La chulería de Julio César ante los piratas.

La Real Academia Española de la Lengua define chulería como: 1) Cierto aire o gracia en las palabras o ademanes; ó 2) Jactancia o arrogancia. La que nos concierne hoy, la que aplica al gran general romano, es la segunda. Julio César era un chulo.

Si vives en España entiendes muy bien lo que quiero decir. Desconozco si en Latinoamérica se utilice el mismo término para describir a alguien que “cree que lo vale”. Julio César, el hijo de una familia venida a menos, sabía que valía, y no dejaba de demostrarlo en cada momento.

Ahora bien, no quiero decir con ello que el calvito era un ser arrogante en toda regla. Según sus palabras y obras, era más bien alguien lleno de autoconfianza, quizás demasiada.

Pero tampoco creo que fuese un hombre petulante que fuera por ahí diciendo lo guapo y listo que era. La chulería de Julio César era más bien discreta, y sólo la sacaba a relucir cuando hacía falta.

En un episodio bien conocido, una banda de piratas cilicios tuvo la oportunidad de ver hasta dónde alcanzaba la chulería del, en aquel entonces, joven con ambiciones. Para mí, la mejor descripción de chulería.

La chulería de Julio César

Julio César y los piratas

La historia de Julio César y de su chulería frente los piratas, nos la cuentan Plutarco y Cassio Dio. La narrativa del primero es tan descriptiva, que he elegido transcribirla al castellano. Todo ello está en el capítulo 2 de su Biografía de Julio César.

Julio César estaba en Roma después de una temporada en el exilio. En el año 75 a. de C., tenía 25 años, y ya pintaba bastos. Su ambición era ilimitada, pero se dio cuenta de que para ser mejor orador debía dominar el griego, y la oratoria.

Julio César viajó entonces a Rodas, el puerto griego famoso por su coloso. El problema fue que Rodas, casualmente, está muy cerca del sur de la Península de Anatolia, la zona en la que actuaban los piratas cilicios.

El barco en el que viajaba fue atacado por los bucaneros, y tomaron a Julio César y varios de sus acompañantes como rehenes.

La chulería de Julio César (según Plutarco de Queronea)

2.1 Primero, cuando los piratas pidieron un rescate de 20 talentos, César rompió a reír. Ellos no sabían, dijo a los piratas, a quién habían capturado, y les ofreció pagar 50.

2.2 Entonces, cuando hubo enviado a sus compañeros a varias ciudades para recaudar el dinero, y se quedó con un amigo y dos sirvientes entre estos cilicios, entre los más sangrientos del mundo, los trató con tal despotismo que, cuando quería dormir, los mandaba a callar.

2.3 Durante 38 días, y sin la más mínima preocupación, jugó y se ejercitó con ellos, actuando más como su líder que como su prisionero.

2.4 También escribió poemas y discursos que luego les leía en voz alta. Sí no admiraban su trabajo, los llamaba salvajes iletrados en su cara, y amenazaba con colgarlos mientras reía. A los piratas les llamó mucho la atención su actitud, la cual achacaban a su simplicidad de carácter, o a su carácter juguetón de juventud.

2.5 No obstante, el dinero del rescate llegó desde Mileto y, tan pronto como el rescate fue pagado y Julio César liberado, inmediatamente reclutó algunos barcos y partió de la Bahía de Mileto para buscar a los piratas. Los encontró en el mismo lugar, anclados frente a la isla, y capturó a casi todos.

2.6 Cogió todas sus riquezas como botín de guerra, y los encerró en la prisión de Pérgamo. Luego fue en persona a ver a Marcus Junius, Gobernador de Asia, pensando que, como praetor a cargo de la provincia, se encargara de castigarlos.

2.7 Junius, sin embargo, pensando más en el dinero, que era una suma considerable, dijo que necesitaba más tiempo para investigar el caso. Julio se desentendió de él, fue a Pérgamo, sacó a los piratas de la prisión, y los crucificó, tal y como les había dicho que haría cuando estaba en la isla, y que ellos pensaron era una broma.

Relacionado: Cinco frases de Julio César que deberías conocer. 

La chulería te lleva lejos

Conocemos bien el destino de Julio César, su conquista de la Galia, su llegada al poder, y su trágica muerte. En un mundo como el de la Antigua Roma, en el que las luchas por el poder lo eran todo, no hubiese llegado muy lejos sin sentir y demostrar una autoestima fuera de lo normal. No hubiese llegado lejos sin su chulería.

La chulería de Julio César

No era el único. De hecho, muchos de sus igual de célebres contemporáneos, Pompeyo, Craso y hasta su amante Cleopatra, eran bastante chulos. El pueblo necesita de líderes que no sólo sean aptos, sino que se lo crean.

Hace unos días tuve la suerte de asistir a la presentación del libro “Cayo Mario, el tercer Fundador de Roma”, del colega y amigo Francisco Campa. Durante la charla, surgió una anécdota en la que Julio César se encontró con el todopoderoso Cornelio Sila.

César, enemigo declarado de Sila, se burló en su cara -se puso chulo- dijo alguien. Yo corregí – no se puso chulo, Julio César era un chulo. Seguramente lo sabía, y le daba igual.

10 thoughts on “La chulería de Julio César ante los piratas.

  1. Muy interesente el artículo. En el Río de la Plata donde vivo no se emplea el termino “chulo”. En todo caso se emplea “pedante” o “arrogante”. Cordiales saludos.

    • Hola Juan Carlos,
      antes que nada, quisiera comentar que una de las cosas que más me gusta de internet, es poder entrar en contacto con gentes de tantos países y culturas. es una gran ventaja para cualquier usuario poder charlar con personas con puntos de vista tan variados. Sabía que alguien me comentaría lo que significa “chulo” en otros países,, y no me he equivocado.
      Te agradezco mucho te hayas tomado el tiempo de comentar. Siempre aprendo mucho de vosotros, probablemente la mayor recompensa de publicar este blog.
      Gracias nuevamente y un cordial saludo hasta el otro lado del mundo, y feliz finde!

  2. “Chulo” en México sería aquel que vive de o explota a prostitutas, también “cinturita o “padrote”, ya ve como en el español, se nos da ponerle muchos nombres a una sola cosa, pero se me hace mas propia la aplicación en España. Muy interesante la nota.

    • Hola Oscar,
      En España “chulo” también es el que explota a prostitutas, o proxeneta. Conocía lo de “padrote”, pero no “cinturita”. Ese e nuevo para mí… siempre se aprende algo nuevo… 😛
      Muchas gracias y un cordial saludo!

      • Así es Jesús, la acepción 8ª de la palabra “chulo” en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española es la de proxeneta. Literalmente, el DRAE dice en ese apartado 8º: “rufián (hombre dedicado al tráfico de la prostitución)”.

        • Guten Morgen Herr Udet,
          Totalmente cierto, chulo también significa proxeneta. Lo que me hace gracia es que, algo chulo, también es algo bonito, algo agradable…Por ejemplo, hoy es un dia muy chulo, -2º C en Madrid.. 😛 (lo prefiero mil veces al verano) cosas de nuestro bello y extenso idioma…
          Y tengo una pregunta, ¿sabes por qué los Astros de Houston se llaman así?
          Schones Sonntag mein Freund!

  3. Pues la verdad es que no sé el origen del nombre de los vigentes campeones de las Series Mundiales. Espero tu comentario. Me ayudará a conocer mejor a Altuve, Correa, Springer, McCann, McCullers jr, Verlander y compañía. Ellos son el auténtico “Moneyball”. La realidad superó a la ficción.

    • Mi estimado Ernst,
      es una historia muy sencilla. Sabrás que el Centro Espacial Johnson de la NASA está en Houston. Hace unas de´cadas, durante la carrera espacial, la prensa solía llamar “Astros” a los astronautas, para ahorrar espacio en los titulares. El apodo se hizo muy popular,
      Curiosamente, en los primeros tres años de la franquicia, de 1962 a 1965, el equipo se llamó los “Colt .45” con eso de que el famoso revolver “ganó el oeste”.
      Pero en 1961 abrió el centro espacial, y la fiebre del espacio se apoderó de la ciudad, por lo que en 1966, el mismo año que se inauguró el Astrodome, pasaron a ser los Astros.
      Ya que yo viví en Houston una temporada, fue el primer equipo de la MLB que yo vi en acción, casualmente frente a los Dodgers, su vencido rival en las WS del 2017.
      En ese mismo domo vi a los Rolling Stones en 1989. Desgraciadamente, aquel primer estadio cubierto, el primero en utilizar césped artificial (llamado Astroturf), ya no existe…en fin, tenía ganas de contarte esta historia…
      Mil gracias por tu atención. Un abrazo.

      • Muchas gracias por tu mensaje y por la información, querido Jesús. Bueno es saber el origen de los nombres de estos treinta equipos que tanto admiro.

        Estuve viendo el vídeo en mlb.mlb.com de la celebración por parte de los Astros de las World Series 2017. Parafraseando la película “Apolo XIII”, Josh Reddick, habitual jardinero o exterior del equipo, lo dejó bien claro cuando tomó la palabra ante esa multitud de aficionados incondicionales:

        “Houston, we don´t have a problem, we´ve got a Championship”.

        Un fuerte abrazo.

        • Hallo Herr Udet!
          No tenía ni idea de lo que dijo Josh Reddick, pero claramente viene al pelo. Aún 50 años de la carrera espacial, los habitantes de Houston están muy orgullosos del centro espacial. Y no es para menos. Además de los miles de bien pagados empleos, el Centro Espacial Johnson es una fuente de orgullo para la región. De hecho, en Estados Unidos la gente identifica a la ciudad antes que nada como la sede del CSJ.
          Hace años que tuve la oportunidad de visitarlo, un día inolvidable para mí. Si no lo has hecho ya, espero tengas la oportunidad de cruzar sus puertas. (y si mi libro vende un millón de copias, te invito yo)… 😛
          Mil gracias y un abrazo!

Comments are closed.