Leche cruda: la moda que te puede matar.

Hace unos días se publicó la noticia de que un hombre había sido hospitalizado en Madrid con meningitis. La causa aparente, la bacteria Listeria monocytogenes, que ingirió al consumir un tipo de queso de oveja, elaborado con leche cruda.

Según las investigaciones preliminares, este tipo de queso no debía haberse fabricado con leche cruda. Parece haber sido un accidente, un error en la cadena de producción. Porque es bien sabido que, la leche cruda te puede matar.

En la Unión Europea está prohibida la comercialización de leche cruda, y sólo se permite la elaboración de algunos quesos con este producto. En esos casos, el proceso de curado del queso actúa de manera similar a la pasteurización, matando bacterias.

Pero por alguna razón incomprensible, la leche cruda está causando furor entre un grupo personas. Se les ha hecho creer, y creen, que la leche cruda tiene ciertas propiedades alimenticias que la leche pasteurizada no tiene. Esa creencia es totalmente falsa.

Lo que sí es cierto, es que los casos de meningitis y otras afecciones provocadas por la leche cruda en Estados Unidos están aumentando. Los médicos y los científicos lo advierten, pero muchos prefieren hacer caso a su ideología, antes que a la ciencia.

No son ellos, sino sus hijos, quienes lo están pagando caro.

Leche cruda, la moda que puede matar

¿Qué es la leche cruda?

Nada del otro mundo. La leche cruda es simplemente la leche de cualquier animal que no ha sido pasteurizada. Típicamente consumimos leche de vaca, oveja o cabra, pero solemos consumirlas ya limpias de bacterias peligrosas.

Estas bacterias, como la mencionada listeria o la salmonella, pueden pasar a los humanos cuando consumimos producto como su carne, su leche o sus derivados. Hasta no hace muchas décadas, muchos niños morían de algunas de estas enfermedades.

Pero hace unos 150 años, el francés Louis Pasteur descubrió un proceso para limpiar la leche y otros productos de los patógenos mortales. Ese proceso lleva su nombre, pasteurización, y no es más que calentar la leche a altas temperaturas para matar las bacterias.

Conforme los países fueron adoptando la pasteurización, las muertas por salmonelosis y meningitis descendieron. No pudieron decir lo mismo en las naciones menos desarrolladas, hasta que no tuvieron los medios para adoptar la pasteurización.

Las ideas “alternativas”

En los últimos años, sin embargo, ha surgido una moda que promueve una supuesta alimentación “más sana”. En realidad, lo que esta gente promueve es una alimentación más natural, lo que no siempre es más sano.

Leche cruda

Si algo hemos aprendido en nuestros milenios de civilización, es que la naturaleza es algo muy peligroso. Los lobos se pueden comer a nuestros pequeños; los terremotos destruyen nuestras ciudades, y las enfermedades nos matan, entre otros muchos peligros.

Pero hay mucho ingenuo que cree en eso de la “armonía con la naturaleza”. Creen que todo lo natural es bueno, y que todo lo inventado por el hombre es intrínsecamente malo. Sus ideas políticas, o “ecológicas”, no le dejan ver más allá.  

Aquellos que defienden el consumo de leche cruda, o agua sin purificar, o ve tú a saber que nueva moda, no se dan cuenta de que dichas prácticas son muy peligrosas. Lo peor es que muchas veces son sus hijos los que sufren las consecuencias.

Alimentación “sana”

En septiembre de 2006, el niño de siete años Chris Martin, fue a visitar a su abuela. Estando ahí se sintió mal, y su madre se dio cuenta de que sus heces estaban llenas de sangre.

En el hospital dijeron a los padres de Chris que estaba muy grave. Había desarrollado el Síndrome Urémico Hemolítico (HUS), causado por la bacteria E-coli. Chris fue urgentemente transportado por helicóptero a un hospital de Los Ángeles.

Organic pastures logo

Durante las semanas que el niño estuvo hospitalizado, entubado y aislado por contagios potenciales, su madre conoció a la madre de otra niña internada con síntomas similares. Descubrieron que sus hijos tenían algo en común: los dos habían bebido leche cruda.

La leche la habían adquirido en una tienda de alimentación sana. El proveedor era una empresa llamada Organic Pastures. La Food and Drug Administration rápidamente cerró la planta embotelladora de Organic Pastures, mientras buscaban el lote contaminado.

Desde ese año, Organic Pastures ha tenido que pagar varias docenas de indemnizaciones porque su leche ha enfermado a igual número de víctimas. No obstante, la planta sigue abierta, y su leche cruda se sigue vendiendo muy bien.

La leche cruda no es mejor

Los defensores de estos productos alternativos aseguran que son más sanos que lo convencional. Dicen que la leche cruda tiene más vitaminas, que previene alergias y el desgaste de los dientes. No hay pruebas de ello.

Por otra parte, dicen que la leche pasteurizada puede causar cólicos, osteoporosis, artritis, problemas cardiacos y cáncer. Lo más peligroso de esto es que aparece en el Huffington Post, un medio de muy largo alcance.

Para la mente educada, sobre decir que no hay ninguna prueba de estas afirmaciones, como tampoco la hay de que la homeopatía o la acupuntura sirvan para algo. La ciencia simplemente no ha encontrado diferencias entre la leche cruda y la pasteurizada, ninguna, zip.

Pasteurizadora, se calienta, y se enfría

Sin embargo, los promotores de la leche cruda insisten en las típicas referencias: “mi hijo se siente mejor”, “me siento más débil si no bebo leche cruda”, “ya no tenemos alergias”. Igual que con la homeopatía. Gilipolleces.

Eso sí, hay que aclarar que la leche cruda no es mala per se. Es muy posible que la bebamos sin que nos pase nada, sobre todo los adultos. El problema es el riesgo. Podemos enfermar, o no, sin obtener ningún beneficio, aparte de sentirnos muy “orgánicos”.

Relacionado: Homeopatía, la historia de un fraude.

Lo que dice la ciencia

Tanto la agencia que monitorea los alimentos en Estados Unidos (FDA) como la Organización Mundial de la Salud (WHO), recomiendan la pasteurización. El riesgo de beber leche cruda es demasiado alto, especialmente para los más débiles, sin que se aprecie ningún beneficio.

Ningún estudio científico ha encontrado ninguna ventaja de beber leche cruda, ninguno. Tampoco sus promotores la han encontrado, por mucho que la defiendan. Eso de que “mi hijo está más sano” gracias a la leche cruda, no es ciencia, es superchería, es fé ciega.

Lo que sí está claro, es que la leche cruda puede causar enfermedades. Al no estar pasteurizada, puede contener los patógenos que, en algunos casos, pueden causar la muerte.

De hecho, mientras más se extiende el consumo de leche cruda, más brotes de salmonella, E-coli y Listeria se han detectado. Casi todos causados por beber leche no pasteurizada.

baxterias en leche cruda

Es una decisión tuya

En 17 estados de Estados Unidos, la comercialización de leche cruda es legal. No lo es en el resto de estados ni en la Unión Europea. Por algo será, y no porque no se persiga la salud de los ciudadanos.

Muchos son libres de comprar y consumir leche cruda. Es un gran riesgo, como jugar a la ruleta rusa. Te puede tocar o te puedes salvar. El problema es que, en muchos casos, se apunta el cañón a la cabeza de los niños.

Parece que no aprendemos, que no nos damos cuenta de que el progreso consiste en vivir mejor. De qué nos han servido los avances de los últimos siglos si luego algunos quieren volver a una época en la que el 80% de los niños perecía antes de los cinco años.

La leche cruda puede ser muy rica en sabor, puede hacerte sentir bien con el medioambiente, pero debes conocer los riesgos. La leche cruda te puede enfermar, y te puede matar. Si quieres bébela, pero no se la des a tus hijos.  

Chris Martin se salvó, pero debido a la leche cruda sufrió un fallo renal y una insuficiencia hepática. Su vida no es ni será normal. No puede, por ejemplo, beber nada de alcohol, y muy pocos azúcares. Además, será hipertenso de por vida. Otros niños no han tenido tanta suerte.

¿Quieres esa vida para tus hijos? Ya sabes, dales leche cruda.

6 thoughts on “Leche cruda: la moda que te puede matar.

  1. Hola estimado Jesús,

    Gracias por otro artículo interesante e informativo.

    Para mí ha sido una preocupación ésto de la medicina alternativa. No podemos negar el origen natural de muchos medicamentos como la aspirina y la penicilina y otros antibióticos (por nombrar algunos), pero como tú bien lo señalas, no debemos echar por tierra siglos de investigación y llevarnos por lo que nos cuentan algunos que atribuyen mejoras en su salud a la “medicina natural”.

    Yo puedo llegar a justificar el uso de los recursos naturales en lugares en donde el acceso a medicamentos procesados es muy limitado. También se justifica la falta de una actitud mas critica o inquisitiva porque si alguien que uno conoce y quiere le aconseja tal o cual método para contrarrestar sus males, pues es creible. En fin, todo esto está ligado, en la mayoría de los casos, a la ignorancia y a la falta de recursos. Ahora bien, es inaceptable que en ciertos paises, donde la educación está dirijida a crear mentes críticas, se quiera retroceder y poner en riesgo la salud de otros.

    Me ha pasado con algunas amistades que me preguntan que que pienso de ciertos productos que se están utilizando para algunas enfermedades. Creo que la responsabilidad de uno es guiarlos hacia la búsqueda de información en fuentes reconocidas y no creer en lo que el vecino les cuenta.

    Voy a contarte una experiencia personal y que es el ejemplo que yo pongo cuando me llegan a preguntar sobre “métodos naturales” para curar ciertas afecciones. En mi casa se ha utilizado una hierba conocida en Guatemala como “pericón” (nombre científico: Hypericum perforatum) para quitar los cólicos. También se utiliza para aliviar algunos síntomas relacionados con la depresión. En una oportunidad me dieron una infusión de esa hierba y me puse muy mal, con vómitos que no paraban. Lo relacioné inmediatamento con lo que había tomado, pero no podía probarlo, hasta que experimente conmigo misma otro par de veces y me dio la misma reacción. Con este ejemplo he podido ilustrar que por muy natural que una medicina sea, eso no implica que no haya riesgos de una reacción adversa. Aunque cualquiera podría decirme que no es suficiente mi experimento, al menos mi recuento es algo inmediato para al menos llamar la atención y llamarlos a que investiguen entonces en fuentes que si reflejan verdaderos estudios.

    Gracias por leer mi largo comentario, Jesús.

    Saludos,

    Lidia

    • Hola Lidia,
      sospecheaba que pensarías como yo. No podemos vilipendiar todo lo natural, que suele seer bueno, pero tampoco podemos, ni debemos aceptar todo lo “natural”, como buen y sano. El progreso nos ha traído hasta donde estamos porque hemos descubierto que hay, entre otras cosas, muchos patógenos en la naturaleza que pueden matarnos. Es el caso de la leche, en la que en muchas ocasiones e cuelan bacterias y virus que pueden causar graves trastornos al consumidor. Más, sin son niños, ancianos o mujeres embarazadas.
      Debemos tener cuidado con todas estas modas. La mayoría no hacen daño (tampoco tienen ningún beneficio), pero algunas son peligrosas. No nos dejemos llevar por lo alternativo, sólo porque lo es, y olvidar todos los avances de la ciencia. Si lo hscen, que no lo hagan con los niños.
      Mil gracias por tu valioso comentario. Siento la tardanza en responder, pero aquí estamos.Un besín hasta mi otra patria. 😛

  2. Muy buen post, estas modas se dan porque no saben nada, y gente que no ha vivido en el campo, la leche cruda se hierve TRES VECES como mínimo, y las leche que se toma cruda es el calostro (así lo llamamos en Colombia), que es la primera leche que se ordeña, o la de la mitad como máximo, la última no se toma cruda nunca (porque no sé, pero así es en el campo, y no pienso ponerme a probar siglos de sabiduría popular)
    Eso de leche cruda envasada es peligroso, cualquiera que conozca cinco cositas del campo, lo sabe. Pero como son chicos siguiendo modas. :/

    • Hola Sherezade,
      como bien dices, estas modas y otras tienen su fundamento en la ignorancia. La gente sólo sigue e imita, sin pensar críticamente. La leche hay que hervirla para asegurarnos que, al beberla, no tiene patógenos peligrosos. Lo sabemos desde hace mucho tiempo. Pero bueno, si hay gente que quiere arriesgarse, adelante, es su vida. Lo que pido es que no se la den a niños que no pueden tomar la decisión por su propia cuenta.
      Esperemos sirva de algo.
      Mil gracias por tu valiosa aportación. Un besín!

Comments are closed.