ¿Por qué arriesgó su posición y sus legiones? Como suele suceder en estos casos, varias son las razones, pero podemos destacar tres entre ellas.

Legionarios

La excusa política

Primera: una constante entre líderes políticos a lo largo de la historia es buscarse la excusa de una amenaza exterior para distraer al pueblo de los problemas internos. Claudio, un hombre cuya vida estaba marcada por la cojera y el tartamudeo, había sobrevivido a su sobrino Calígula simplemente porque este no lo consideraban una amenaza y llegó al trono casi por casualidad, cuando la Guardia Pretoriana lo encontró escondido en el palacio tras la muerte de aquel y lo nombró emperador.

Tanto los generales como el Senado consideraban a Claudio un imbécil al que podrían manipular fácilmente, pero el hermano de Germánico resultó no ser tal. Aún así, la posición de Claudio en el trono era débil, y qué mejor que buscar una aventura en ultramar para reforzar su figura, especialmente una en la que el mismísimo César se había quedado corto. Además, siendo el ejército un enemigo potencial, mejor tenerlo ocupado con invasiones que conspirando en la capital.

Claudius

Los recursos de Britannia

Segunda: Britannia era un objetivo apetitoso, especialmente por sus depósitos de oro, plata, hierro, hojalata y plomo, sin olvidar sus magníficos perros de caza, tres millones de súbditos potenciales, y un posible mercado para los productos romanos. No es que no hubiese ya un comercio entre las dos naciones con un balance positivo para Roma, de hecho, según Suetonio, se obtenía más en tributos de lo que se podría sacar de una conquista, pero siempre es mejor robar que comprar. Mientras más tesoros tuvieran las arcas del imperio, más contentos estarían los legionarios y más callados los políticos.

Tercera: Divide et Impera. Aunque la conocida frase se atribuye a Filipo II de Macedonia, los romanos no eran ajenos a su implementación. Julio César utilizaba el Divide ut Regne, y Flavio Josefo cuenta en De Bello Judaico que, Gabinius se había afanado Tribus celtas pre-Roma en Britanniaen la división de la nación judía, facilitando en pocos años su completa conquista por Tito.

En todo caso, los británicos ya eran un pueblo dividido en decenas de pequeños reinos cuya preponderancia y tamaño podía variar de generación en generación debido a líderes guerreros más exitosos que otros. La guerra era una constante y no existía una conciencia nacional entre los habitantes de las islas.

Al igual que sucedió en la Hispania post romana, las luchas internas provocaron que incluso algunas tribus solicitaran la asistencia de una potencia extranjera en contra de sus vecinos. De hecho, la excusa oficial para la invasión de Britannia fue ayudar a los Atrebates, aliados de Roma desde tiempos de Julio César, quienes se vieron amenazados por los Catuvellauni.

Las complicaciones

Al final, la bravura de los británicos liderados por Caractacus, Togodumnus y Cunobelinu no pudo con las disciplinadas y mejor armadas legiones. La Batalla del Río Medway fue decisiva en la guerra, Togodumnus cayó mortalmente herido y Caractacus Catavallaunihuyó hacia el oeste. Aulus Plautius, en un gesto de sumisión, invito al propio Claudio para que él dirigiese la campaña final.

Once tribus terminaron rindiéndose sin luchar ante el emperador, que pudo volver triunfal a Roma viendo reforzado su poder. La conquista tardaría varias décadas en consolidarse, y no pocas rebeliones pusieron en peligro el dominio romano, destacando entre ellas la de Boudica en el año 60 d.de C., quien no pudo evitar que, durante los próximos cuatro siglos, y prácticamente hasta la caída del imperio, Britannia fuese romana.

8 thoughts on “¿Por qué Claudio invadió Britannia?

  1. Hola Jesús,
    es difícil llegar a imaginarse la eficacia de la maquinaria bélica del ejército romano, pero a la vez la dura y férrea disciplina de los legionarios. Britania es buena muestra de ello. Por cierto, Caractacus, Togodumnus y Cunobelinu, qué nombrecitos. ¡Ja, ja, ja!
    Un abrazo

    • Hola Francisco,
      siendo tú un gran conocedor de la civilización romana, eres consciente del poder de las legiones. Pocos se atrevieron a desafiarlas, y aún menos vivieron para contarlo Britania fue el colofón, la joya que coronó siglos de expansión, pero también causa de muchos problemas. Algunos estudiosos creen que a Roma le costó más mantener su presencia en la isla que los beneficios económicos derivados de la invasión. Al menos Claudio consiguió su Triunfo…
      Mil gracias caballero, un cordial saludo.

  2. Excelente articulo, siempre suelo leer cosas sobre Roma. Sigue asi :D, me encantan leer estas cosas de la edad antigua. Julio Cesar, Alejandro Magno, Gegins Khan. las guerras punicas y medicas.

    • Hola Alfredo,
      los romanos nos dejaron una herencia cultural,tecnológica y social incomparable, y entre sus muchos logros están sus caminos, algunos de los cuales todavía se usan. A mi también me gusta estudiarlos y, sobretodo, escribir de ellos, así que no te preocupes, encontrarás muchos artículos sobre esta maravillosa civilización.

      Un cordial saludo!

  3. “Al final, la bravura de los británicos liderados por Caractacus, Togodumnus and Cunobelinu no…”. ¿And Conubelinu? ¿Cómo que and? ¿No será et?

    • Jeje, muy bien apuntado Jorge, eso sucede cuando copio los nombres directamente… ahora mismo lo cambio…
      Muchas gracias y un cordial saludo.

  4. Muy interesante el artículo, pero tengo que corregirle en que Germánico era el hermano de Claudio y no su padre. El padre de ambos era Druso el Mayor.

    • Hola Fernando,
      tienes razón, he cometido un error, pero ya lo he corregido. No sé que sería este blog sin vosotros… 😉
      Mil gracias y un cordial saludo.

Comments are closed.