Dunkerque: de derrota en derrota hasta la victoria.

No he visto la nueva película Dunkerque, de Christopher Nolan. Es muy posible que la vea, aunque ya conozco la historia. En cualquier caso, no voy a hablar de ella, sino de los acontecimientos acaecidos en esa playa francesa durante la Segunda Guerra Mundial.

Mucho se ha hablado de aquel evento en el que más de trescientos mil soldados, británicos, franceses, canadienses y belgas fueron evacuados. Para muchos fue un triunfo, una derrota para otros. El Primer Ministro Winston Churchill lo dejó muy claro: “Las guerras no se ganan con evacuaciones”.

Dunkerque fue el resultado del veloz avance de las fuerzas nazis sobre Francia en 1940. La Blitzkrieg, o guerra relámpago, dirigida por hombres como Guderian y Erwin Rommel y sus tanques, aplastó a la poco preparada fuerza aliada. Sólo quedaba la retirada.

El problema fue que cientos de miles de soldados fueron cortados por el avance alemán, y se refugiaron en las playas de Dunkerque, un pequeño resort turístico al norte de Francia. Ahí, quedaron atrapados sin salida, o casi. Sólo un milagro podría salvarlos.

Cartel promocional de Dunkerque, la película

Blitzkrieg

Los alemanes habían creado un nuevo tipo de guerra, la Blitzkrieg, o Guerra Relámpago, en la invasión de Polonia. Utilizando los tanques como punta de lanza, y la Luftwaffe como una parte integral del ataque, tres semanas bastaron para conquistar al vecino.

Cuando después de la Guerra Falsa, Hitler decidió atacar Francia, la táctica fue la misma. Siguiendo los planes de la Operación Amarillo, el 10 de mayo de 1940, Alemania cruzó las fronteras de Luxemburgo, Bélgica y los Países Bajos.

La idea era la misma que proponía el Plan Schlieffen, diseñado a finales del siglo XIX. Violar la neutralidad de dos pequeños países para entrar en Francia por su costado menos protegido. La Línea Maginot, construida en los años 20 como una barrera impenetrable, sólo protegía la frontera que Francia tenía con Alemania. La Wehrmacht simplemente la flanqueó.

El 20 de mayo, diez días después de iniciado el ataque, las primeras tropas alemanas llegaban al canal de la Mancha. Aquel avance había dividido en dos a las fuerzas aliadas, y más de 400,000 soldados quedaron atrapados entre los panzers y el mar.

Halt!

Muy controvertida ha resultado la orden de Alto (Halt, en alemán), dada por el Alto Mando alemán. La idea partió de los generales (luego mariscales) Gerd von Rundstedt y Günther von Kluge. Ellos decidieron que las fuerzas alemanas, una vez que ya habían encerrado a los aliados en las playas, se detuvieran a consolidar el territorio conquistado, y descansar a las tropas.

Hitler aceptó la sugerencia, y dio la orden el 22 de mayo. Los tres días que duró la pausa, fueron una bendición para ingleses y franceses, que tuvieron tiempo para montar líneas defensivas en el reducto, y organizar la evacuación en las playas de Dunkerque.Cerco nazi en Dunkerque

Entre los días 19 y 22, la Fuerza Expedicionaria Británica (BEF), junto con las tres divisiones francesas encerradas en la bolsa, intentaron reconectar con el resto de ejércitos aliados, sin éxito.

El Vizconde Gort, Comandante de la BEF, fue el primero en darse cuenta de que la única posibilidad era evacuar por el mar. Eligió Dunkerque por sus largas playas, las más largas de Europa, y porque el pueblo estaba rodeado de ciénagas, que bien podrían dilatar el avance alemán.


Operación Dynamo

En el castillo de Dover, en la costa británica más cercana al continente, tenía su cuartel general el Vicealmirante Bertram Ramsay. Él estaría a cargo de la evacuación, y para supervisarla eligió una habitación en el castillo, aquella en donde habían instalado el dínamo que generaba electricidad. Ramsay bautizó el plan como Operación Dínamo.

Churchill, que había llegado al poder dos semanas antes, dio su visto bueno. El 20 de mayo comenzaron a reunirse en Dover decenas de barcos. Ese mismo día partieron algunos para evacuar al personal no combatiente. Cabe decir que algunos oficiales se colaron en esa primera evacuación.

Como hemos visto, los intentos de romper el cerco fueron infructuosos. Gort ordenó entonces inundar el canal que rodeaba Dunkerque, eso mantendría ocupados a los alemanes por algunos días.

Relacionado: Operación Amarillo, la Invasión de Francia.

Göring pide paso

Hitler era consciente de que el terreno favorecía a los aliados. No quería que sus tanques se enfrascaran en una lucha cuerpo a cuerpo que debilitara a sus fuerzas. Después de todo, aún quedaba la Operación Rot (Rojo), el ataque final sobre Francia.

Entonces, Hermann Göring, Jefe de la Luftwaffe, ofreció sus aviones para destruir desde el aire lo que quedara de las tropas británicas, francesas, canadienses y belgas. A pesar de que los generales del ejército no creyeron en la estrategia, Hitler aceptó.

Stukas

Los Stukas se dieron un  festín de sangre en las playas de Dunkerque, pero con un resultado estratégico limitado. No consiguieron ni destruir a la totalidad de las fuerzas enemigas, ni evitar la evacuación. Ese fallo restaría muchos puntos a Göring frente a Hitler.  

A Dunkerque

Algo más de cien kilómetros separan Gran Bretaña de Dunkerque. No obstante, el Canal de la Mancha es un mar que en ocasiones amanece embravecido. Aún así, Churchill confiaba en el poderío de la Royal Navy.

El 26 de mayo a las 19:00 horas, el Premier británico dio la orden de activar la Operación Dínamo. Tanto él como sus colaboradores, creían que la evacuación apenas duraría dos días, antes de que los alemanes entraran en Dunkerque. Para entonces, casi 30,000 hombres ya habían sido evacuados.

Ramsay contaba al principio de la operación con un crucero, ocho destructores y 26 barcos de otras categorías. Como el puerto de Dunkerque no tenía capacidad en sus muelles para tantos grandes buques, el convoy llevó consigo decenas de lanchas para poder llevar a los soldados desde las playas hasta sus transportes.

El primer día fueron evacuados 7,669 hombres. Al día siguiente otros 18,000. Tanto las playas como el mar estaban en caos, pues la operación se había planificado con muy poco tiempo, y pocos capitanes sabían exactamente cuál era su lugar.

Ataques

Mientras tanto, la Wehrmacht reinició su avance el 26 de mayo, al igual que la Luftwaffe. Ambas fuerzas se concentraron en las tropas aliadas que aún quedaban fuera del perímetro de Dunkerque, en Lille y en Calais.

El 31 de mayo aviones de la Luftwaffe atacaron las playas repletas de soldados, causando múltiples bajas. La Royal Air Force (RAF), hizo lo que pudo por contrarrestar los ataques aéreos, sufriendo también grandes pérdidas.

Miles de soldados aguardan el rescate en Dunkerque.

Miles de soldados aguardan el rescate en Dunkerque.

Un día antes, el 30 de mayo, Churchill recibió la noticia de que todos los soldados británicos estaban dentro del perímetro, junto con tres divisiones francesas. Al ver que pasaban los días y los alemanes no llegaban, el Primer Ministro dio la orden de aumentar el esfuerzo de evacuación.

La Armada Mosquito

Ante la petición del gobierno, alrededor de 700 botes civiles se unieron a la operación de rescate. Barcos pesqueros, veleros recreativos, lanchas, casi cualquier cosa que pudiera flotar, cruzó el Canal de la Mancha bajo su propio riesgo, y ayudó en la operación.

La Royal Navy añadió más buques, destructores, transportes y hasta buques hospitales. Otras pequeñas naves fueron requisados y enviados con personal militar. De puertos franceses, belgas y holandeses partieron también barcos civiles para unirse a lo que Churchill llamó “la Armada Mosquito”.

Evacuación de Dunkerque, la Armada Mosquito

Evacuación de Dunkerque, la Armada Mosquito.

En el ataque de la Luftwaffe del día 31, los muelles de Dunkerque fueron destruidos. El Capitán William Tennant, a cargo de la evacuación, se fijó que había dos diques de piedra, al este y al oeste de las playas. Uno de ellos, el Dique Este, se adentraba 1,500 metros en el mar. Desde ahí escaparon 200,000 soldados.

Los números

De los más de 400,000 hombres originalmente atrapados en la bolsa de Dunkerque, 330,000 fueron evacuados. La siguiente tabla desglosa las cifras diarias:

 

Fecha Playas Muelles Total
27 Mayo 7,669 7,669
28 Mayo 5,390 11,874 17,804
29 Mayo 13,752 33,558 47,310
30 Mayo 29,512 24,311 53,823
31 Mayo 22,942 45,072 68,014
1 Junio 17,348 47,081 64,429
2 Junio 6,695 19,561 26,256
3 Junio 1,870 24,876 26,746
4 Junio 622 25,553 26,175
Total 98,671 239,555 338,226
Fuente: Wikipedia.

Cabe mencionar que, el día 30 de mayo se evacuó al primer grupo de soldados franceses. Churchill aún esperaba que Francia continuara en la lucha y no quería levantar suspicacias con sus aliados.

Los 40,000 soldados que ya no pudieron ser rescatados, la mayoría franceses, se rindieron el 4 de junio. 

Las pérdidas

La Operación Dínamo fue un éxito, con el rescate de casi un 80% de las tropas. Pero se perdieron muchas vidas, y en especial, mucho equipo. Entre el diez de mayo que comenzó la batalla y el 4 de junio que terminó la Operación Dínamo, 68,000 soldados británicos perdieron la vida, fueron heridos o capturados.

Atrás se quedaron los 445 tanques británicos, 2,472 piezas de artillería de diversos calibres, más de 60,000 coches y camiones, 20,000 motocicletas, 70,000 toneladas de munición y 150,000 toneladas de combustible. De las pérdidas francesas o he encontrados datos fiables.

Nueve destructores fueron hundidos, seis británicos y tres franceses, junto con otros nueve buques de gran calado. 145 aviones fueron derribados en la operación.

Los soldados que no pudieron ser rescatados, marcharon durante tres semanas hasta la ciudad de Trier. De ahí fueron repartidos en diferentes campos de prisioneros, donde pasaron el resto de la guerra.

Consecuencias

Mucho se ha hablado sobre el éxito de la Operación Dínamo. Por una parte, era una gran victoria el poder evacuar a tatos miles de hombres. Por otra, era una derrota sin paliativos de la BEF, y del Ejército Francés. Menos de dos semanas después de la evacuación de Dunkerque, tropas nazis capturaron París.

Tropas alemanas llegan a París, la Invasión de Francia.

Con lo que no contaron los alemanes fue con la determinación del Primer Ministro británico. A pesar de la derrota, la Operación Dínamo demostró que había quien estaba dispuesta a luchar hasta el fin.

El mismo 4 de junio, Churchill dio en el Parlamento uno de sus más memorables discursos. Pero ese es otro tema que quiero tratar mañana, probablemente después de haber visto Dunkerque, la película de Nolan esta misma noche. ¡Hasta mañana entonces!  

Trailer de Dunkerque, la película.

10 thoughts on “Dunkerque: de derrota en derrota hasta la victoria.

  1. Siempre agradecida por tus informaciones bien contrastadas y de forma amena

    • Muchas gracias a ti Ángela, por leerme y por dejarme un comentario. Espero te guste también la reseña que hoy he hecho de la película.
      Mil gracias y un besín!

    • mmmmmmh, extremadamente embarazoso para un servidor… menos mal que tengo a un experto diseñador aeronáutico… 😛
      La verdad es que muchas veces, como pongo las imágenes al final, lo hago ya con un poco de prisas. Simplemente no me fijé en el detalle, que es bastante curioso. Estoy intentando averiguar de dónde salió esa foto, y si es real… Ya te avisaré.
      En cualquier caso, me he propuesto hablar de estos grandes aviones de la SGM, a ver si así mejoro mis conocimientos y evito que esto vuelva a suceder.
      Mil gracias como siempre Don Ernst. Un abrazo!

    • Ya averigüe. De acuerdo con algunas fuentes, esa foto es un “pantallazo” de la película “Fighter Squadron”, de 1948. Por otra parte, hay un comentario que dice que pudiesen ser P-51’s capturados por los nazis (recuerdas el Zirkus Rosarius?) Pero no creo que los alemanes hubiesen capturado tantos. Me creo más lo de la película, a ver si la encuentro y los busco….
      https://es.wikipedia.org/wiki/Escuadr%C3%B3n_de_combateç

  2. Desde luego, estos Stukas quedan mejor, aunque sean de la Serie G, la que entró en servicio en 1943 (en Kursk, por ejemplo, donde se hartaron de reventar carros de combate soviéticos).

    Coincido contigo. No creo que los alemanes consiguieran capturar tantos Mustang.

    Un fuerte abrazo Jesús.

    • Oooops, te digo, necesito ponerme las pilas y estudiar mejor estos y otros aviones de la guerra. Ya empecé, y pronto daré una sorpresa…
      Un abrazo!

  3. No pasa nada querido Jesús. Reconozco que hilo demasiado fino. La confusión entre estos Stukas y los de la serie D (los primeros) es habitual. Como decimos en mi tierra, soy muy “jartible” (pesado, incansable) con estas cuestiones.

    Un fuerte abrazo.

    • No, de pesado nada! Al contrario, tu ayuda y motivación son extremadamente valiosas para mí.
      Algo sé de historia, pero tengo muchos agujeros, entre ellos este de las armas. Conozco la mayoría de nombre, pero no los detalles, y es hora de tapar dichos agujeros. De hecho, hace tiempo que abrí un archivo para la famosísima 88 de los alemanes, pero lo he ido dejando…
      Como decía antes, muy pronto… 😛

Comments are closed.