Cómo rechazar una oportunidad de negocio mil millonaria.

Comparte con tus amigos !!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponShare on YummlyDigg thisBuffer this page

En la Nochevieja de 1961, un par de horas antes de que las campanas repicaran en el Big Ben para marcar el nuevo año, un grupo de jóvenes con cara de niños, pero con mucha ilusión, llegó a Londres en una furgoneta. Apenas celebraron con una cerveza antes de retirarse temprano a sus habitaciones. Al día siguiente, los cuatro chavales y su representante tenían una cita que podría cambiar sus destinos, una oportunidad por la que llevaban trabajando ya varios años. Sus nombres, John, Paul, George y Pete; la cita, una audición con Decca Records.

Paul, John, Pete y George

Paul, John, Pete y George.

El grupo se había iniciado en Liverpool a mediados de 1957 cuando John Lennon y Paul McCartney se conocieron en las fiestas patronales en el suburbio liverpuliano de Woolton, donde el grupo de Lennon, The Quarrymen, ofreció un par de conciertos. La pareja congenió rápidamente y dos semanas después Paul era invitado a unirse al grupo. En febrero de 1958, Paul presentaría a John a otro amigo suyo, George Harrison, quien impresionó a Lennon con su portentoso manejo de la guitarra, y George Harrison terminó uniéndose al grupo a pesar de las reticencias de John sobre la edad del nuevo miembro, apenas 14 años. Un año después, los miembros originales de The Quarrymen, excepto Lennon, abandonaron el grupo debido a sus estudios, y el trío restante comenzó a tocar en locales, cuando podían encontrar un baterista. Otro miembro, Stuart Sutcliffe, sería añadido a la nómina a principios de 1959. Fue él quien sugeriría cambiar el nombre del grupo a The Beatles.

The Beatles con Stuart Sutcliffe, izquierda.

The Beatles con Stuart Sutcliffe, izquierda.

Para 1960 The Beatles ya tenían un representante, Allan Williams, quien les consiguió un contrato de tres meses para tocar en bares de Hamburgo. El mismo Williams condujo su furgoneta con los músicos y sus equipos hasta la ciudad alemana, donde durante los próximos tres años la banda pasaría hasta cinco temporadas y adquiriría su identidad musical. En aquella primera gira, Williams también contrató a un baterista permanente Pete Best. Finalmente, Stuart Sutcliffe, el llamado “Quinto Beatle”, se decantaría por la pintura, y moriría en abril de 1962 de una hemorragia cerebral.

Intercaladas con sus temporadas en Hamburgo, The Beatles volvía para tocar en Liverpool, donde poco a poco iban construyendo una buena base de seguidores, especialmente en el Cavern Club. En noviembre de 1961, el dueño Brian Epsteinde una tienda de discos y columnista musical aficionado, acudió a The Cavern y quedó prendado por la frescura del cuarteto. Brian Epstein no tardó en convencerlos de que les dejara representarlos, y en pocas semanas les consiguió un par de audiciones en Londres. El 1 de enero de 1961, a las once de la mañana, los Beatles llegaron a los estudios de Decca Records en West Hampstead, al norte de Londres, y se prepararon para mostrar lo mejor de su repertorio.

Quince canciones fueron las elegidas, tres de la pareja Lennon/MacCartney y el resto versiones de otros éxitos del momento, incluyendo “Bésame Mucho” de Consuelo Velázquez. La audición fue grabada por uno de los empleados de la discográfica, pero muy poco de ella ha sido publicada. Presentes estaba el ejecutivo de la Decca Mike Smith, quien ya había viajado a Liverpool a escuchar a la banda, y Tony Meehan, un músico que ayudaba a la discográfica  a encontrar nuevos talentos. Smith dijo a Epstein que le avisaría de su decisión en pocas semanas.

Captain Kirk

Nadie sabe a ciencia cierta quién tomó la decisión. Como fué, Smith comunicó a Epstein que Decca no firmaría a los Beatles. En su lugar serían elegidos Brian Poole and the Tremeloes, y que alguien me diga si ha escuchado alguna vez a esta banda. Smith arguyó que “los grupos de guitarras ya estaban pasando de moda” y que “Los Beatles no tenían futuro en el mundo del espectáculo. La buena noticia para la música fue que Epstein había estado negociando al mismo tiempo con otras discográficas, y una subsidiaria de la EMI Records, Parlophone, decidió contratarlos después de que el productor George Martin escuchara sus grabaciones.

En junio de 1962 los Beatles entrarían por primera vez en un estudio de grabación profesional, con Martin de guía, el mismo que recomendó a la banda reemplazar a Best. Lennon trajo entonces a un baterista algo mayor que el resto a quien habían conocido en Hamburgo, Ringo Starr, quien a pesar de las reticencias de Martin terminaría completando “the Fab Four”. Los Beatles se convertirían en la banda más exitosa de todos los tiempos, crearían escuela, y su influencia se extendería más allá de la música hasta los confines de la contra-cultura en la conflictiva década de los 60. Comercialmente, vendieron hasta 600 millones de discos que les reportaron mil millones de dólares y los derechos aún enriquecen las arcas de los dos miembros sobrevivientes, MacCartney y Ringo,al ritmo de varias decenas de millones al año. No está mal para un grupo que no tenía futuro en el mundo del espectáculo…

Comparte con tus amigos !!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponShare on YummlyDigg thisBuffer this page

15 thoughts on “Cómo rechazar una oportunidad de negocio mil millonaria.

  1. Muy buen relato. Un detalle: donde dice 1 de enero de 1961, seguramente debería decir 1 de enero de 1962.

    • Muchas gracias Percyval,
      me encantan los Beatles y me fascina la historia, así que busqué una manera de juntarlos, contando una anécdota más que llamativa. Me halaga que te haya gustado.
      Muchas gracias y un cordial saludo.

  2. Muy bueno el artículo Jesús.

    “Brian Poole and the Tremeloes” debió arrasar en las listas de éxitos y ventas…………por la parte baja, claro está. Hay que ser torpe, Mike Smith. El tren pasó a 3 kms/h y te quedaste en el andén con “Brian el mojonero”.

    Saludos.

    • Hola Ernst,
      la verdad es que Brian Poole and the Tremloes han tenido una carrera muy exitosa, y de hecho aún tocan juntos, pero eso lo aprendí apenas, y en mi vida había oído hablar de ellos. Ahora bien, Smith salvó su carrera contratando a otro grupo desconocido, recomendado por George Harrison, los Rolling Stones, pero seguro que se arrepintió hasta el final de sus días….
      Muchas gracias por comentar.
      Otro abrazo para tí.

  3. Siendo así, nada que objetar. A mí me gustan los de Liverpool mucho más que Jagger y compañía, pero estoy de acuerdo contigo en que Smith debió tirarse de los pelos durante años.

    He comentado por segunda vez la opinión de un indocumentado que dijo que los restos del Barón Rojo habían sido ultrajados. Ese artículo es de junio de 2014. También he comentado la lista pormenorizada de victorias del gran Manfred, según el enlace que incluiste, pues no la conocía.

    Un abrazo.

    • Hola Ernst,
      yo soy fan de ambas bandas y las escucho dependiendo de mi estado de ánimo, pero me decanto algo más por los Beatles.
      He visto tu comentario sobre el Barón Rojo y lo he respondido, a ver qué dice el aludido… 😛
      Muchas gracias por ambos, un abrazo.

  4. Ellos hicieron parte de la historia musical, y MacCartney estuvo en Montevideo.
    No sabía lo de Bésame Mucho…
    Como siempre un placer leerte.

    • Hola Stella,
      ad, y tuvieron una gran influencia en los cambios sociales de los años 60, que a mí no me tocaron, pero que si han tenido un gran efecto en mi generación y en las posteriores. Y hablando de Bésame Mucho, lo triste es que la EMI posee las grabaciones originales de aquella sesión, y sólo ha publicado trocitos. Sin embargo, tenemos la suerte de que entre esos trocitos esté esa canción, te dejo el enlace con la canción, aunque aviso que el vídeo no corresponde, es sólo un montaje: https://www.youtube.com/watch?v=dg48JepkiRo

      Muchas gracias y un besín.

Comments are closed.