Gene Roddenberry y la conciencia social de Star Trek.

Comparte con tus amigos !!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponShare on YummlyDigg thisBuffer this page

Antes que nada, quiero advertir que no soy “Trekkie”, sino fan, no, überfan de Star Wars. Eso no quiere decir que no me guste Star Trek. Todo lo contrario. Desde niño seguí la serie original y siempre me han gustado las aventuras del Capitán Kirk, Spock y el resto de la cuadrilla. Hace poco, no obstante, me topé con un documental sobre la historia de la serie, y me llamó la atención uno de los puntos tratados: la conciencia social de Star Trek.

Conocida es ya la fama de la serie como inspiradora de gadgets. En sus primeros episodios ya aparecen los precursores de nuestros teléfonos móviles y tablets. Algo normal en un programa de Ciencia Ficción. Lo que no era frecuente a mediados de los 60 era que un producto de ese tipo lidiase con los temas sociales de la época. Gene Roddenberry lo intentó, y lo consiguió.

Enterprise NCC 1701

El creador

Eugene Wesley “Gene” Roddenberry (19 de Agosto de 1921 – 24 de Octubre de 1991) tuvo una vida muy agitada. Nacido en El Paso, Texas, a los tres años su familia se mudó a Los Ángeles, donde su padre obtuvo una plaza como policía. A los 20 años, pocos días después del ataque a Pearl Harbour, Gene entró en las fuerzas armadas. Como ya tenía su licencia de piloto, fue integrado en la US Army Air Force, y llevó a cabo 58 misiones en el Pacífico. Su carrera militar terminó después de que tuviera un accidente en el que fallecieron dos miembros de su tripulación.  

Gene Roddenberry con la NCC 1701

Gene Roddenberry con la NCC 1701.

Después del conflicto, Gene fue contratado como piloto por la Panamerican Airways, entonces la aerolínea más grande del mundo. Ya casado y con dos hijas, voló algunas de las rutas más largas del mundo durante tres años, hasta que un nuevo accidente le obligó a retirarse de los aires en 1948. Al año siguiente, decidió seguir los pasos de su padre y entró en el cuerpo de policía de Los Ángeles, primero como agente de tráfico y, seis meses después, como encargado de la oficina de prensa. A Gene le gustaba escribir y se le daba bien.

Inicios en la industria

Utilizando el pseudónimo de Robert Wesley, y sin abandonar su empleo como policía, Gene Roddenberry comenzó a escribir para una serie de televisión, Mr. District Attorney (Sr. Fiscal de Distrito). Fue reclutado para el trabajo por un amigo que trabajaba en Hollywood, y que conocía el gusto por las letras de Gene, y su cercanía al mundo de la justicia. Al poco tiempo ya escribía los guiones de otros programas como Highway Patrol y I led three lives.

En 1956, compaginar su labor policial con la de escritor se había vuelto complicada, y el futuro creador de Star trek decidió colgar el uniforme y dedicarse de lleno a su pasión. La televisión estaba en sus primeros años y su potencial como medio de masas se estaba confirmando. Ese mismo año fue contratado como guionista principal de la serie dramática La Historia de West Point.

Have Gun, will travel

Cartel de la serie, Have Gun-will travel

Durante la próxima década Roddenberry escribiría decenas de guiones más, algunos de los cuales fueron convertidos en serie, pero no todos. En 1958 ganó su primer premio òr la Asociación de Guionistas de América por un episodio de la serie Have Gun-Will Travel (Con Pistola Propia- Dispuesto a Viajar). También en esos años se topó con su primer obstáculo profesional,uno que marcaría el futuro de su trabajo, y en especial el de Star Trek.

El embrión

A Gene le habían encargado escribir una historia situada en el Mississippi de 1860. Al ver la idea original, se dio cuenta de que entre los protagonistas no había una sola persona negra, llamativo como poco en aquel estado del sur. Gene protestó y sugirió incluir actores de color, pero la productora se negó. Nuestro amigo protestó tanto que terminó siendo despedido del proyecto, pero el hecho le marcó para siempre.

Tuvo suerte de ser contratado por otra productora por la entonces fortuna de 100,000 dólares al año. El trabajo no duró más que un año, debido a la falta de éxitos. Era 1961 y por la mente de Roddenberry ya rondaba otra idea.

En una de sus múltiples propuestas, Gene avanzó la historia de un dirigible con una tripulación multicultural y multiétnica. Sus protagonistas viajaban por el mundo como una especie de policía internacional. Pero no era el momento de la Ciencia Ficción, y la NBC lo puso a trabajar en otra serie, El Teniente, con la que cosechó varios éxitos, y en la que trabajaron algunos de los futuros miembros de la tripulación del Enterprise.

Nace Star Trek

Los seguidores de la serie conocerán bien la historia. Roddenberry ofreció su idea a la MGM, sin éxito, y luego a Desilu Productions. Los productores de I Love Lucy, una mítica comedia norteamericana, lo contrataron, pero no para trabajar en su historia, sino en otras series. Gene tenía una familia que mantener, y aceptó, pero no se olvidó de su guión.

Spock, Kirk y Scotty

Todo lo contrario. Consiguió que el jefe de programación, Oscar Katz, le acompañara a intentar vender su idea a la CBS. Esta cadena escuchó con interés, pero sólo porque ellos mismos estaban produciendo una serie basada en el espacio Perdidos en el Espacio. Poco después, Katz y Roddenberry fueron a la NBC, y esta ordenó tres episodios piloto. Nacía Star Trek.

La Conciencia Social de Star Trek

Haciendo honor al título de esta entrada, dejaré para otra ocasión las cuestiones técnicas y artísticas, y me centraré en la conciencia social de Star Trek. Como mencioné anteriormente, Roddenberry tuvo un enfrentamiento con productores debido a la discriminación étnica. Viéndolo como un reto, el autor quiso impregnar la serie de temas sociales basados en los problemas que acuciaban a su país en aquellos años. La lucha por los derechos civiles estaba en su apogeo, y creyó una buena idea llevarla a la televisión.

La conciencia social de Star Trek

La nave Enterprise estaría dotada de una tripulación multiétnica. La cadena se resistió al principio, pero finalmente aceptó la inclusión de una mujer negra, otra blanca, y un asiático. Además, uno de los actores representaba a un oficial ruso. Imaginad, un miembro de la tripulación ruso en una nave estadounidense, ¡en plena Guerra Fría!

No es que no hubiese gente de color en la televisión, que los había, pero en programas exclusivamente para negros. En los demás, por lo general estaban relegados a papeles menores, o de esclavos. Que hubiese una mujer negra en un rol protagonista y actuando entre blancos, era una novedad.

Roddenberry siempre jugó en los límites de la censura. Logró colar el primer beso interracial en la televisión, y hubo varios. Todo un atrevimiento en la televisión norteamericana de los años 60. Parafraseando el lema de la serie, su creador llegó hasta donde ningún otro hombre había llegado jamás.

Mujeres

La conciencia social de Star Trek también hizo un guiño al feminismo. Muchas mujeres tuvieron roles estelares y los continuaron teniendo en las diversas reencarnaciones de la serie. Una llegó incluso a ser capitán de la Enterprise. En muchos casos estas representaban papeles de lideresas con mucho poder que eran tratadas como iguales a los hombres.

Mujeres de Star Trek

No obstante, no siempre llueve a gusto de todos, y Star Trek recibió críticas por presentar a las féminas casi siempre en atuendos muy escasos de tela. Aunque tuviesen papeles importantes, decían los críticos, las mujeres estaban en la serie sólo como objetos ornamentales. Star Trek era en verdad un programa muy sexy. Basta con recordar las minifaldas, aunque Roddenberry se defendió diciendo que era la moda de la época.

Guerra y Paz

Otro de los puntos en los que se puede observar la conciencia social de Star Trek es en el tratamiento de la violencia. La premisa de la serie era que la humanidad había evolucionado y abandonado las guerras. Al igual que los Vulkan, los habitantes de la Tierra habían aprendido a resolver sus problemas de otra manera. De hecho, la misión de la Enterprise era vigilar y promover la paz en la Federación Interplanetaria.

La ironía estaba en que, en muchas ocasiones, su capitán, James Tiberius Kirk, utilizaba la violencia para resolver los entuertos en los que se metia. A muchos no se les escapó la similitud con el rol que estaban tomando los Estados unidos como policía mundial. Buscando la paz, por medio de la guerra.

Conclusión

No he encontrado muchos documentos que hablen de la conciencia social de Star Trek. Para la mayoría de sus fans, es más que una saga espacial, un culto, pero pocos se fijan en que representó un paso muy importante en la promoción de los derechos sociales de las minorías.

Eso sí, sus seguidores están entre los más fieles, y aún 50 años después de su estreno se organizan decenas de convenciones de Trekkies, o Trekkers, en todo el mundo. Gene Roddenberry falleció en 1991, pero su legado continúa. Si te soy sincero, no tengo ni idea de cuántas películas hay ya de Star Trek.

¿Qué piensas tú, lector, sobre el tema? ¿Crees que la conciencia social de Star Trek pasa desapercibida? Déjanos tu opinión, que seguro aprenderemos todos con el debate. Mientras tanto, long live and prosper!

Comparte con tus amigos !!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponShare on YummlyDigg thisBuffer this page

9 thoughts on “Gene Roddenberry y la conciencia social de Star Trek.

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Absolutamente cierto, mas allá de los artefactos extraordinarios que “usaban´´ y los efectos especiales, maquillajes, extraterrestres, etc, todos los episodios tenían un mensaje, explicito por cierto, o sea que era mas que una serie de ciencia -ficcion. Ademas estaba muy adelantada a su tiempo, tan es asi, que suavizo el impacto de Star Wars, o podría decir que de algún modo alimento la imaginación de sus creadores, quienes ofrecieron un producto nuevo, pero siempre ciencia-ficción ¿o no? Que tengan una buena vida…

    • Hola Federico,
      Star Trek fue un hito en la historia de la televisión, desde el punto de vista de la ficción, como del “mensaje”: Fue una serie, como bien dices, adelantada a su tiempo, y aún perdura su legado. Como digo en la entrada, soy más de Star Wars, pero no puedo negar la importancia de Star Trek y su impacto cultural. Merecía, en mi opinión, estas líneas.
      Muchas gracias por tu amable comentario. Un cordal saludo.

  3. Yo también soy fan de Star Wars, cuya primera película me pilló con casi 10 años cumplidos. No obstante, reconozco la importancia de Star Trek y su antigüedad de más de una década con respecto a la saga de George Lucas.

    De todos modos, tú ya me conoces Jesús, para mí el nombre de la famosa nave de Star Trek me evoca de inmediato al USS Enterprise CV-6, botado el 3 de octubre de 1936 y decomisionado el 17 de febrero de 1947. Un portaaviones con Citación Presidencial, Encomienda de la Marina y 20 estrellas de batalla por sus servicios durante la SGM.

    No fue el primer ni el último “Enterprise” de la USN, pero sí el más laureado. Seguramente Roddenberry lo tuvo en cuenta a la hora de bautizar la nave de Star Trek.

Comments are closed.