CV-6. Al buen entendedor pocas palabras.

Sus marineros le conocían, como “Big E”; para los japoneses era “グレーゴースト” (fantasma gris); otros se referían a ella como “Lucky E” (la afortunada E). Para la marina estadounidense, CV-6, era el sexto de sus “Cruiser Voler”, esto es, un portaaviones. El USS Enterprise, era la séptima nave de la U.S. Navy en llevar ese nombre, y fue el barco más condecorado durante la Segunda Guerra Mundial.   

CV-6 tuvo la distinción de participar en todas las grandes batallas en el teatro del Pacífico. En todas tuvo un papel protagonista, si no es que crucial. Preparación, tecnología avanzada y algo de suerte llevaron al Enterprise a vencer en prácticamente todos los enfrentamientos, aún cuando en ocasiones salió gravemente herido de la batalla. CV-6 fue uno de los tres portaaviones anteriores a la guerra que sobrevivió el conflicto, pero no por mucho tiempo. Dijéramos que, el USS Enterprise, cavó su propia tumba.

uss-enterprise-cv-6

Origen

El sexto de los portaaviones estadounidenses, el CV-6 fue botado en 1936 y entró en activo dos años después. Su primer viaje fue uno de prueba que lo llevó hasta Río de Janeiro y de vuelta. Para mediado de 1939 ya estaba en el Pacífico, primero en San Diego, y un año después en Pearl Harbor. Pero no estaba en la bahía cuando los japoneses atacaron el 7 de diciembre.

Ahora bien, contrario a lo que mucha gente cree, los portaaviones estadounidenses no salieron de Pearl Harbor para esconderse. Nadie en Hawaii ni en Washington sabía nada sobre el ataque a traición del Imperio del Japón. La prueba está a la vista. CV-6  estaba entregando una partida de aviones a la isla de Wake, más de 1,000 kilometro al oeste de Hawaii. Si hubiesen querido protegerlo, no lo hubiesen enviado, sin escolta, justo en la dirección donde estaba la flota japonesa.

Tan cerca estaba Enterprise de la acción, que tuvo una escaramuza con aviones japoneses esa misma noche. Tres días después, hundió un submarino nipón. CV-6 estuvo en  el fregado desde el principio.

Primeros ataques y el Raid Doolittle

No había pasado un mes desde el inicio de la guerra cuando tanto el Enterprise como su gemelo, el Hornet, ya estaban atacando posiciones japonesas. Eran todo lo que tenía la US Navy en el Pacífico (el Saratoga seguía en reparaciones en San Diego), y había que usarlos. No estaban completamente preparados. Sus aviones eran algo obsoletos y sus pilotos tenían muy poca experiencia. Pero tenían una ventaja que sería crucial en el futuro de la guerra, un sistema de radar.

cv-6

En abril, ambas naves participaron en la acción más temeraria de los inicios de la guerra, el Raid Doolittle. El Hornet partió hacia Japón llevando en su cubierta 16 B-25 Mitchells. Los bombarderos despegaron desde el Hornet con dirección a Tokio, donde soltaron su carga y causaron una gran sorpresa al enemigo. CV-6 Enterprise acompañó al Hornet como escolta. Aunque después los dos portaaviones aceleraron el paso para participar en la Batalla del mar del Coral, la acción terminó más rápido de lo que esperaban, y volvieron a su base en Pearl Harbor.

Midway

El ataque de Doolittle había hecho saltar las alarmas en Tokio. A pesar de que había causado pocos daños, el hecho de que los estadounidenses pudiesen acercarse tanto marcó los planes inmediatos del estado mayor japonés. La prioridad desde ese momento sería acabar con la flota enemiga, en especial con sus portaaviones.

El Almirante Isoroku Yamamoto desempolvó un plan anterior y lo adaptó a la tarea. El objetivo sería fingir un desembarco en las Islas Midway para atraer a los portaaviones norteamericanos, y destruirlos. La flota japonesa incluiría a cuatro flattops con 248 aviones, más varias decenas de buques auxiliares. Al mando iba el Almirante Chuichi Nagumo, el mismo que había comandado la fuerza de ataque contra Pearl Harbor.

Yamamoto

Isoroku Yamamoto

Por otra parte, los norteamericanos ya esperaban un gran ataque en algún lugar del Pacífico. No estaban seguros, pero el tráfico de señales y la concentración de fuerzas eran una buena señal. Mucho menos sabían dónde. Algunos creían que atacarían en Alaska, Chester Nimitz, Comandante en jefe de las fuerzas aliadas en el Pacífico, creía que el objetivo sería un pequeño atolón a poco más de 1,500 kilómetros al oeste de Hawaii, Midway.

Emboscada

Midway estaba lo suficientemente lejos de Hawaii como para ser defendida por bombarderos desde ahí, pero lo suficientemente cerca como para considerar un peligro su toma por los japoneses. Yamamoto creía que los norteamericanos defenderían Midway a toda costa, incluyendo arriesgar sus portaaviones. Ese era el objetivo de Yamamoto, atraer al Hornet y al Enterprise para acabar con ellos de una vez por todas.

Yamamoto acertó en casi todo, pero desconocía dos puntos importantes. Además del CV-6 (Enterprise) y el CV-8 (Hornet), Nimitz contaba con el Yorktown (CV-3). El Yorktown había sido dañado gravemente en la Batalla del Mar del Coral, y los japoneses lo daban por hundido. La realidad es que había sido capaz de volver a Pearl Harbor y recibir reparaciones de urgencia. El 4 de junio ya estaba con sus hermanas a 250 kilómetros al noreste de Midway, esperando a los japoneses.

La batalla que cambió las tornas

Aquella mañana Nagumo envió sus bombarderos contra la base en Midway, causando algunos daños a su pista de aterrizaje y buena parte de sus instalaciones, pero no los suficientes como para desactivarla. El contraataque con los aviones disponibles en la isla se encontró con un muro de Mitsubishi Zeros y no causó daño alguno a la flota japonesa. Al mismo tiempo, el almirante japonés había enviado media docena de aviones en busca de la flota norteamericana, con la mala suerte de que uno de los aviones se averió y no pudo cubrir toda su zona.

la-cubierta-del-uss-enterprise-durante-la-batalla-de-midway

La cubierta del USS Enterprise durante la Batalla de Midway.

Al no tener encontrar rastro de los portaaviones enemigos, Nagumo lanzó un segundo ataque contra Midway. Al hacerlo estaba desobedeciendo las órdenes de Yamamoto de siempre guardar la mitad de sus fuerzas como reserva, en caso de que aparecieran los portaaviones.

Cuando por fin el último de los exploradores dio aviso de avistar un portaaviones norteamericano, Nagumo se vio en un dilema. Tenía la oportunidad de lanzar inmediatamente un ataque con 18 bombarderos y medio escuadrón de cazas, tal y como se lo recomendó el Vicealmirante Tamon Yamaguchi. Nagumo, prefirió esperar a la fuerza que volvía de Midway, y lanzar un ataque con todo contra la flota enemiga. Erró en su decisión. Justamente cuando repostaban sus aviones, llegó el enemigo.

Cinco minutos para ganar una batalla

Los aviones del Yorktown atacaron al portaaviones Soryu cuando su cubierta estaba llena de bombas y mangueras de gasolina. Una sola bomba cayó hasta el hangar inferior. La explosió inicial se vio ampliada por la gasolina y las bombas listas para ser cargadas en los aviones. EN pocos minutos, el Soryu estaba fuera de combate.

Al mismo tiempo, los bombarderos del Enterprise llegaban por el oeste, y no encontraron resistencia. El grupo se dividió en dos, atacando cada bando al Akagi y al Kaga. Cinco minutos después, ambos estaban en llamas, y todos sus aviones destruidos. Sólo quedaba el Hiryu, que enseguida lanzó un contraataque.

el-yorktown-se-hunde-cerca-de-midway

El Yorktown se hunde cerca de Midway.

Los aviones japoneses encontraron al Yorktown y sus bombas causaron graves daños. No obstante, el grupo de reparaciones era tan eficiente que lograron apagar todos los fuegos y reparar la cubierta, que era de madera. Cuando volvieron los Vals y los Zeros, creyeron que era otro portaaviones, y volvieron a atacarlo. Finalmente, Yorktown tuvo que ser abandonado y hundido. Mientras tanto, aviones del Yorktown y el Enterprise fueron a por el Hiryu, que fue igualmente destruido y hundido. El plan de Yamamoto había fallado. A partir de ese momento, la iniciativa pasaba a los aliados.

Pacífico Sur

Enterprise volvió a Pearl Harbor y permaneció en su base un mes, donde recibió nuevas armas y aviones. En julio de 1942, partió con rumbo al Pacífico Sur, para apoyar los primeros desembarcos en las Islas Salomón. El objetivo era una isla que en mayo había sido ocupada por los japoneses, y que pronto se haría célebre: Guadalcanal.

Los marines fueron enviados a reconquistar las islas de Tulagi, Florida y Guadalcanal en las Salomón Orientales. El 7 de agosto comenzó el desembarco, y el Enterprise mantuvo a sus aviones patrullando los cielos y protegiendo a los transportes. Una vez re-capturadas las islas, buena parte de la flota recibió órdenes de viajar a Nueva Caledonia para más reparaciones. Enterprise y sus hermanas USS Saratoga y USS Wasp, permanecieron en la zona con pocos refuerzos.

Pero Guadalcanal era demasiado importante y los japoneses no pensaban dejársela al enemigo tan fácilmente. Yamamoto envió a la zona una fuerza de ataque compuesta por tres portaaviones, dos acorazados, 16 cruceros, 25 destructores y varios buques de apoyo. Su misión, acabar con los portaaviones enemigos y recapturar Guadalcanal.

Batalla de las Salomón Orientales

El Almirante Frank Fletcher, al mando del grupo, sospechaba que los japoneses intentarían recapturar las islas, pero no sabía cuándo ni dónde. Al Wasp, que se estaba quedando sin combustible, lo envió a su base, y acercó al Enterprise y el Saratoga a Guadalcanal. Para entonces, y después de haber sobrevivido intacto a Pearl Harbor y Midway, además de otras escaramuzas, al CV-6 Enterprise se le comenzaba a conocer como “Lucky E”- el Afortunado E. Mientras se dirigían de vuelta a la batalla, nadie sabía que la suerte del CV-6 estaba punto de cambiar.

El 24 de agosto de 1942, poco antes del amanecer, el portaaviones Ryujo y dos cruceros pesados, se adelantaron a la fuerza principal con destino a Guadalcanal. Los aviones de Ryujo debían atacar Henderson Field, el campo aéreo en la isla, y de paso proteger a los transportes que llevaban refuerzos y suministros a las fuerzas japonesas en tierra. De paso, los almirantes japoneses pensaban utilizar al Ryujo como cebo para atraer al Enterprise y al Saratoga. En parte lo consiguieron.

Un Catalina divisó al Ryujo a las 9:30, pero Fletcher no quiso enviar un ataque hasta conocer la posición de los otros dos portaaviones, Zuikaku y Shokaku. Al no encontrarlos, finalmente Fletcher envió 38 aviones contra el Ryoju, causándole graves daños. Esa noche el Ryoju se hundiría después de ser abandonado. Casi al mismo tiempo, un avión de reconocimiento japonés avistó al Saratoga y al Enterprise.

Se acaba la suerte del CV-6

A las 14:50, salió la primera ola de 29 bombardeos Val y 15 Zeros. Tardarían aproximadamente dos horas en llegar a su objetivo, más de 500 kilómetros al sur. Casualmente, a la misma hora una patrulla estadounidense localizó al resto de la fuerza japonesa. Fletcher, no obstante, tardó en enterarse y enviar su respectivo ataque.

Aichi D3A1 Val.

Aichi D3A1 Val.

Los Vals y los Zeros fueron detectados por los radares del Enterprise poco después de las 16:00. Fletcher envió una fuerza de 53 Wildcats, pero por errores en las comunicaciones no todos apuntaron en la dirección correcta. Una docena de Vals fue derribada, pero el resto consiguió atravesar la cortina de aviones enemigos. Luego, la artillería antiaérea del Enterprise y su flota de cruceros y destructores derribó a otra docena, pero unos pocos lograron colarse y lanzar sus bombas contra el CV-6.

Cañones y ametralladoras soltaban todo el plomo posible para crear una cortina impenetrable. Al mismo tiempo, el capitán del barco maniobraba para evadir los ataques. Varias bombas cayeron cerca del Enterprise sin causar ningún daño, reforzando su calidad de “afortunada”. FInalmente, a las 16:44, sucedió lo inevitable.

CV-6 Herido

Una bomba de 500 kg. acción retardada penetró la cubierta de madera del CV-6 y tres cubiertas más antes de explotar, matando a 35 marineros e hiriendo a 70. El Enterprise se inclinó ligeramente, pero no tanto como para ponerlo en peligro. Sólo 30 segundos después, otro Val consiguió dejar caer su bomba a cinco metros de donde había caído la primera, y la explosión se vio acrecentada por el estallido de bombas cercanas y bolsas de explosivos.

la-tercera-bomba-sobre-el-cv-6-soltada-por-kazumi-horie-que-murio-en-el-ataque

Momento en el que la trcera bomba explota sobre el Enterprise.

La bola de fuego recorrió buena parte de la longitud de la nave, desde la popa, matando a otros 38 marinos. Un minuto más tarde, una tercera bomba cayó sobre la cubierta del Enterprise, abriendo un boquete de tres metros, pero sin causar más daños.

Creyendo que el Enterprise estaba  perdido, el resto de los Val se dirigieron al crucero North carolina, pero ninguna bomba más dio en el blanco. Cuando llegó la segunda oleada de Vals y zeros, no encontraron a los portaaviones yanquis, y soltaron sus bombas sobre Henderson Field. Sin embargo, CV-6 quedó gravemente dañado.

Cerca la bala

Era la primera vez que el Enterprise recibía un impacto directo, tres para ser exactos, en cuestión de minutos. Tan fuertes fueron las explosiones que los japoneses creyeron que el CV-6 había quedado inutilizado, y lo dieron por hundido. No sería la última vez que se equivocaban.

El grupo de control de daños del Enterprise entró en acción segundos después de los impactos. Sus hombres estaban altamente especializados y sabían exactamente qué hacer en cada caso. Ayudó a la rápida recuperación el hecho de que los portaaviones de la US Navy tenía un sistema que, ante un ataque, llenaba las mangueras de repostaje con CO2, para evitar que la gasolina aumentase los daños. Además, las cubiertas de madera eran rápidamente reemplazables, por lo que las naves podían recuperar sus aviones en cuestión de minutos.

el-hangar-del-cv-6-despues-de-la-batalla-de-las-salomon-orientales

El hangar del CV-6 después de la batalla de las Salomón Orientales.

Aún así, los daños del Enterprise eran considerables, y tuvo que volver a los astilleros en Pearl Harbor, donde permaneció durante mes y medio. El 24 de octubre, estaba de vuelta en el Pacífico Sur, listo para su siguiente batalla.

Santa Cruz

La lucha por Guadalcanal continuaba, y los japoneses seguían buscando la batalla decisiva en la que destruir a los portaaviones norteamericanos. El alto mando japonés, preparó una nueva ofensiva naval y terrestre para el 25 de octubre de 1942. El día anterior, CV-6 había vuelto a la zona para reunirse con su hermana, Hornet.

La Batalla de Santa Cruz se llevó a cabo en líneas similares a la de las Salomón Orientales. El objetivo de los japoneses era destruir a los portaaviones norteamericanos. Para estos, la misión era destruir el mayor número de barcos y aviones japoneses. Al igual que en el anterior encuentro, la batalla se libró a larga distancia. Sólo los aviones entraban en contacto directo con el enemigo. Al igual que en las Salomón dos meses antes, ambos bandos sufrieron grandes pérdidas.

Segundo ataque

Los japoneses lograron hundir al Hornet el día 25 en la mañana. Más tarde también consiguieron golpear al Enterprise con dos bombas de 500 kg. Varios barcos japoneses también sufrieron daños, pero ninguno fue hundido. Aparentemente, había sido una victoria del Imperio. Pero sólo aparentemente.

Durante las tres grandes batallas, Midway, Salomón Orientales y Santa Cruz, ambos bandos habían sufrido considerables daños. Después de Santa Cruz, no obstante, y tras el hundimiento del Hornet, la marina norteamericana se encontró de repente con sólo un portaaviones en activo, el Enterprise, y en todo caso, dañado. La tripulación del Enterprise pintó un gran letrero sobre la cubierta: Enterprise Vs. Imperio del Japón.

Los japoneses dieron por perdido al CV-6 una vez más. Por ello, cuando lo vieron nuevamente en acción en el Golfo de Leyte, comenzaron a llamarlo “El Fantasma Gris”. Para entonces el Enterprise ya era toda una leyenda entre los aliados, ahora era un fantasma para el enemigo.

Parecía que la marina imperial estaba ganando la partida, pero había otro punto más importante, y no tan obvio, que se revelaría como el decisivo en las próximas batallas.

Desgaste

Aparte de la potencia industrial de los Estados Unidos, capaz de construir barcos y aviones a un ritmo mucho mayor que Japón, la balanza se decidió en los pilotos. Japón, siguiendo su tradición elitista, sólo tenía una escuela de pilotos, a la que muy pocos podían acceder.

En cambio, Estados Unidos creó una red de academias de aviadores en las que cualquiera con el talento necesario era aceptado, sin importar su clase social. Además, los yanquis no tenían problemas de abastecimiento de petróleo, por lo que sus cadetes podían practicar todo lo que quisieran.

Después de la Batalla de Santa Cruz, que los japoneses consideraron una victoria, sus comandantes se dieron cuenta de que el precio había sido muy alto. Muy pocos de sus pilotos habían vuelto, y cada vez quedaban menos.

La marea había cambiado. Las vientos ya soplaban a favor de los Estados Unidos, Japón comenzaba su lenta pero inexorable retirada. Pero aun quedaban grandes batallas, y el CV-6 Enterprise estaría en ellas, aumentando su leyenda. Pero ya me he extendido mucho por hoy, así que continuamos mañana.

CV-6 USS Enterprise: Ficha técnica:

• 2 catapultas hidrahulicas en la cubierta de vuelo• 1 catapulta hidráulica en la cubierta del hangar

Velocidad32,5 nudosAutonomía12 500 millas náuticas a 15 nudos.Tripulación2217Aeronaves90 avionesEquipamiento aeronaves• 3 ascensores

Bandera de Estados Unidos
Historial
Astillero Newport News Shipbuilding and Drydock Co.
Clase Yorktown
Tipo Portaaviones
Iniciado 16 de julio de 1934
Botado 23 de octubre de 1936
Asignado 12 de mayo de 1938
Baja 17 de febrero de 1947
Destino Desguazado entre 1958 y 1960
Características generales
Desplazamiento • 21 000 t estándar
• 32 060 t apc
Eslora 251,4 m
Manga 25,4 m
Calado 7,91 m
Sensores RADAR CXAM-11
Blindaje • cinturón blindado: 63,5 a 101 mm (2.5 a 4″)
• cubierta protectora: 60 mm
• mamparos: 101 mm (4″)
• torre de mando: 101 mm (4″) los laterales y 50,8 mm (2″)la cubierta
• máquinas 101 mm (4″)
Armamento • 8 cañones simples 127 mm/38
• 16 cañones 1.1″/75 (4 × 4)
• 24 ametralladoras de 12,7 mm
• 24 cañones Oerlikon 20 mm añadidos a principios de 1942.
Propulsión • 9 calderas Babcock & Wilcox.
• 4 turbinas Parsons.
• 4 ejes.
Potencia 120 000 cv (90 MW)
Buque más laureado
Silver-service-star-3d.png
Bronze-service-star-3d.png 20 Estrellas de batalla
NavyPres.gif Citación presidencial
Navy Unit Commendation ribbon.svg Encomienda a unidad de la armada
American Defense Service ribbon.svg Medalla de servicios de defensa de América
American Campaign Medal ribbon.svg Medalla de campaña americana
Asiatic-Pacific Campaign Medal ribbon.png Medalla de campaña asiática-americana (20 estrellas)
World War II Victory Medal ribbon.svg Medalla de la victoria de la SGM
Presidential Unit Citation (Philippines).svg Citación presidencial Filipinas)
Phliber rib.png Medalla de la liberación de Filipinas (1 estrella)
Flag of the Lord High Admiral of the United Kingdom.svg Almirantazgo británico
[datos en Wikidata]

4 thoughts on “CV-6. Al buen entendedor pocas palabras.

  1. Me ha gustado mucho tu artículo Jesús. Espero ansioso la segunda parte.

    Es cierto que el USS Enterprise estuvo en el fregado desde el principio. Aunque de manera fortuita, su primera misión en la guerra del Pacífico fue la que citas: entregar varios Grumman F4F Wildcat en el atolón de Wake, que caería en manos japonesas en la víspera de Nochebuena de 1941. Pero los defensores de aquel punto perdido del Pacífico Central vendieron caro su pellejo, pues el 11 de diciembre habían rechazado el primer ataque del almirante Sadamichi Kajioka, que se tuvo que retirar con el rabo entre las piernas tras perder dos destructores y sufrir averías en un crucero. Para el 23 de diciembre, Kajioka contó con cruceros pesados y con la aviación de los portaaviones Soryu y Hiryu. No podía fallar, y no lo hizo. Sobre la ocupación de Wake recomiendo la lectura del libro “Pacific Alamo”, muy bueno.

    Un mes después de Pearl Harbor, el USS Hornet no estaba con el USS Enterprise en el Pacífico, sino el USS Lexington y el USS Yorktown. Es más, el único portaaviones que le hacía compañía a “Big E” el 7 de diciembre de 1941 era el USS Lexington, que estaba desempeñando la misma misión de entrega de aviones pero en otro atolón, más al noreste de Wake y que, como bien recoges en tu artículo, se haría muy famoso meses después: Midway. El USS Saratoga llegó a Pearl Harbor el 15 de diciembre, pero estuvo pocos días operativo antes de requerir nuevas reparaciones como consecuencia de haber sido torpedeado. El USS Yorktown había zarpado desde Norfolk (Virginia) hacia San Diego, adonde llegó el 30 de diciembre, y el USS Hornet (recién comisionado) no partió hacia la Costa Oeste hasta marzo de 1942. De hecho, la primera misión del USS Hornet en la guerra del Pacífico fue la incursión de Doolittle, el 18 de abril de 1942.

    En ese “fregado inicial” que citas hay que incluir el bombardeo naval y aéreo que “Lucky E”, el USS Yorktown y los cruceros pesados Northampton y Salt Lake City llevaron a cabo el 1 de febrero de 1942 en Kwajalein, Wotje, Maloelap, Jaluit y Mili (en las islas Marshall), y en el atolón de Makin (islas Gilbert). La parte aérea del bombardeo la desempeñaron 92 bombarderos basados en ambos portaaviones. Durante esta misión, USS Enterprise sufrió el primer ataque “kamikaze” de la historia (otro honor más para el sufrido buque), si bien se pensó que no fue una acción premeditada sino forzada por el transcurso de la batalla.

    Aunque el USS Enterprise no tomara parte en la batalla del Mar del Coral (primer combate puramente aeronaval, sin avistamiento de buques) a principos de mayo de 1942, sí se benefició de ella en la de Midway. Los japoneses tuvieron que cancelar sus planes de invasión de Port Moresby, en Nueva Guinea, perdieron un portaaviones ligero (el Soho) y no pudieron utilizar el Zuikaku (por falta de aviones) ni el Shokaku (seriamente averiado). La USN perdió el USS Lexington pero recuperó en tiempo récord al USS Yorktown.

    En Midway el Enterprise y el Hornet salieron indemnes, pues todos los guantazos se los llevó el pobre Yorktown, primero con un ataque de bombarderos en picado Aichi D3A1 “Val”, y después con otro de unos pocos torpederos Nakajima B5N2 “Kate”. Con una severa escora, el buque fue abandonado y dejado “muerto en el agua”, sería rematado el 7 de junio de 1942 por el submarino japonés I-168, que lo echó a pique junto con el destructor USS Hammann, que lo estaba remolcando.

    Como bien expones, después de la batalla de las islas Santa Cruz “Big E” llegó a ser el único portaaviones en servicio en el Pacífico, pero por poco tiempo. Los nuevos y modernos portaaviones pesados de la “Clase Essex” empezaron a comisionarse en diciembre de 1942, el primero de ellos fue el que le dio nombre a esa serie: el USS Essex. Un total de 14 portaaviones de esa clase se pusieron en servicio antes del final de la guerra, a los que hay que sumar una gran cantidad de portaaviones ligeros y de escolta. Todos los “históricos” que habían caído en combate pasaron a nombrar alguno de estos nuevos “aircraft carriers”. De este modo, hubo un nuevo USS Hornet, un nuevo USS Yorktown y un nuevo USS Lexington.

    Como siempre, el factor humano y material inclinó la balanza del lado del vencedor. Más medios, más materias primas, más industria armamentística, más pilotos………Yamamoto le garantizó al emperador Hirohito seis meses de victorias. La verdad es que el amigo Isoroku lo clavó, pues transcurrieron seis meses exactos desde el ataque a Pearl Harbor hasta que el I-168 mandó al USS Yorktown al fondo del Pacífico.

    • jeje, bueno, me dejas sin palabras. Lo mejor es que sueles completar muy bien lo que escribo, tapando los agujeros que mis limitaciones dejan.
      Poco mas podemos decir de CV-6, ya tiene su lugar en la historia. EN caso de que no la hayas visto, hay una serie llamada 360º que dedica varios episodios al USS Enterprise. Es una de mis favoritas. Battlefield también se fija en el CV-6 en las batallas de Midway, Coral Sea y Guadalcanal. Sobra material. Ahora tengo curiosidad por ver al CV-80. será lo máximo en tecnología naval. Ni para toserle, vamo!
      Espero te guste la segunda parte. Es un breve resumen. Me encantaría alargarme más pero el formato blog no se presta. Sólo una probadita, los interesados pueden encontrar muchas fuentes más.
      Muchas gracias como siempre por tu impagable colaboración. Un abrazo.

      • Un placer como siempre disfrutar de tu blog y comentar. Tendré en cuenta tus recomendaciones. De Battlefield ya he visto algo. Tienen un excelente documental sobre Kursk. Buscaré algo sobre “Lucky E”.

        Un abrazo.

        • Muchas gracias Ernst,
          si no me equivoco, tienes muy buen nivel de inglés, así que no tendrás problema en encontrar material. De todos modos, prefiero que lo busques aquí… 😛
          Thnk you very much my friend! Best regards!

Comments are closed.