Mitología Griega para principiantes IV: las Musas.

Comparte con tus amigos !!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponShare on YummlyDigg thisBuffer this page

Hoy volvemos con una entrada dedicada a ese conjunto de leyendas y mitos que los griegos utilizaban para humanizar a sus deidades: la mitología. Ya hemos hablado del nacimiento de la mitología, de Zeus el seductor y de Pandora. Hoy toca visitar a las musas.

Las musas son un grupo de mujeres mitológicas que inspiran las artes, la literatura y las ciencias, a los humanos. Presuntamente son las nueve hijas de Zeus y Mnemósine, la personificación de la memoria. Antes del periodo clásico, sin embargo, eran sólo tres, y eran consideradas como ninfas.

Personalmente, siempre he considerado a las musas como miembros (o miembras) de la mitología más agradables. No estaban todo el día de pleito entre ellas, no mataban ni seducían a los incautos humanos, y hacían mucho bien.

Son tan importantes, que el título de musas se ha extendido a cualquier fuente de inspiración. Cada artista, divulgador, o enamorado, tiene su propia musa, humana, mitológica o abstracta. Lo que me extraña es que no haya “musos”. Será que los hombres no inspiramos nada.

Las musas de la mitología griega

De tres a siete a nueve

Dependiendo quien las cuenta, puede haber desde tres hasta nueve musas. En la Beocia de Hesíodo eran tres. Ya en el periodo clásico se solían mencionar nueve, aunque en ocasiones con diferentes nombres.

Por ejemplo, las tres originales podrían haber sido Mneme, musa de la memoria, Melete, de la práctica y Aoide, de la canción. Plutarco y Pausanias coinciden en número y nombres. En la Delfi del Oráculo, eran tres, pero con otros nombres: Nḗtē, Mésē, e Hýpatē,

Por otra parte, el mismo Pausanias creía que había dos generaciones de musas: la primera serían musas hijas de Urano y Gaia, esto es, de la primera generación, y las segundas de Zeus y Mnemosine.

En cualquier caso, tradicionalmente contamos  nueve musas, cada una con su respectivo arte:

Las musas

Caliope: la musa de la elocuencia y la poesía épica. Su nombre significa “la de la voz bella”, Se le representaba como una joven con una corona dorada, lo que según algunos demostraba su supremacía sobre el resto de musas.

Euterpe: la musa de la música, representada a menudo con un doble flautín, y en otras ocasiones con varios instrumentos. Su nombre significa “la que complace”, o “la muy placentera”.

Erato: la musa de la poesía lírica, o romántica. Erato, cuyo nombre significa “deseada” o “amorosa”, suele ser representada con una lira, y un ramo de mirtos y rosas. En ocasiones también se le relaciona con el dios Eros, por el sentimiento que ella inspira.

Musas con sus nombres

Melpomene: originalmente la musa del coro, por la sección del teatro, se fue convirtiendo en la musa de la tragedia. Se le representa con una máscara y las cothurnus, las botas que llevaban los actores dramáticos.

Polimnia: como su nombre lo dice, la musa “de los muchos himnos”, o musa de la música sagrada. Se le atribuye la invención de la lira, lo cual tiene sentido, pero también de la agricultura.

Terpsícore: la musa de la danza. Literalmente, “la que deleita con la danza”. También se le asocia con la poesía lírica, y según algunas leyendas, es la madre de las sirenas.

Talía: la musa de la comedia. Su nombre significa “florecer”, porque las alabanzas en sus canciones “florecen” con el tiempo. Se le representa con una máscara cómica y una especie de bastón. El hecho de que en los teatros se tire de un mal actor con un bastón es una referencia a Talía.

Urania: su nombre significa “celestial”, y es la musa de la astronomía. Como tal, se le representa con un globo terráqueo y una brújula.

Clio: nuestra musa, la musa de la historia. También conocida como “la que da fama” o “la proclamadora”, a Clio se le representa con pergaminos, libros y una corona triunfal de laurel.

Musas para todos

El término musa se ha extendido a cualquier fuente de inspiración para todo tipo de artistas. Además, las mismas musas han sido el objeto del arte. Desde la época clásica y, en especial, en el Renacimiento, se han elaborado numerosas pinturas y esculturas que representan a las musas. También hay representaciones modernas.

Representación moderna de las musas

Por cierto, la palabra musa es el origen de “museo”, que literalmente significa “lugar de culto a las musas”. No es para menos. “Música”, también tiene su origen en estas figuras mitológicas.

Y tú, ¿tienes una musa favorita? Ya me lo contarás en los comentarios… yo voy a hacerle otro homenaje a Clio…

Zeus el seductor

El mito de Pandora

Comparte con tus amigos !!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponShare on YummlyDigg thisBuffer this page