Stalin, Lenin y la Gran Expropiación al Banco.

Comparte con tus amigos !!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponShare on YummlyDigg thisBuffer this page

Aunque es posible que haya otro, no conozco un asalto bancario tan sangriento como el llamado Atraco al Banco de Tiflisi. Organizado y ejecutado por revolucionarios bolcheviques en la capital georgiana, el resultado fue de 40 muertos y otros 50 heridos. Un robo en toda regla, al que sus perpetradores clásicamente denominaron expropiación.

Los asaltantes huyeron con el botín, pero de poco les sirvió. La mayor parte eran billetes de 500 rublos, con números de serie marcados, y los ladrones no pudieron cambiarlos. Pero el robo, prohibido por el Partido Ruso Socialdemócrata Laborista, si causó problemas políticos, tanto a Lenin como a Stalin.

Escena del robo en la Plaza Yerevan, expropiación.

Escena del robo en la Plaza Yerevan, Tbilisi, Georgia.

Falta de fondos

Toda revolucionario que se precie necesita de fondos para su actividad. Hay que hacer pancartas, volantes, folletos y libros para distribuir. Se necesitan locales o pisos francos para reuniones, gastos de viaje, etc.

Sobretodo, se necesita personal, y aunque muchos trabajan para la revolución en sus ratos libres, otros dedican su tiempo al 100% y de algo tienen que vivir.

Y ya no hablemos si la revolución requiere de un levantamiento armado. Las armas cuestan mucho dinero, en especial cuando se compran en el mercado negro.

Originalmente, el PSRDL recibía fondos de nobles e industrialistas con inclinaciones de izquierdas. También los afiliados, los que podían, hacían donaciones, ya fuese en efectivo o en especie. Pero en los primeros años del siglo XX, el partido, sus zonas de actuación y sus actividades habían crecido tanto que sus arcas estaban vacías, o casi.

Hacía falta buscar nuevas fuentes de financiación. Algunos ya se habían adelantado.

¡Exprópiese!

Los robos por parte de miembros del partido eran muy comunes. Koba/Stalin, era uno de los más adeptos. De hecho, si por algo era conocido, y apreciado, es porque siempre podía conseguir dinero. Para Koba y otros bolcheviques, un robo no era más que una expropiación, esto es, la apropiación de bienes pertenecientes a una persona por motivos de utilidad pública.

Stalin, perpetrador de la expropiación

Stalin, perpetrador de la expropiación.

La única diferencia con una expropiación oficial, es que en estos casos, los revolucionarios no indemnizaban al propietario. Expropiación no era más que un eufemismo para robo.

Pero no todos los miembros del partido estaban de acuerdo con esta práctica. Todos los mencheviques, y algunos de los bolcheviques, querían prohibirla. En el 5º Congreso del Partido en Londres, en mayo-junio de 1907, se aprobó con el 65% de los votos condenar este tipo de actividades, pues dañaban la imagen del partido.

A pesar de que sólo un 6% voto a favor de continuar las expropiaciones, los bolcheviques, liderados por Lenin, decidieron seguir con ellas.

Berlín

A decir verdad, Algunos líderes bolcheviques se habían reunido sólo un mes antes del congreso, para preparar una gran expropiación. A la reunión en Berlín asistieron Lenin, Krasin, Alexander Bogdanov, Stalin, and Maxim Litvinov.Kamo Petrosian

Se asignó a Stalin y a Simon ter Petrosian (imagen Dcha.), conocido como Kamo, organizar un robo, o expropiación, al Banco de Tbilisi. Que el Congreso del Partido lo hubiese prohibido no sería un obstáculo.

Stalin viajó a la capital georgiana y comenzó los preparativos con Kamo. Ambos eran amigos de la infancia, y fue Stalin quien convirtió al otro al marxismo. Kamo, por su parte, ya era el jefe de una banda criminal conocida como El Equipo. Se eligió la fecha de la expropiación para el 26 de junio de 1907, sólo unos días después de finalizar el Congreso en Londres.

Preparativos

El primer paso fue establecer contactos en las instituciones. Otro amigo de la infancia de Stalin, trabajaba en la oficina postal de la sucursal del Banco del Estado en Tbilisi. Gracias a él los expropiadores se enteraron de que el 26 de junio habría una transferencia de fondos en efectivo desde la oficina de correos al banco.

Leonid Krasin se encargaría de fabricar las bombas, Kamo de introducirlas en Tbilisi. Aproximadamente 20 hombres más participarían en la expropiación. Lo que no sabían es que la Okhrana, la policía secreta del Zar, había recibido un chivatazo, probablemente del mismo Stalin, quien por entonces a veces servía de informante.

La Gran Expropiación al Banco

Aquella mañana, los ladrones llegaron cada uno por su lado a la Plaza Yerevan, en el centro de Tbilisi. Por ahí tenía que pasar la diligencia con el dinero, pues también ahí estaba la sucursal del banco. La plaza estaba llena de policías, pero los perpetradores los tenían localizados. Poco antes del robo, se reunieron en una taberna para finalizar los detalles. Al resto de comensales no se les permitió salir, pues se dieron cuenta de que algo iba a suceder.

A las 10:30 la diligencia entró en la Plaza Yerevan, y uno de los ladrones dio la señal. Al momento, los ladrones lanzaron bombas contra el vehículo, matando instantáneamente a varios de los guardias y a los caballos. Al mismo tiempo, los policías apostados en las esquinas recibieron disparos por parte de los criminales.

Las bombas eran grandes y potentes, y rompieron todos los cristales en varios bloques a la redonda. El estruendo de las explosiones y los muchos disparos causaron pánico entre los transeúntes, que corrieron en todas direcciones.

Entonces Kamo, que se había disfrazado de capitán de la caballería y estaba sentado en un carruaje, saltó dando tiros al aire. Dos de los ladrones sacaron las sacas de dinero de la diligencia y las trasladaron al carruaje de Kamo, quien en pocos segundos abandonaba la plaza con el botín.

Apenas una calle después, dos guardias montados se toparon con Kamo, quien les dijo que el dinero estaba a salvo, pero que los ladrones seguían en la plaza. Le creyeron y lo dejaron ir.

Resultado

En un principio, la expropiación tuvo éxito. El botín alcanzó la suma de 341,000 rublos, algo así como tres millones de Euros en la actualidad. La otra consecuencia fueron los 40 muertos, entre policías, empleados del banco y civiles. Varios de los ladrones resultaron heridos, pero todos lograron escapar, incluido Stalin, que sólo había participado como observador.

Sólo 20,000 de los rublos venían en denominaciones pequeñas, y es parte fue repartida entre los ladrones. El resto, en billetes de 500, se repartió entre Lenin, Stalin y Kamo, que intentarían cambiarlos fuera de Rusia, ya que sus números de serie estaban registrados.

Explosivos encontrados en el laboratorio de Krasin

Explosivos encontrados en el laboratorio de Krasin.

Sólo consiguieron cambiar unos pocos, y varios bolcheviques fueron arrestados mientras intentaban cambiar más. Entre ellos Kamo, el único de los conspiradores de la expropiación que fue detenido, en Berlín.

Fingiendo demencia, fue deportado a Rusia, pero no se le pudo juzgar, y fue ingresado en un hospital psiquiátrico, de donde escaparía tres años más tarde. Detenido una vez más por otro robo, Kamo pasó varios años en la cárcel, hasta que fue liberado después de la Revolución Bolchevique en 1917.

Ninguno más de los participantes en la expropiación fue acusado, pero el robo si abrió aún más la división entre mencheviques y bolcheviques. A la sazón, estos últimos perderían influencia durante los próximos años, y poco intervinieron en el levantamiento que derrocó al Zar en 1917. Sólo el empuje de Lenin pudo cambiar las cosas.

Comparte con tus amigos !!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponShare on YummlyDigg thisBuffer this page

6 thoughts on “Stalin, Lenin y la Gran Expropiación al Banco.

Comments are closed.