La verdadera historia de la familia von Trapp.

En algún otro artículo ya he confesado mi afición por la película “The Sound of Music” (terriblemente traducida en España como “Sonrisas y Lágrimas”). Trata de la historia de la familia von Trapp, y su grupo de niños cantores.

La vi muchas veces de niño, y cuando tengo la oportunidad la veo otra vez. Es la versión en cine del musical del mismo nombre, y está basada en una historia real. Peeeeeero, como suele suceder, lo que vemos en la película no es un reflejo exacto de la realidad.

Existió María, la novicia rebelde, y existieron el Capitán Georg von Trapp y sus hijos. Cantaban, y muy bien, es verdad. También es cierto que dejaron Austria durante la ocupación nazi, pero hasta ahí el parecido con la película.

Veamos, pues, la verdadera historia de estos personajes, su música, sus éxitos y fracasos,y el futuro que les deparó el destino. Esto es, lo que sucedió con ellos después de dejar su país.

THe Sound of Music, la histpria de los von Trapp

Georg von Trapp

El futuro Capitán nació en 1880 en la localidad de Zadar, en aquel entonces parte del Imperio Austro-Húngaro, y en la actualidad en Croacia. Provenía de una familia de clase media, sin títulos nobiliarios. El éxito le llegaría durante la Primera Guerra Mundial.Capitán Georg von Trapp

Como Capitán de un submarino, Georg von Trapp se distinguió por su valor y por sus logros militares. Por ello recibió el título de Ritter (Caballero), que posteriormente sería elevado a Barón.

Poco antes de la guerra, en 1912, Georg se unió en matrimonio con Agathe Whitehead, y durante los próximos 10 años tuvieron siete hijos. Desafortunadamente para la familia von Trapp, Agathe murió en 1922 de fiebre escarlata, dejando a todos huérfanos.

A la muerte de Agathe, Georg decidió sacar a los niños de un hogar que les traía dolorosos recuerdos. Vendió su propiedad en Pola (también ahora en Croacia), y compró una finca cerca de salzburgo. Al quedarse Austria sin salida al mar tras la guerra, Georg también abandonó la armada.

María

Quien sería representada por Julie Andrews en la película, la dulce María, nació en Viena en 1905. Huérfana de padre y madre a temprana edad, fue criada por un familiar. Dicho pariente la educó como atea y socialista, y le contaba terribles cosas de la iglesia católica.

María von TrappMaría Augusta Kutschera, su nombre real, llegó a ir a la universidad y se graduó como maestra. Durante sus estudios, un evento le cambiaría la vida.

María era muy aficionada a la música, y un día vio un cartel en el que vio anunciado un concierto de Bach. Sin embargo, no era un concierto cualquiera. Para ser exactos, ni siquiera era un concierto, sino una misa en la que se tocaría la música del Maestro alemán.

A pesar de que su tío le había dicho que todo lo que había en la Biblia eran mentiras, María quedó impresionada por la palabra del cura. No fue tanto el contenido, sino la forma de expresarse. En su autobiografía María dijo que las palabras del cura le maravillaron, le quitaron el aliento.
Tras obtener su título, María decidió entrar en el convento Benedictino de Nonnberg, cerca de Salzburgo. Muy pronto su vida se cruzaría con la familia von Trapp.

La historia real de los von Trapp

María era un poco rebelde, sí. De hecho, sus hijos dijeron más tarde que tenía muy mal genio. Era buena chica, según las monjas, pero le costaba adaptarse a la férrea disciplina del convento.

Por ello, cuando Georg von Trapp pidió a las monjas a alguien para servir de tutora a su hija enferma, recomendaron a María. Ahora bien, fue contratada exclusivamente como maestra de María, la tercera hija de Georg, de ocho años, y no de todos los niños.

Lo que sí es verdad es que María se encariñó de todos, y jugaba con ellos. La familia ya era muy aficionada a la música y al canto, pero con María esa afición aumentó, y mejoró. Por ejemplo, fue María quien enseñó a los niños a cantar madrigales, piezas que luego les harían famosos.

Los niños

En la película vemos a siete niños, pero con los nombres cambiados. El mayor era Rupert (1912-1992); le seguían Agathe (1913-2010), María (1914-2014), Werner (1915-2007), Hedwig (1917-1972), Johanna (1919-1994) y Martina (1921-1952).

Martina, Johanna, Hedwig, Werner, María, Agathe y Rupper von Trapp.

Martina, Johanna, Hedwig, Werner, María, Agathe y Rupper von Trapp.

Y sí, durante los meses que María actuó como tutora en el hogar von Trapp, George se enamoró de ella, y le pidió matrimonio. En la declaración, no sólo le pidió que se casara con él, sino que que fuera una segunda madre para sus hijos.

Eso fue lo que la convenció, pues María confesó años más tarde que no estaba enamorada de Georg. Le gustaba, sí, pero no había amor. También dijo que, tras la boda en 1928, terminó enamoradísima de él.

La pareja tendría tres hijos más, que nunca salen en a película: Rosmarie (1929), Eleonore (1931) y Johannes (1939). Puedes ver por las fechas que los von Trapp eran una familia mucho antes de que los nazis llegaran a Austria en 1938. Ya sabes, Hollywood.

Los niños cantores von Trapp

Los von Trapp perdieron casi todo cuando su banco quebró poco después del Crash de 1929. Como buena madre, María tuvo que apretarse el cinturón, despidiendo a todos los sirvientes y aceptando huéspedes en la finca. Dicha casa era lo único que les quedaba, además de la pensión de Georg.

Fue entonces cuando la familia comenzó a pensar en aprovechar su talento como cantantes. Georg no estaba muy convencido, pues no quería que sus hijos cantaran para otros. Pero, no siendo el ogro de frío carácter que vemos en el cine, finalmente aceptó.

Los von Trapp ensayando en 1946.

Los von Trapp ensayando en 1946.

En 1936, los Cantores de la Familia von Trapp ganaron el Festival Musical de Salzburgo, como se ve en la peli. Pero esa noche no tuvieron que salir huyendo de los nazis. Alemania no se anexionó Austria hasta 1938.

Mientras tanto, el grupo tuvo tanto éxito que fue contratado para dar conciertos por toda Europa. Cantaban una mezcla de música culta, barroca y del renacimiento, además de los célebres madrigales (tuve que ver en YouTube que son en realidad), y algo de música popular.

Comienzan los problemas

Georg había abandonado la marina tras la Primera Guerra Mundial. Aún así,los nazis le ofrecieron una posición en la nueva Kriegsmarine. Georg rechazó el trabajo, no sólo porque no quería volver a navegar, sino porque odiaba a los nazis.

A partir de 1938, tras el Anschluss, los von Trapp se dieron cuenta de que su situación empeoraba. Eran de las pocas familias que no ondeaban la bandera nazi en casa, y Georg también rechazó cantar en un cumpleaños de Hitler.

A los von Trapp les preocupaba el odio de los nacionalsocialistas a la religión, y siendo ellos católicos temían que eso les afectara. Tampoco querían que a sus hijos les fuese lavado el  cerebro con la propaganda nazi..

La huída

María y Georg examinaron las opciones, y se dieron cuenta de que sería mejor para ellos dejar Austria. Casualmente, y debido a los cambios territoriales en el periodo entre guerras, Georg había pasado a ser de nacionalidad italiana, ya que Zadar había sido cedida a Italia.

Los von Trapp vieron en ellos una oportunidad, y con la ayuda de su agente y director musical, el Reverendo Franz Wesner, consiguieron sus visados para Italia.

Así, la familia salió de Austria en tren en junio de 1939. Legalmente, y después de haber arreglado todos sus asuntos y despedido de amigos y familiares. No hubo huída nocturna cruzando los Alpes.

Otra imagen de los von Trapp originales

Otra imagen de los von Trapp originales.

A todos les dijeron que iban a cantar a América, y era verdad. De Italia partieron hacia Londres, y en septiembre viajaban en el Transatlántico SS Bergensfjord hacia Nueva York.

En América

Originalmente, los von Trapp sólo recibieron un visado de seis meses, la duración de la gira. Al finalizar este, hicieron una corta gira por Escandinavia, antes de volver a Estados Unidos. Entonces pidieron permisos de residencia, que les fueron entregados. Ya en el país norteamericano, nació el pequeño Johannes.

Los von Trapp compraron una finca en Stowe, Vermont, y siguieron dando conciertos por todo el país. Cuando no cantaban, gestionaban un campamento musical en la finca. Rupert y Werner sirvieron en el ejército estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial.

María madre, María hija, Johanna, Hedwig, Agathe y Martina pidieron la nacionalidad, que les fue otorgada en 1948. Georg nunca la pidió, pero tampoco le serviría de mucho. Murió en 1947, a la edad de 67 años.

La película

Recordando que la familia von Trapp ya era famosa en Europa, no es de extrañar que la primera idea para una película llegara de Alemania. A una productora de ese país vendió María los derechos de su libro “La Historia de los Cantores de la Familia von Trapp”. Se hicieron dos películas, la primera en 1956 y la segunda en 1958.

Casi al mismo tiempo, una productora estadounidense compró a la alemana los mismos derechos, y el musical “The Sound of Music” se estrenó en Broadway en 1959, con música de Richard Rodgers y Oscar Hammersmith.

The SOund of Music cartel

El éxito fue tal que Hollywood se interesó. La película, con Julie Andrews y Christopher Plummer en los papeles protagonistas, se estrenó en 1965. En la próxima entrega de los óscares se llevó cinco estatuillas.

Pero en realidad la familia tuvo muy poco que ver con la producción, aparte de algunas recomendaciones hechas por María. Tanto el musical como el film de Hollywood están adaptados en la versión, a su vez ya adaptada, de la películas alemana.

Hacia 1955 los Cantores de la Familia von Trapp dejaron de actuar en público. En cualquier caso, los miembros ya no eran los hijos originales, sino chicos locales, ya que cada uno de los von Trapp había decidido tomar su camino.

María continuó gestionando el hotel que habían abierto en la finca de Stowe en 1950 (aún funciona). María von Trapp, la novicia rebelde, murió en 1987, y fue enterrada junto a Georg y junto a su hija Martina, que había muerto dando a luz en 1952.

El resto de los siete hijos originales murió a finales del siglo XX y principios del XXI. Los tres hijos posteriores aún viven. Lo que también vive es su historia que, aunque algo distorsionada, pero llena de música, sonrisas, y lágrimas, aún alegra los corazones de chicos y mayores.

Hay que verlo!

6 thoughts on “La verdadera historia de la familia von Trapp.

  1. Muy buen articulo,, varias generaciones quedamos marcados por esta pelicula. Peor traduccion tuvo en Argentina, era “La Novicia Rebelde”

    • Hola Enrique,
      muchas gracias por tus amables palabras. Creo que en México también la tradujeron como “La Novicia Rebelde”… cosas del marketing, creo yo… 😛
      Un fuerte abrazo!

    • Jeje, algo había oído hablar del tema Carmina. Lo bueno es que es todo un profesional, y a pesar de no gustarle la peli, hizo u gran trabajo! 😛
      Mil gracias por comentar. Un cordial saludo.

Comments are closed.