Vladimir Ilich Ulianov, Lenin para los amigos y enemigos.

Como parte de la serie sobre la Revolución Bolchevique que empecé la semana pasada, hoy visitamos la figura de uno de sus personajes centrales, Vladimir Ulianov, mejor conocido como Lenin. Más que central, bien puedo decir que este líder comunista fue la figura clave en los eventos sucedidos en Rusia hace 100 años.

Fue él quien fungió como impulsor de dicha revolución; fue él quien marcó cada paso. Es imposible entender la llegada del comunismo a Rusia y la posterior fundación de la Unión Soviética sin conocer y comprender Lenin.

En cualquier caso, en este artículo y en los posteriores, me ceñiré a analizar su biografía, especialmente en la actividad política que desarrolló y que tuvo como resultado una de las revoluciones con mayores efectos en la historia del siglo XX.

Vladimir Ulianov, Lenin

Vladimir Ulianov, Lenin.

Infancia y juventud

Nuestro personaje de hoy nació el 10 de abril de 1870 en Simbirsk, una ciudad sobre el Río Volga a 900 kilómetros al este de Moscú. Su padre, Ilya Ulianov, era un hombre de origen humilde que había escalado a la clase media gracias a que sus estudios de física y matemáticas le consiguieron una plaza de profesor en el Instituto Penza para la Nobleza. María Alexandrovna Blank, la madre, era hija de un médico judío convertido al cristianismo.

lenin1874La pareja tuvo ocho hijos, aunque los dos menores murieron en la infancia. Los seis sobrevivientes fueron bautizados en la iglesia ortodoxa, de la cual Ilya era ferviente seguidor. Los Ulianov era una familia relativamente acomodada que pasaba sus vacaciones en una casa de campo de su propiedad. El éxito de Ilya en la docencia, le valió un ascenso social hasta una posición equiparable a la nobleza.

Vladimir era un buen estudiante aficionado a los deportes, muy competitivo y muy caprichoso. Se distinguía por querer siempre imponer su voluntad, especialmente con su hermana menor Olga, pero también con sus compañeros. Su hermana Ana escribiría después que, siendo un niño, Vladimir hacía constantes berrinches, y se golpeaba en la cabeza hasta que le daban lo que quería.

Este rasgo le acompañaría toda su existencia. Sin embargo, ya en lo más alto del poder, el liderazgo bolchevique se encargó de borrar todas las referencias a su carácter. La biografía oficial sólo habla del buen estudiante y buen hijo.

Pérdida y radicalización

En 1886, cuando Vladimir tenía 16 años, Ilya murió de un infarto. A partir de ese momento, el ya rebelde joven, cortó todos sus lazos con la iglesia. Un año más tarde una nueva tragedia se volvió a cebar con la familia, una que radicalizó aún más al futuro líder bolchevique.Alexander Ulyanov

Su hermano Alexander, que estudiaba en la Universidad de San Petersburgo, se había unido a un grupo terrorista, Narodnaya Volya, la Voluntad del Pueblo. El grupo planeó un atentado para asesinar al zar Alexander III, y a Ulianov, que tenía estudios de química, se le encargó la construcción de la bomba.

El 1 de marzo de 1887, justo cuando se cumplían seis años del asesinato de Alexander II, tres miembros del grupo fueron detenidos cuando se disponían a lanzar bombas contra el carruaje real. Alexander Ulianov fue arrestado más tarde, y colgado junto con sus camaradas.

El evento tuvo un profundo efecto sobre Vladimir, que en un primer instante prometió a su madre no terminar como su hermano mayor, pero que poco a poco tomó un derrotero más radical aún.

Universidad

En 1887, Vladimir Ulianov se matriculó en la Universidad de Kazán. Por entonces su deseo era ser abogado, pero sus aspiraciones pronto se vieron frustradas. Durante una protesta estudiantil, el joven activista fue detenido.

El hecho no debía haber pasado a mayores, pero siendo que se trataba del hermano de un terrorista convicto, y ejecutado, aumentó la pena. Ulianov fue expulsado de la universidad, sin posibilidad de perdón. Sólo la influencia de su madre consiguió que, en lugar de ir a la cárcel, a Vladimir se le permitió exiliarse a su finca rural en Kokushkino.

Los cinco años que pasó en encierro domiciliario fueron cruciales para el revolucionario en ciernes. Fue ahí donde leyó la novela Lo que hay que hacer, de Nikolai Chernishevski. El libro defiende la creación de cooperativas socialistas, y promueve que la obligación de los intelectuales era liderar y educar a las masas rusas por el camino del socialismo, evitando el capitalismo. Chernishevski también sugería que ese proceso debía ser violento.

María Ulianov utilizó nuevamente sus influencias para conseguir que al final del exilio a Vladimir se le permitiera examinarse a distancia en la Universidad de san Petersburgo. El estudiante autodidacta logró graduarse con honores en 1891.

Marxismo

En 1889 la familia Ulianov se mudó a Samara, al sur de Simbirsk pero también sobre el Volga. Ahí Vladimir se unió a un grupo socialista y leyó el Manifiesto Comunista de Marx y Engels. Convencido de que el trabajo del filósofo Lenin estudiantealemán y el industrialista inglés, él mismo lo tradujo al ruso.

También en ese período entró en contacto y suscribió las ideas de Georgi Plekhanov. Este marxista ruso que argumentaba que su país pasaría del feudalismo al capitalismo, y que serían los obreros, y no los campesinos, los que implementarían el socialismo.

La propuesta de Plekhanov era contraria a la de Chernishevski, pero Ulianov no tuvo problemas en cambiar de parecer. Volvería a hacerlo años después.

Finalmente, en 1893, Vladimir Ulianov llegó a San Petersburgo y comenzó a trabajar como asistente en una firma de abogados. No tardó en unirse a un grupo llamado los Social-Demócratas.

Ascenso

Tampoco tardó en hacerse un hueco entre los socialistas más radicales. Convencido de que el camino al socialismo pasaba por los trabajadores, Ulianov promovió la creación de “células revolucionarias” en las fábricas. En poco tiempo, se convirtió en una de las figuras claves del movimiento.

Por aquel entonces Vladimir entabló amistad con dos mujeres, Apolinaria Yakubova, estudiante, y Nadia Krupskaya, maestra de escuela. El trío pasaba mucho tiempo juntos en el que pronto surgieron sentimientos románticos, él hacia Apolinaria, y nadia hacia él. No obstante, sus conversaciones siempre versaban sobre política.

Vladimir también pasaba mucho tiempo leyendo y escribiendo. Sus ideas dieron un vuelco más cuando se dio cuenta de que Marx descartaba a Rusia como un país candidato para su revolución proletaria. El gigante euroasiático, pensaba el filósofo, era un país feudal, y el comunismo sólo podía surgir en una potencia desarrollada industrialmente, como Alemania o Gran Bretaña.

Nadezhda "Nadia" Krupskaya.

Nadezhda “Nadia” Krupskaya.

Ulianov reescribió las ideas de Marx, resaltando que, con voluntad y fuerza, podía obligarse a los campesinos a saltarse la fase industrial, y pasar del campesinado al socialismo. Ese giro fue el nacimiento del Marxismo-Leninismo.

De viaje

A finales del siglo XIX decidió que sería buena idea entrar en contacto con el Grupo para la Emancipación del Trabajo: Fundado por rusos marxistas en Suiza, su principal labor era traducir escritos marxistas al ruso para introducirlos luego en la madre patria. Ulianov se reunió con Georgi Plekhanov y Pavel Axelrod en Zurich.

También viajó a París, donde se reunió con el yerno de Marx, Paul Lafargue, antes de volver a Suiza para pasar una temporada de descanso en un Spa. posteriormente pasó seis semanas estudiando en Berlín, y ahí conoció al comunista Wilhelm Liebknecht.

En estos viajes pudo reunir numerosos documentos, panfletos y demás propaganda que consiguió introducir en Rusia, y distribuirlos entre los trabajadores de las fábricas en varias ciudades.

Arresto y exilio

No olvidemos que todas las actividades de los revolucionarios rusos tenían lugar dentro del régimen absoluto del Zar, y por consiguiente, estaban prohibidas. La policía secreta, la Ochrana, era muy eficiente e infiltraba miembros en las organizaciones prohibidas para luego desmantelarlas.

Eso fue lo que sucedió con la organización de Ulianov en 1895. Él y 40 de sus camaradas fueron detenidos. Ulianov fue enviado a la cárcel, y después de 14 meses, al exilio.

Siberia

Cuando pensamos en el exilio siberiano, solemos imaginarlo como sería ya con el régimen comunista, un lugar de trabajos forzados, hambre, frío y muerte. Pero en los tiempos del Zar, y más en el caso de Ulianov, el exilio no era tan malo.

Para empezar, no fue enviado a una prisión, sino que se le asignó una casa en el pueblo de Shushenskoye. La policía lo vigilaba, sí, pero podía ir a pescar y cazar, recibir visitas, y más importante, recibir y enviar correspondencia. Durante los tres años que pasó en el exilio, nunca perdió el contacto con otros revolucionarios. El exilio también provocó un cambio en su vida privada.

Shushenskoe, exiliio siberiano de Lenin.

Shushenskoye, exiliio siberiano de Lenin..

Nadezhda Krupskaya, una de las jóvenes con las que tenía una relación en San Petersburgo, fue detenida en 1896 por organizar una huelga. Ella pidió que le reunieran con Vladimir, pues supuestamente estaban prometidos e iban a casarse. Él no sabía nada, pero cuando Nadia llegó a Siberia, le siguió el juego y se casó con ella el 10 de julio de 1898.

La vida en el exilio era tan relajada, que hasta la madre de Nadia se fue a vivir con ellos. Terminado el exilio, Ulianov se estableció en Peskov y comenzó a recaudar fondos para publicar una revista. El problema es que la policía secreta le seguía a todas partes, y no le permitía actuar en libertad sin correr riesgos. En julio del 1900, marchó a Suiza para reunirse nuevamente con Plekhanov, y en septiembre llegó a Munich.

Vladimir Ilych Ulianov, alias Lenin

En la ciudad alemana, Ulianov fundó la revista Iskra (chispa), que sería el nuevo órgano del partido, rebautizado como Partido Laborista social Democrático Ruso. Iskra era metida de contrabando a Rusia por otros miembros de la organización, entre ellos, el joven Ioseb Besarionis dze Jughashvili, más tarde conocido como Stalin.

Ejemplar de Iskra

Ejemplar de Iskra.

Fue en Iskra cuando, en 1901, Vladimir Ulianov firmó por primera vez como Lenin. Nunca se ha sabido a ciencia cierta el origen de dicho alias, pero se cree que pudo ser el Río Lena, cercano a su exilio en Siberia. En cualquier caso, con ese seudónimo publicó el panfleto Lo que hay que hacer, usando el mismo título que Chernishevski.

Lo que hay que hacer promovía la necesidad de un partido de vanguardia para liderar la revolución. Lenin no creía en que el cambio surgiese del pueblo. Según él, la revolución debía ser organizada, y controlada, no espontánea. Aquel fue su más decisivo escrito en su carrera política.

Iskra tuvo éxito, y eso le atrajo la atención de la policía bávara, por lo cual Lenin y Nadia tuvieron que mudarse a Londres. Ahí tendría lugar uno de los hitos que marcarían el camino de la Revolución Bolchevique.

Continuá en la siguiente entrada.

2 thoughts on “Vladimir Ilich Ulianov, Lenin para los amigos y enemigos.

  1. Una pequeña corrección, Lenin nació en el año 1870 y luego en el apartado “Universidad” escribe que en “1867, Vladimir Ulianov se matriculó en la Universidad de Kazán.”
    Gracias por el artículo.

Comments are closed.