Tres pequeños errores históricos con grandes consecuencias.

Comparte con tus amigos !!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponShare on YummlyDigg thisBuffer this page

En las últimas semanas he publicado las reseñas de lo que he llamado rechazos históricos (aquí y aquí), negativas que pudieron hacer ganar mucho dinero a aquellos que no tuvieron la visión necesaria para aprovechar el producto que les ofrecían. Me queda alguno en el tintero relacionado también con una magnífica oportunidad de negocio ignorada por la industria correspondiente. En fin, pero no todos los errores de la historia han sido cuestiones mercantiles, otros han cambiado la suerte de un país, o de un grupo de personas. En lo que coinciden, es que tuvieron enormes consecuencias para todos los involucrados, e incluso para el curso de la historia. Probablemente los que he elegido no son los más grandes errores perpetrados, pero en mi opinión, son lo suficientemente interesantes para dedicarles unas líneas.

D'oh

Antes muerta que sencilla! Pues eso…

En 1791, la situación en la Francia revolucionaria se había tornado insostenible para el rey Luis XVI, especialmente después de que una muchedumbre hubiese atacado Versailles obligando a la familia real a mudarse al Palacio de laEscape a Varennes Tullerías, y aunada por el rechazo del rey a aceptar más reformas. Luis, quien no era precisamente un dechado de inteligencia, se encontraba paralizado, y fue su esposa, María Antonieta, quien lo convenció de que lo mejor era escapar. Para ello, contaban con la ayuda de un emisario del Rey de Suecia, el Conde Axel von Fersen, quien organizaría la huída hacia el pueblo de Montmédy, cercano a la frontera con Luxemburgo, y donde podría reunirse con un ejército de soldados leales (suizos y alemanes) para montar una contra-revolución. Aparentemente von Fersen tenía todo planeado, pero no contaba con la mala suerte y con que las malas decisiones de sus protegidos podían dar con todo al traste.

Primero, María Antonieta había insistido en utilizar un carruaje muy amplio, con todas las comodidades, a pesar de que un vehículo más grande reduciría la velocidad del convoy. Segundo, Luis retrasó la partida para recibir a dos amigos, con los que estuvo charlando un par de horas, según él para no levantar sospechas. tercero, ya fuera del palacio, María Antonieta se perdió durante unos minutos en las calles aledañas, que apenas conocía, antes de encontrar el carruaje. Cuarto, habían elegido ir disfrazados como el entorno de una baronesa rusa, para evitar ir demasiado incómodos, y con escolta.

En Varennes, apenas a 50 kilómetros de la capital, el encargado de la oficina de correos, sospechoso del carruaje, se acercó y reconoció a Luis por su estampa reproducida en un billete. La familia real fue detenida en el pueblo siguiente y devuelta a París. Año y medio después Luis y María Antonieta perdían la cabeza, junto con miles de franceses más que se opusieron a la dictadura de los jacobinos.

María Antonieta guillotinada

María Antonieta guillotinada.

I don’t speak English!

En el contexto de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, la rebelión iniciada en abril de 1775 no pintaba muy bien para los colonos. El General George Washington había sido derrotado en varias ocasiones y obligado a abandonar Nueva York para refugiarse en la colonia vecina, Nueva Jersey, y luego a Delaware, a finales de 1776. Lo peor de todo, es que la mayoría de sus agotadas y desmoralizadas tropas terminaba su leva el 1 de enero de 1777, por lo que al futuro primer presidente le urgía una victoria que diese un nuevo impulso a la campaña. para ello ideó un ataque sorpresa a Trenton, donde una guarnición Hessiana defendía la posición.

Los Hessianos habían sido enviados por el príncipe Frederik II de Hesse-Kassel para ayudar a los ingleses en contra de los colonos norteamericanos. Al mando del destacamento se encontraba el Coronel Johann Rall, un veterano con 36 años de experiencia en múltiples guerras. Rall sabía que su posición no era segura y había pedido refuerzos, pero estos fueron denegados por el general Cornwallis.

Washington cruzando el Delaware

Washington cruzando el Delaware.

Washington decidió sorprender a los hessianos cruzando el Río  Delaware en la madrugada del 25 de diciembre, bajo el intenso frío y la nieve, el momento en que nadie esperaría un ataque. Aún así, ya cerca de Trenton, un ciudadano leal a los ingleses se topó con la columna y envió un mensaje a Rall. Se dice que este, jugando a las cartas, echó un ojo al mensaje, pero como estaba en inglés y esta era una lengua que él no dominaba, se lo guardó en el bolsillo. Al día siguiente, los rebeldes conquistaban Trenton y capturaban a 800 hessianos. La victoria de Washington fue un punto crucial en la Guerra de Independencia, y animó a los soldados a re-enlistarse. Seis años después, el último de los Casacas Rojas abandonaba las antiguas colonias.

Un Ooops! de 327 millones de dólares.

Esta es una historia más cercana en el tiempo, y probablemente algunos la recordaréis.

Como parte del continuo esfuerzo para conocer mejor a nuestro planeta vecino, la NASA y el JPL (Jet Propulsion Lab) lanzaron el Mars Climate Orbiter el 11 de diciembre de 1998. Como el nombre de la sonda dice, se trataba de ponerlo en la órbita de Marte para observar y registrar el clima y las condiciones atmosféricas del planeta. El satélite fue construido por la Lockheed Martin en Denver, Colorado, por un coste de 193 millones de dólares, más gastos de lanzamiento y operaciones.

Trayectorias intencionada y errónea del MCO

Trayectorias intencionada y errónea del MCO.

Como fue, Mars Orbiter se estrelló apenas llegó al planeta. La causa, que los ingenieros del JPL habían utilizado el sistema métrico decimal para hacer sus cálculos, y la Lockheed-Martin el sistema inglés, de pies, yardas, millas y libras. Como resultado, los cálculos de aceleración y frenado resultaron erróneos, y la sonda se estrelló, provocando el más embarazoso desaguisado en la historia de la carrera Espacial.

Hay más ejemplos como este, a los que probablemente recurriré en futuras entradas. La historia está llena de aciertos y errores, pero probablemente son estos últimos los más interesantes, pues se aprende más de ellos que de los éxitos. Un saludo.

 

Comparte con tus amigos !!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponShare on YummlyDigg thisBuffer this page

10 thoughts on “Tres pequeños errores históricos con grandes consecuencias.

  1. Hola Jesús,
    sorprende comprobar que se gasten millones de dólares en estudios, en científicos, en última tecnología y que comentan un error así. Yo no conocía esta historia. Parece mentira… Por suerte también hay errores o casualidades que han originado cosas positivas, como el descubrimiento de la penicilina.
    Abrazos

    • Así es Francisco, fue tremendo, especialmente tratándose de algunas de las mentes supuestamente más brillantes del mundo. Pero ya sabes, en todas partes se cuecen habas, y probablemente algo aprendieron del error, aunque a un muy alto coste. Servirá de algo para cuando enviemos humanos, espero…
      Muchas gracias por tu comentario. Un cordial saludo.

  2. Pingback: Bitacoras.com
    • Hola José Luis,
      no sabía que Victoriano Huerta también había tenido que salir por patitas, pero me parece una muy buena historia, a ver qué hacemos con ella…
      Gracias y un abrazo!

  3. Vistos los comentarios anteriores, ahora tocaría hablar de la Guerra de la Independencia Americana.

    Uno de los reveses que sufrieron las tropas de Geroge Washington en los primeros compases de la guerra acaeció en Bunker Hill. Se puede decir que fue una victoria pírrica de los ingleses.

    Nueve meses después del episodio de George Washington en Trenton y de las carencias lingüísticas del Coronel Johann Rall tuvo lugar la batalla de Saratoga (al norte del estado de Nueva York). Ocurrió entre el 19 septiembre y el 17 de octubre de 1777 y supuso una severa derrota para las tropas del general inglés John Burgoyne.

    Franceses y españoles intervendrían después de 1777 del lado de los norteamericanos. La Paz de Versalles de 1783 puso fin a la guerra, con el reconocimiento de la independencia de los Estados Unidos de América.

    • Hola Ernst (y siento el retraso),
      De la Guerra de Independencia Americana hay cientos de historias interesantes, y tengo muchas en la lista. Poco a poco espero poder publicarlas.
      Bunker Hill, como bien dices, fue una victoria pírrica, como lo fueron varias más. creo que el éxito de los rebeldes se debió a que aguantaron los embates de los casacas rojas, muchas veces huyendo, pero sin abandonar la lucha. Los ingleses estaban muy ocupados en Europa, y no fueron capaces de mantener dos frentes abiertos durante largo tiempo. pero en fin, como digo, espero ir publicando más artículos sobre tan interesante periodo.
      Muchas gracias y un abrazo.

  4. La primera historia me da la impresión y no debe estar lejos de lo que realmente sucedió de que la familia real vivía en su propia nube ajena a situación cotidiana que debía afrontar su pueblo, no me explico sino porque hasta en un momento para poner a salvo sus vidas seguir siendo tan altivos y ostentosos. Saludos Jesus, desde el otro lado del charco.

    • Hola Carlos,
      Como muchos otros monarcas de aquella época, y de esta, Luis y María Antonieta vivían en su propio mundo y no se enteraban de los problemas de sus súbditos. Como bien dices, vivían en una nube, rodeados de lujos y aduladores, ajenos al sufrimiento del pueblo. Pero pagaron sus errores y su altivez con la muerte, algo que ya no sucede con los políticos actuales… 😛 En fin, mejor no digo nada…
      Muchas gracias como siempre por comentar. Un cordial saludo y feliz finde!

Comments are closed.