Mar del Coral: la primera batalla naval moderna.

Cuando digo que la Batalla del Mar del Coral fue la primera batalla naval moderna, me refiero al hecho de que fue la primera en la que dos portaaviones se enfrentaron. También porque fue la primera en la que las dos flotas enemigas nunca se vieron y nunca se dispararon una a otra.

La Batalla del Mar del Coral se luchó vicariamente entre las fuerzas navales del Imperio del Japón y la Armada de Estados Unidos. Las flotas se atacaron mutuamente sólo con las escuadrones aéreos que viajaban en sus cubiertas. De hecho, ninguna de ellas se acercó a menos de 100 km del enemigo.

Aunque no es tan célebre como las posteriores batallas de Guadalcanal y Midway, la batalla del Mar del Coral es igual de importante. Fue la primera vez en la que fuerzas navales de Estados Unidos frenaron a los japoneses, y les impidieron adquirir una importante base.

Port Moresby, el objetivo, permaneció en manos aliadas hasta el final de la guerra. Además, el desgaste causado a los japoneses en el Mar del Coral, influyó en la Batalla de Midway, sólo un mes después.

Mar del Coral, scratch one flat top

Antecedentes

El 7 de diciembre de 1941, fuerzas navales, aéreas y terrestres del Imperio del Japón atacaron Pearl harbor, las Filipinas y la Península de Malaya. Dichas acciones provocaron su inmediato estado de guerra en contra de Estados Unidos y el Reino Unido.

La estrategia del gobierno militarista nipón consistía en conquistar una vasta red de territorios de los que pudieran extraer recursos naturales. Al mismo tiempo, había que construir una red de bases en el perímetro, para su defensa.

Ante el éxito logrado en las primeras semanas, el Estado Mayor japonés sugirió que la armada conquistara también Australia. La marina rechazó la idea, alegando que sus fuerzas estaban ya muy extendidas.

No obstante, el Vicealmirante Shigeyoshi Inoue sugirió otra misión: capturar Port Moresby, el último reducto inglés en Nueva Guinea, y la isla de Tulagi, en el archipiélago de las Salomón. Desde dichas bases, Japón podría controlar las rutas navales aliadas y mantener a Australia fuera de la contienda.

Inoue, como Comandante de la 4ª Flota, planificó la Operación MO. Él mismo dirigiría la ataque con una gran flota. Tulagi debía ser capturada entre el 2 y el 3 de mayo de 1942, y Port Moresby el día 10.

El único problema, que los estadounidenses se había enterado de la Operación MO, y no pensaban dejar pasar la oportunidad de enfrentarse al enemigo. El Almirante NImitz envió a dos fuerzas de ataque (Task Force) a la zona.

Relacionado: ¿Estaban avisados los Estados Unidos del ataque a Pearl Harbor?

El Mar del Coral

Para muchos puede parecer un paraíso, y no se equivocan. El Mar del Coral es una zona del Pacífico Sur, de aguas templadas y extensa flora y fauna. Sus aguas cristalinas reflejan los matices de la luz solar en miles de destellos simultáneos.

El Mar del Coral está delimitado, hacia el oeste, por Australia; el norte, por la costa sur de Nueva Guinea, y al noreste desde las Islas Salomón, bajando hacia el sur donde se encuentra Nueva Caledonia. El Mar del Coral se funde más al sur con el Mar de Tasmania. El este lo bordan las Islas Hébridas.

Mar del Coral

A finales de abril de 1942, las dos fuerzas de la US Navy (TF-11 y TF-17), más una tercera (TF-44) estadounidense y australiana, entraron en el Mar del Coral por el sureste. Buscaban a la flota japonesa. No la encontraron el primer día, pero la batalla no tardaría en comenzar.

Batalla del Mar del Coral

Las fuerzas

Armada Imperial Japonesa:

Almirante Shigeyoshi Inoue

2 portaaviones (Shōkaku y Zuikaku) y un portaavión ligero (Shōhō), con un total de 127 aviones.

1 porta hidroaviones

9 cruceros

15 destructores

5 dragaminas

2 minadores

2 cazasubmarinos

3 cañoneros

12 transportes de tropas

1 petrolero

US NAVY:

Almirante Frank J. Fletcher

2 portaaviones (Lexington y Yorktown) con 128 aviones

9 cruceros

12 destructores

1 porta hidroaviones

2 petroleros

US Army

General Douglas McArthur

4 escuadrones de bombarderos B-17 (en Australia)

Primera fase: 1-4 de mayo, Tulagi

El 30 de abril, una flotilla japonesa zarpó de Rabaul rumbo a Tulagi. Dos destructores, cinco dragaminas, dos lanchas minadoras, y dos cazasubmarinos protegían a un buque transporte con unos 500 soldados.

Movimientos japoneses Mar del Coral

Otra fuerza, consistente del portaaviones ligero Shōhō, cuatro cruceros pesados, dos cruceros ligeros, un portahidroaviones y otro destructor, vigilaba a poca distancia. En cualquier caso, los japoneses no esperaban mucha resistencia en Tulagi.

El mismo día, las tres flotillas aliadas entraron en el Mar del Coral, Tf-11 y TF-17 por el este, y TF-44 desde Australia. Al día siguiente las dos primeras se encontraron, pero Fletcher sabía que las dos fuerzas debían repostar.

USS Yorktrown CV5

USS Yorktrown CV5.

El día 2, Fletcher partió rumbo noreste con la TF-17 (con el Yorktown a la cabeza), mientras laTF-11 seguía repostando. Tf-11 tomó el mismo rumbo al día siguiente, aunque Fletcher no se enteró, pues había ordenado total silencio en la radio.

Al amanecer del 3 de mayo, la fuerza invasora japonesa desembarcó en Tulagi. Inmediatamente los ingenieros procedieron a construir una base de hidroaviones, y un centro de comunicaciones.

Fletcher recibió la noticia del desembarco japonés el día 3 a las 17:00, y en ese momento puso rumbo hacia Tulagi. El día 4, desde una distancia 190 kilómetros, cinco escuadrones de bombarderos y cazas del Yorktown atacaron la fuerza de apoyo al desembarco.

El ZUikaku

El ZUikaku.

En tres ataques, los estadounidenses hundieron un crucero y tres dragaminas. Además, cuatro hidroaviones fueron destruidos y cuatro buques más dañados. El Yorktown perdió un bombardero y dos cazas, pero todas las tripulaciones fueron rescatadas.

Aún así, Los japoneses se hicieron fuertes en Tulagi y lograron establecer una base.

Segunda fase: 5-8 de mayo, Mar del Coral

Conocedoras las fuerzas de la presencia del enemigo, ambas flotas se dispusieron a encontrarlo para destruirlo. Una tarea que se dice fácil, pero que se demostró harto complicada en la inmensidad del océano.

Los días 5 y 6 de mayo, japoneses y estadounidenses navegaron de un lado a otro en la zona central del Mar del Coral. Ambas lanzaron aviones exploradores, pero sólo en una ocasión, un hidroavión japonés avistó TF-17, o parte de ella.

El único contacto entre ambas fuerzas fue cuando un escuadrón de B-17’s, estacionados en Australia, atacaron la flota de invasión, sin causarle muchos daños. No obstante, durante un corto periodo, ambas flotas estuvieron a sólo 120 km de distancia, sin saberlo.

Ataques del 7 de mayo

La mañana del 7 de mayo, la fuerza japonesa estaba a unos 300 kilómetros al norte de la TF-17. Aunque ni Fletcher ni el comandante de la fuerza japonesa, el Almirante Takagi, sabían exactamente dónde estaba el enemigo, tenían una buena idea.

A las 6:30 de la mañana, Fletcher envió a la TF-44 (ahora denominada TF-17.3), a buscar la fuerza invasora y prevenir su desembarco. Fue un movimiento arriesgado, pues la Tf.-17.3 no contaba con aviones para protegerla.

Batalla del Mar del Coral

Casi al mismo tiempo, Fletcher envió también 10 bombarderos Douglas SBD Dauntless, a buscar el enemigo. Los japoneses hicieron lo propio con 12 Nakajima B%N, dos docenas de hidroaviones de varios destructores y de Tulagi, y tres bombarderos Mitsubishi desde Rabaul.

A las 7:22, un explorador japonés avisó que había localizado la flota estadounidense. “Un portaaviones, un crucero y tres destructores”, anuncio, 300 km al sur de la flota de Takagi. Otro explorador del Shokaku confirmó el avistamiento.

Confusión

Takagi inmediatamente lanzó todos los aviones disponibles: 18 Zeros, 24 torpederos y 36 bombarderos en picado Aichi. Sin embargo, poco después de despegar, otro explorador dijo que había visto a la flota yanquis, pero en otro punto.

Confundido, Takagi creyó que Fletcher había dividido su fuerza en dos grupos. En un intento de cubrir ambas posibilidades, Takagi continuó con el ataque hacia el sur, pero movió su flota hacia el oeste, hacia donde supuesta, y realmente, estaría el resto de la TF-17.Almirante Frank J. Fletcher

Finalmente, cuando sus aviones llegaron al punto anunciado inicialmente, descubrieron que sólo era un destructor, el SIm, y un petrolero, que se habían separado de la TF-17 la noche anterior. El primero fue hundido, y el segundo inutilizado, y posteriormente hundido.

Curiosamente, los estadounidenses cometieron el mismo error. Un piloto dijo haber visto la fuerza de ataque japonesa hacia el noroeste de la TF-17. En realidad se trataba de la flota de desembarco preparada para invadir Port Moresby.

Pero Fletcher creyó que era la flota principal, y lanzó su ataque con 18 cazas 4F4 Wildcat, 53 SBD Dauntless y 22 torpederos TBD Devastator.

Justo cuando despegaban, Fletcher recibió un mensaje de que un B-17 había descubierto la misma flota, pero 56 kilómetros más al sur. Hacia allí se dirigió el ataque.

Los aviones del Yorktown y del Lexington lograron hundir el portaaviones Shōhō. El piloto Robert E. Dixon, para avisar al Lexington del hecho, dijo por la radio -”Scratch one flat-top! (¡tacha un cabeza plana!), que se convirtió en el grito de guerra yanqui cada vez que hundían un portaaviones japonés.

El gato y el ratón

Ante la pérdida del Shōhō, Inoue decidió posponer la invasión de Port Moresby, y retiró la flotilla hacia el norte. Al mismo tiempo, continuó la búsqueda de la TF-17. Fletcher, por su parte, prefirió sólo preparar sus aviones para la defensa.

Almirante Shigeyoshi InoueInoue (imagen) sí envió varios grupos de exploradores en búsqueda del enemigo. A las 13:15, un avión avistó a la TF-44, el grupo de cruceros, pero el piloto se confundió y dijo haber visto dos portaaviones.

Inoue lanzó un ataque.y a las 14:30 horas 12 torpederos y 19 bombarderos atacaron a los buques de guerra.

Los pilotos japoneses informaron haber hundido al menos un acorazado y dañado otro. En realidad ninguno sufrió daños de consideración.

El Comandante Crace, de la TF-44, avisó a Fletcher de que no podía mantener su posición sin apoyo aéreo, y pidió permiso a Fletcher para retirarse algo más al sur, fuera del alcance de aviones japoneses.

A las 16:30, Takagi ordenó una misión más de búsqueda y ataque. Los aviones fueron enviados en la dirección correcta, pero el radar yanqui permitió a los portaaviones desviarse, y enviar a sus aviones a interceptar.

Del total de 27 naves enviadas por Takagi, 12 torpederos y 15 bombarderos, 10 fueron derribados por los norteamericanos. Otros once se perdieron cuando intentaron aterrizar, ya de noche, de vuelta en sus portaaviones.  

8 de mayo: el ataque decisivo

Al amanecer, las dos flotas lanzaron sus aviones scout. A las 8:20, un avión del Lexington avistó a los japoneses. Dos minutos más tarde, un explorador del Shōkaku descubrió a la TF-17. Ambas fuerzas se prepararon para sus ataques, a unos 390 kilómetros de distancia.

Los portaaviones norteamericanos lanzaron sus ataques por separado. Del Yorktown despegaron 6 cazas, 9 torpederos y 24 bombarderos en picado. El Lexington envió 9 cazas, 12 torpederos y 15 bombarderos.

Al USS Lexington en llamas en el Mar del Coral

Al USS Lexington en llamas en el Mar del Coral.

Por su parte, los japoneses, ya cortos en aviones por las pérdidas del día anterior, enviaron 18 cazas, 18 torpederos y 33 bombarderos. A las 10:57, los bombarderos del Yorktown localizaron a la flota japonesa.

El Zuikaku estaba protegido bajo las nubes, por lo que todos los ataques del Yorktown se dirigieron al Shokaku. Dos bombas de 450 kg cada una dieron en el blanco, causando graves daños a la cubierta y los hangares. Ningíún torpedo dio en el blanco.

A las 11:13, los japoneses avistaron la TF-17. Los torpederos atacaron primero. Ninguno de los cuatro lanzados contra el Yorktown dio en el blanco, pero dos torpedos golpearon el Lexington. Uno de ellos, abrió en los tanques de gasolina, y provocó varios incendios.

Los bombarderos tuvieron más suerte. Dos bombas cayeron sobre el Lexington, y una sobre el Yorktown, que penetró cuat cubiertas antes de explotar. Ambos portaaviones quedaron muy dañados. Pero la batalla aún no acababa.

A las 11:30, el ataque del Lexington llegó hasta el enemigo. Una tercera bomba de 450 kg, cayó sobre el Shokaku, y varias más, aunque no golpearon directamente, dañaron el casco del Zuikaku. El Shokaku quedó tan dañado que no pudo recuperar sus aviones.

Por otra parte, y aunque en un principio parecía que sobreviviría, el Lexington sufrió una tremenda explosión horas después de la batalla, y fue hundido por un destructor amigo después de rescatar a su tripulación.

Resultado y consecuencias

La Batalla del Mar del Coral fue la primera en la que las fuerzas se enfrentaron exclusivamente por medio de sus aviones. Ninguno de los comandantes involucrados tenía experiencia en este tipo de batalla, y se notó.

Hubo mucha confusión, muchos errores de interpretación, aunque operativamente, los japoneses demostraron una mayor organización. Tácticamente, la batalla fue una victoria para la Armada Imperial Japonesa, que perdió un portaaviones ligero, el Shōhō, mientras que la US Navy perdió al poderoso Lexington.

El hundimiento del Shoho

El hundimiento del Shoho.

Sin embargo, desde el punto de vista estratégico, la Batalla del Mar del Coral fue una victoria para los estadounidenses. Primero, porque detuvieron la invasión de Port Moresby, que fue cancelada poco después. Fue la primera vez que los alados frenaban una invasión japonesa.

Pero más importante, si cabe, fue el hecho de que ni el Zuikaku, que perdió casi toda su dotación de aviones, ni el Shokaku, que tuvo que volver a Japón para ser reparado, pudieron participar en la Batalla de Midway. Quién sabe qué hubiese ocurrido en caso contrario.

La Batalla del Mar del Coral fue el primer encuentro naval moderno. A partir de entonces, casi todas las grandes batallas navales de la Segunda Guerra Mundial seguirían el mismo contexto. Fuerzas navales que sólo entrarían en contacto desde el aire.

No será tan famosa como Midway, Guadalcanal, Leyte o Santa Cruz, pero la Batalla del Mar del Coral preparó el camino para sus sucesoras, y para la victoria final.

2 thoughts on “Mar del Coral: la primera batalla naval moderna.

  1. Muy completo e interesante este artículo sobre la Batalla del Mar del Coral. Lo esperaba bueno y ha sido mejor. Muchas gracias Jesús. De hecho, he puesto la imagen del Douglas TBD Devastator como fondo de pantalla de mi ordenador.

    La casualidad ha querido que en estos días se haya producido una importante noticia directamente relacionada con este combate: el pecio del USS Lexington ha sido localizado hace cinco días a unos 3.000 metros de profundidad y a más de 800 kms de la costa oriental de Australia. La noticia completa la he leído en este enlace:

    https://elpais.com/cultura/2018/03/06/actualidad/1520322935_718437.html

    Ahí ha reposado “Lady Lex” a lo largo de los últimos casi 76 años…….y ahí seguirá. Por cierto, en el segundo ´´44 del vídeo que incluye la noticia se aprecian con claridad los restos de un Douglas TBD Devastator.

    Tu artículo hace honor a una batalla que no se ha estudiado con tanta profundidad como otras muy cercanas en el tiempo, y que eclipsaron la vital importancia de este enfrentamiento, el primero puramente aeronaval de la historia militar y que supuso que, por primera vez desde Pearl Harbor, las fuerzas terrestres, navales y aéreas de Japón vieran frustrados sus planes, que en este caso habrían supuesto la toma de Port Moresby, con la consiguiente amenaza directa sobre Australia y sobre las vías de comunicación y suministro entre esta nación y Estados Unidos. Menos mal que esta invasión no se llevó a cabo, gracias a la Batalla del Mar del Coral, en la cual la USNavy perdió en el plano táctico pero venció con claridad en el estratégico.

    • Estimado Dr. Udet,
      tú mejor que nadie sabe que esta entrada dedicada a la Batalla del Mar del Coral estaba planificada desde hace tiempo. La casualidad ha querido que en estos días se haya publicado a noticia del Lexington. Sin duda, como bien dices, es un notición, aunque poco podremos aprender del pecio, pues está catalogado como tumba y no se puede tocar.
      Acabo de ver el vídeo que enlazas, chulo, efectivamente, se puede ver el TBD Devastator. Leí por ahí que habían encentrado 32 de los 35 aviones que estaban en cubierta cuando el Lexington fue hundido. Ojalá y con el tiempo nos den más información, o que hagan un buen documental.
      Respecto a la batalla, poco más podemos decir. Fue más importante de lo que mucha gente cree, por su primicia como batalla exclusivamente aeronaval, como por la influencia que tuvo en Midway. ¿Qué hubiese sucedido si los japoneses hubiesen capturado Port Moresby? Difícil decirlo, pero ese hecho seguramente hubiese alargado la guerra por varios meses, y elevado el coste humano y material. No fue así, gracias al Lexington, al Yorktown, y a todos los hombres que sirvieron y perdieron la vida en esa batalla.
      Mil gracias por tu valiosa aportación, como siempre. Un honor y un pacer recibir tus comentarios.
      Un fuerte abrazo!

Comments are closed.