¿Fueron Rómulo y Remo realmente amamantados por una loba?

Una de las imágenes mejor conocidas y ubicuas relacionadas con la fundación de Roma es la llamada Loba Capitolina, una escultura que representa a una hembra de Canis lupus con dos pequeños alcanzando sus tetillas para poder alimentarse. Dicha obra se encuentra en la actualidad en el Museo Capitolino de Roma, y supuestamente los dos niños son Rómulo y Remo, los futuros fundadores de la Ciudad Eterna.

Ahora bien, a pesar de que por lo general se nos advierte de que la crianza animalesca de los gemelos no es más que una leyenda, por alguna razón, buena parte de la sociedad cree que es cierta. Probablemente el fenómeno surge del hecho de que no hay una explicación alternativa, o al menos esta no aparece en libros de texto o en otros medios. La realidad, es que es muy difícil que el mito sea cierto, y sí existe una narración alternativa, la misma que hoy quiero explicar.

La leyenda

Mucho antes de que se fundara Roma, había una ciudad en el centro de Italia llamada Alba Longa. Ahí reinaba Numitor, padre de una chica llamada Rhea Silvia, hasta que el hermano menor de aquel, Amulius, usurpó el trono. Rhea Silvia incitada por Marte. Peter Paul Rubensdejando con vida a Numitor pero matando a sus hijos varones. Rhea Silvia fue ingresada en el templo como Virgen Vestal, donde obviamente, no se le permitía tener relaciones con los hombres.

Pero hete aquí que un día Rhea Silvia resultó estar embarazada. Mitos posteriores quisieron explicar el “milagro” diciendo que había sido Marte, el dios de la guerra, quien se hiciera con los favores de la joven.

Otros culpan al semi-dios Hércules. Tito Livio, historiador de la época Claudia, escribió en su Historia de Roma que en realidad Rhea Silvia había sido violada por un hombre desconocido. Sea quien fuese, a Amulius no le gustó la idea de que nacieran dos nuevos herederos del rey legítimo, Numitor, y tuvo que pensar en algo.

Rescate de Rómulo y Remo

Matar a los bebés se le antojó complicado. Más que nada, Amulius tenía miedo de que el padre en realidad fuese Marte y que este castigara a Alba Longa por su osadía. No obstante, pensó que dejarlos morir en lugar de acabar con ellos con la espada no tendría consecuencias divinas, y ordenó que se les abandonara a la intemperie para que la naturaleza y la meteorología hiciesen su trabajo.

Al igual que sucedió con Moisés, y todo según la leyenda, el encargado del infanticidio sintió pena por los bebés y puso a Rómulo y Remo en una canasta, que a su vez dejó en el Río Tíber con la esperanza de que alguien los encontrara y los se encargara de ellos. Como dice el cuento, fue una loba quien los rescató y amamantó hasta que un pastor y su esposa, Faustulus y Acca Larentia los adoptaron.

¿Fue una loba…?

La historia nos remite a varias y supuestas instancias más en los que una familia de lobos adopta a seres humanos, algunas en la literatura, como el caso de Mowgli en El Libro de la Selva. Están también los casos contados por el Reverendo Joseph Amrito Lal Singh, quien dijo haber encontrado dos niñas en Bengala, India, que supuestamente habían sido criadas por lobos, y el de Misha Defonseca, una mujer belga que escapó de casa los siete años huyendo de los nazis, y que afirmó haber sido ayudada por una familia de lobos.

En el caso de Amala y Kamala, Amrito dijo que sufrían de una discapacidad de aprendizaje por haber sido criadas entre animales, pero médicos franceses las diagnosticaron más tarde con autismo. De cualquier manera, el único testigo era el propio Amrito, y pocos creen que su historia fuese verdad. Respecto a Defonseca, después de publicar su “autobiografía” en 1997, confesó que todo había sido un timo para hacerle publicidad a su libro.

¿…o una prostituta?

Respecto a Rómulo y Remo, hay un detalle que bien puede explicar la leyenda. Resulta que en latín, loba se dice lupa, pero esta misma palabra también significa prostituta, de ahí los lupanares, los prostíbulos romanos. Rómulo y Remo y la lobaRecordemos entonces a Rhea Silvia, la madre de los pequeños, virgen vestal caída que según la ley merecía la muerte, pero Amulius, nuevamente temeroso de la ira de Marte, simplemente la encarceló, quedando repudiada por el resto por casquivana, o en otras palabras, como una lupa.

Es posible que Rómulo y Remo hubiesen sido criados al principio por su propia madre y que después Faustulus y Acca Larentia los adoptaran. También es posible que una prostituta los hubiese recogido para hacerse cargo de ellos durante un tiempo. 

Asimismo, esprobablre que la historia oficial de Roma hubiese elegido a una lupa animal y no a una humana para “limpiar” la reputación y darle un toque romántico a la historia de los fundadores del reino, república e imperio. No sería la primera vez ni la última.

Ninguna evidencia

Ahora bien, no hay evidencia documental de ninguna de las dos versiones. El primer escrito que hace referencia a la leyenda de la loba es la Eneida, comisionada por Octavio Augusto 750 años después de que los supuestos hechos tuvieran lugar. Por otra parte, la famosa escultura de la loba en el Museo Capitolino se consideró por mucho tiempo ser una obra etrusca del siglo V a. de C., aunque siempre se supo que los niños habían sido añadidos en el Renacimiento por el artista Antonio del Pollaiolo. Todo esto hasta que pruebas radiométricas y de termoluminiscencia revelaran que, en realidad, la loba es del siglo XIII de nuestra era.

No veo nada de malo en seguir creyendo en la leyenda de Rómulo y Remo y la loba, después de todo tampoco hay evidencia fehaciente de que no existiera, pero también soy de la opinión que debemos mantener las opciones abiertas. Posiblemente, y con perdón de las señoras de la noche, la loba bien pudo haber sido una zorra.

11 thoughts on “¿Fueron Rómulo y Remo realmente amamantados por una loba?

  1. Hola Jesús,
    siempre me llamó la atención al hablar de escritos o referencias antiguas, el hecho de que cuando fueron escritas mencionan hechos de hace más de 500 años atrás. Es como si ahora, en pleno siglo XXI, hablara alguien de un acontecimiento del siglo XV del que nadie más hace referencia, ¡imposible de creer! Pero un gran Imperio necesita una gran leyenda y esta lo es. Me quedo con la loba. 😉
    Un abrazo

    • Hola Francisco,
      Recuerdo que uno de mis profesores de historia nos decía que Homero no había existido, y que la Odisea la habían escrito varios juglares, a los que en griego les llamaban precisamente “”homeros”. Todo esto es muy difícil de comprobar. Han pasado muchos silos y los rastros se han perdido. En todo caso, las leyendas vendían en el pasado y siguen vendiendo ahora, más de algún famosillo de ahora se ha inventado historias de comienzos difíciles para hacerse más interesante. Y lo seguiremos haciendo, somos humanos…
      Mil gracias y un abrazo.

  2. Un blog muy interesante y que leo con frecuencia.
    Un detalle , el nombre científico del lobo es Canis lupus, no Lupus lupus.
    Saludos y enhorabuena.

    • Hola José luis,
      muchas gracias por tu amable comentario, y por llamarme la atención al nombre científico del lobo, lo corrijo ahora mismo.
      Mil gracias nuevamente y un abrazo.

    • Existió seguro Arnaldo, lo que no podemos probar es la existencia de la loba, que más bien parece un mito. Es posible que algún día se pueda comprobar, o no… 😉
      Muchas gracias y un abrazo!

Comments are closed.