Boeing 747 Jumbo: historia de una joroba.

No hay duda de que el Boeing 747 “Jumbo”, es el avión más reconocido del mundo. Su ubicuidad, su enorme tamaño y, en especial, su particular joroba, avisan desde lejos que el rey de los cielos se aproxima.

El Boeing 747 ya no es el avión más grande del mundo, título que ostentó durante casi cuatro décadas. El Airbus A380 le ha quitado el puesto. No obstante, el 747 sigue dando la batalla, mejorando y creciendo aún en la madurez.

Si el Boeing 747 es un avión histórico, es porque fue una completa revolución en el mundo de la aviación. Primero, por su tamaño. En el diseño original tenía una capacidad para 350 pasajeros, el doble que el de cualquier otro avión de la época.

Fue también revolucionario al ser el primer avión de fuselaje ancho, con tres secciones de asientos, configuración que ha sido copiada ya por varios competidores. Por supuesto, su característica joroba, fue también una revolución, difícil de imitar.

Lo curioso es que dicha joroba no fue el resultado programado del diseño. Su existencia se debe a una casualidad provocada por factores comerciales. De hecho, la joroba del Boeing 747 nació porque sus impulsores no tenían mucha fe en el futuro del avión.

Un 747 de Pan Am

Un 747 de Pan Am.

Origen del Boeing 747

La globalización provocada por la Segunda Guerra Mundial, y sus avances tecnológicos, permitieron la expansión de la aviación comercial. Entre 1945 y 1947, el número de pasajeros civiles volando duplicó las cifras anteriores al conflicto.

La demanda de asientos llevó a las aerolíneas a buscar aviones más grandes, espaciosos, eficientes, rápidos y cómodos. La respuesta de los constructores no se dejó esperar. En 1952, la británico de Havilland puso en el mercado al Commet, el primer jet comercial.

De Havilland Commet

De Havilland Commet, el primer jet comercval.

En 1955 entró en al mercado el francés SE-210 Caravelle. Dos años después nació el Boeing 707, y en 1958 el DC.8, todos con motores a reacción, y diseñados específicamente para el transporte de pasajeros y de mercancías.

El resultado fue extraordinario. De 1950 a 1970, el número de pasajeros se multiplicó por 4, de 95 a 500 millones. Las aerolíneas vivían su época de oro, y esperaban que esas cifras sólo podían volar más alto.

Una entre ellas, y su líder, serían cruciales en el nacimiento y diseño del Boeing 747,

Llega Pan-Am

Una de las aerolíneas con más éxito en la época, era Pan-Am. Pionera en los vuelos trasatlánticos, Pan-Am lideraba la aviación comercial en aviones, rutas, número de pasajeros y beneficios.Juan Trippe, fundador de Pan-Am

Buena parte del éxito de Pan-Am se debía a su proactivo y ambicioso Presidente, Juan Trippe. Su estilo agresivo y temerario, le había llevado a lo más alto de la industria. Todo un personaje, Trippe sólo pensaba en cómo mover más gente más rápido y a menos precio.

Por ello, a mediados de los años 60, Trippe pagó una visita a Boeing. Quería que la empresa construyera un avión el doble de grande que cualquier otro.

De esa manera, podría reducir la congestión que muchos aviones pequeños provocaban en los aeropuertos, y de paso, vender más billetes.

Nace el Boeing 747

En 1965, Boeing inició el diseño del 747, basándose ligeramente en un proyecto infructuoso para un transporte militar, el CX-HLS. Al año siguiente, Pan-Am hizo un pedido por 25 de estos aviones, en cuyo diseño se involucró activamente.

Boeing tuvo que construir una planta nueva para ensamblar su nuevo avión. La planta, en Everett, Washington, fue y sigue siendo el edificio más grande del mundo. Tan grande, que dentro se forman sus propias nubes.

No obstante, el diseño del Boeing 747 no fue una bicoca. Originalmente, su diseñador, Joe Sutter, había pensado en un avión de dos pisos, como el A380, pero las dificultades para evacuar a los pasajeros le obligaron a tomar otra decisión.

En lugar de dos pisos, Sutter diseñó una cabina más ancha, en la que cupieran más filas de asientos. La joroba aún no existía, y si apareció fue debido a acontecimientos al otro lado del Atlántico.

Vuelo supersónico

Antes incluso de que naciera la idea del 747, Francia e Inglaterra habían comenzado otro proyecto que haría historia. Intentando mantener sus industrias aeroespaciales, los dos países se habían puesto una meta muy alta.

Los aliados europeos querían construir el avión comercial más rápido del mundo. Creían que la velocidad, más que la capacidad, les daría la ventaja sobre las empresas norteamericanas. El resultado fue el Concorde, un avión de pasajeros supersónico.

Concorde

A pesar de las dificultades para construir su sueño, parecía que el camino era correcto, Viajar de Londres o París a Nueva York en menos de cuatro horas era lo que buscaban los clientes. Las por entonces medidas medioambientales y el petróleo barato lo hacían viable.

Tan poderosa era la idea del vuelo supersónico, que Boeing comenzó a desarrollar su propia versión. Bueno, en realidad, Boeing llevaba desde los años 50 pensando en un avión supersónico.

Cuando los europeos iniciaron el proyecto Concorde, Boeing incrementó sus esfuerzos. Cuando el Jumbo estaba ya en su últimas fases de diseño, la idea del vuelo supersónico había cobrado tanta fuerza, que fue instrumental en el nacimiento de la joroba del 747.

La joroba del 747

La empresa estadounidense, pensando que la velocidad era el futuro, decidió que el Jumbo perdería la carrera. El problema era que el proyecto ya estaba tan avanzado que no se podía abandonar.

A Boeing se le ocurrió entonces que el 747 podía transformarse en un avión de carga. Boeing pidió entonces a Sutter que lo adaptara para que el avión pudiese ser cargado con contenedores más rápida y fácilmente. Sutter propuso entonces una puerta en la nariz del avión.

747 cargo

La configuración de la puerta frontal no era nueva. Algunos aviones de carga ya la usaban, y se sigue usando en la actualidad. Pero para un avión tan grande como el Boeing 747 presentaba un problema: dónde poner la cabina.

Sutter propuso una solución muy sencilla. Subir la cabina de los pilotos unos metros sobre el fuselaje.

Cuando Juan Trippe vio el diseño, preguntó: ¿Qué habrá en este espacio? Sutter respondió: un área de descanso para la tripulación. El Presidente de Pan-Am corrigió: Nones, ese espacio llevará asientos de primera clase. Así, nació la joroba del Jumbo.

Guerras petroleras

Un 2 de marzo de 1969, el Concorde levantó el vuelo por primera vez. Menos de un año después, el 22 de enero del 70, el Boeing 747 hizo lo propio. La carrera comenzaba, y la historia se encargaría de decidir el ganador.

En octubre de 1973, la Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo, OAPEC, declaró un embargo de oro líquido a los países que apoyaron a Israel en la Guerra del Yom Kippur. El resultado fue que el precio del petróleo se cuadruplicó en tres meses.

Dicho aumento causó la Primera Crisis Petrolera que, claro está, afectó principalmente al transporte. Pero la crisis tuvo un efecto mayor en el Concorde, que utilizaba ingentes cantidades de combustible para alcanzar velocidades supersónicas.

A ello se le añadieron las protestas al ruido que causaban los motores del Concorde, y al daño que a la capa del ozono podrían causar. Varios aeropuertos prohibieran que el Concorde aterrizara en sus pistas. Su suerte estaba echada.

Mientras tanto, la enorme capacidad del Jumbo 747 reducía considerablemente su gasto de combustible. No sólo era el tamaño. El diseño de sus motores también ahorraba keroseno. El 747, casi sin querer, se convirtió en el salvador de la industria.  

Líneas históricas

El diseño, tamaño y joroba del Boeing 747 hicieron historia. Como decía al principio, es, junto con el Concorde, ya retirado, el avión más reconocible del mundo. No sólo eso, el Jumbo es también uno de los diseños más exitosos de la historia aeronáutica.

747.600

747.600 con la joroba extendida.

Más de 1500 Jumbos se han construido en sus 50 años de vida. Aproximadamente la mitad, en sus diversas versiones, aún sigue en servicio. El 747 se ha adaptado a las necesidades medioambientales y de eficiencia, y compite en igualdad de condiciones con aviones más modernos.

Como fue, el Concorde no consiguió nunca recuperar su inversión. De los 20 construidos, sólo 14 entraron en el servicio de pasajeros. Tres años después de su primer accidente, en agosto de 2000, fue retirado para siempre.

Pero el Boeing 747 sigue volando, y con éxito. Su versión más moderna, el 747-B, lleva una joroba más larga, hasta la mitad del fuselaje, aumentando su capacidad hasta los 457 pasajeros, frente a los 525 que su4ele llevar el A380 de Airbus.

Relacionado: Por qué los pilotos de aerolínea llevan uniformes navales.

El futuro del 747

Sólo el tiempo  dirá hasta cuando el Jumbo surcará los aires. La competencia es feroz, pero su versatilidad le ha permitido aguantar el paso del tiempo. En cualquier caso, es ya un avión histórico, y no en poca medida, por su clásica joroba.

Nota: aquel 747 Jumbo que realizó el primer vuelo en 1970, llamado Clipper Víctor, tuvo un trágico final. Volando para Pan-Am, fue una de las naves destruidas en el peor accidente aéreo de la historia, en Tenerife.

12 thoughts on “Boeing 747 Jumbo: historia de una joroba.

  1. Gracias Jesús. Tantas buenas memorias me quedaron de mi pasaje laboral por la PAN AM. Me acuerdo muy bien del B747 con su salón en la Joroba a donde se subía por la escalera interior. Impresionante era esa aeronave.

    Supongo que te acuerdes del atentado en el Cairo .. cuando el PAA101 era en route por NYC desde BRU… y terroristas secuestraron el avión y obligaron al piloto aterrizar en Egipto. Tenía varios amigos y conocidos entre los pasajeros y la tripulación.
    Muchos terminaron en hospitales en alrededor del Aeropuerto y también arriesgaron sus vidas siendo Judíos algunos ortodoxos.

    No me acuerdo si habían fallecidos pero sé que la destrucción del avión (explotó) le costó muchísimo a la PAN AM porque además no existieron en el entonces seguros para los aeronaves en caso de atentados terroristas.

    Siempre es un placer inmenso leerte, amigo Jesús. Gracias por permitirnos entender mejor la historia de nuestro “pequeño” mundo.

    • Hola Eugene!
      no sabía que habías trabajado en Pan Am. Para mí, como para muchos, fue la gran aerolínea de mi infancia. Aún recuerdo el gran letrero en un rascacielos de Nueva York, y la primera vez que me subí en un 747, de Pan Am, por supuesto.
      Desgraciadamente las líneas aéreas sufrieron mucho por el terrorismo en el siglo pasado. Eran muchos los secuestros y atentados, hasta que la seguridad aumentó, hasta hacerla un poco molesta para los pasajeros. EN cualquier caso, recuerdo el atentado de Lockerbie, y el accidente de Tenerife.
      Pero el 747 aún vuela, y con nuevas y más modernas y eficientes versiones. Acabo de volver de México en uno de ellos, y siempre es un placer volar en esta nave. A ver hasta cuándo llega… :p
      Mil gracias como siempre por tus amables palabras. Y por cierto, siento tanto retraso. Te habrás dado cuenta de que este año estoy publicando muy poco. Se debe a que estoy trabajando en otro proyecto que pronto verá la luz, y a que mi trabajo normal me tiene muy ocupado. Sólo puedo dedicarle a CH los fines de semana. Pero pronto volveré…
      Muchas gracias y un fuerte abrazo para England!

  2. Obvia que su origen está en el concurso de avión de transporte militar que ganó el C-5 Galaxy

    • Hola Pep,
      justo abajo del subtitulo “Nace elk Boeing 747”, lo menciono: “En 1965, Boeing inició el diseño del 747, basándose ligeramente en un proyecto infructuoso para un transporte militar, el CX-HLS. ”
      Un saludo!

  3. Los títulos no llevan punto, los signos de exclamación son dos (apertura y cierre) y se escriben pegados a las palabras que acompañan.

    • Hola RAE,
      Muchas gracias por tus consejos. Lo de los títulos no lo sabía. Sí sabía que los subtítulos no llevan punto, y hace mucho que así lo hago. En el tema de los signos de admiración e interrogación estamos de acuerdo, y suelo seguir esa regla, aunque en este artículo no haya utilizado ningún signo de admiración.
      Muchas gracias nuevamente y un saludo.

  4. Apartado “La joroba del 747”, renglón décimo, en el párrafo quinto de ese epígrafe: “Cuando Juan Trippe vio el diseño, preguntó: ¿Qué habrá en este espacio?……”

    La puntuación es modélica. Apertura, cierre y signos pegados a la primera y a la última palabra de la oración.

    ¿Corregir por corregir? Puede ser, RAE, puede ser. Por cierto, ¿me puedes explicar qué es eso de “pegados a las palabras que acompañan”. ¿Son las palabras las que acompañan? ¿A qué o a quién acompañan? Vaya bacalá pare.

    PEGADOS A LAS PALABRAS A LAS QUE ACOMPAÑAN. Mejor así. Ya sabes, verbos transitivos, intransitivos y demás.

    • Muchas gracias Don Ernst,
      No veo a qué se refiera el usuario RAE, al menos en este artículo. Es posible que haya cometido
      alguna falta al respecto en el pasado pues, aunque me considero una persona muy cuidadosa con la ortografía, nadie es perfecto.
      De todos modos, siempre se agradecen las correcciones a mis errores.
      Muchas gracias y un abrazo!

  5. Es posible que el amigo RAE se refiera al “comparte con tus amigos” que siempre aparece justo debajo del título del artículo, ¿no crees Jesús? Quizás deberías poner signos de apertura y pegar ambos a la oración, para que no se te cuele otro académico de la RAE enmendándote la plana.

    • Hola Ernst,
      Es posible que RAE se refiera a esa frase de “comparte con tus amigos”. El problema es que pertenece a un plug in y no estoy seguro de poder corregirlo. Aún así preguntaré a los expertos por si me pueden ayudar… Aprovecharé para quitar algunos de los botones de “compartir” que creo que sobran…
      Gracias nuevamente Caballero. Un abrazo.

Muchas gracias por comentar. Un cordial saludo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.