De cómo el Istmo de Panamá cambió la historia del mundo.

Hace unos días, charlando sobre la geografía de Norte, Centro y Sudamérica, me acordé de un asunto que estudié hace ya unos años. En pocas palabras, lo que ahora conocemos como el Istmo de Panamá, decidió el actual clima de Europa Occidental, y la historia del mundo.

En principio, y basándonos en la latitud, Europa debería ser un continente mucho más frío. La Corriente del Golfo, no obstante, trae aguas y aire más templado a las costas del continente. Esa Corriente del Golfo, se la debemos al Istmo de Panamá.

El Istmo de Panamá

Si dicha franja de tierra no existiese, el mundo, y particularmente Europa, sería muy diferente. Pero gracias a la geología, existe, y a estas alturas del verano estamos a más de 35º en Madrid. De Manchester a Málaga, y de Santiago a Venecia, las temperaturas son más altas de lo que son en otras ciudades del mundo, en la misma latitud.

Y hay más. Ese mismo Istmo de Panamá, tuvo otros efectos sobre el planeta. Me atrevo a decir sin miedo a equivocarme, que el Istmo de Panamá cambió el mundo.

 

Antes de Panamá

Después del rompimiento de Pangea, América del Sur y del Norte quedaron separadas. Entre ellas quedó un mar, un pasaje de agua que unía al Pacífico con el Atlántico. Así estaban hace unos veinte millones de años.

Las corrientes marinas pasaban de un océano a otro, mezclando sus aguas, y las características de estas. No había diferencia entre una y otra. De paso, se mezclaban las especies de animales marinos.

Antes del Istmo de Panamá

Quien sabe, si la geología no hubiese hecho su trabajo, Colón y sus carabelas hubiesen atravesado el pasaje, y llegado a China. Pero no fue así. El nacimiento del Istmo de panamá cambió la historia del mundo.

COPY CODE SNIPPET

El Istmo de Panamá

Por debajo del agua, no obstante, dos placas continentales se acercaban una a otra peligrosamente. Hace alrededor de entre quince y veinte millones de años, la Placa del Pacífico chocó con la del Caribe, y la primera se deslizó bajo la segunda.

La presión y el calor del contacto causó la formación de volcanes submarinos. Algunos de estos crecieron tanto que sus cumbres emergieron en la superficie, creando islas. Poco a poco, los sedimentos marinos se acumularon alrededor de las islas, y en los espacios entre ellas.

El proceso fue lento, pero constante. Los huecos se fueron rellenando, por más volcanes, más sedimentos, y por la aparición de tierra empujada hacia la superficie por el movimiento tectónico.

Finalmente, hace aproximadamente cuatro millones de años, el tapón quedó completo. Había nacido el Istmo de Panamá, y el Pacífico se separó de su hermano Atlántico. Entonces, la corriente que circulaba entre los dos océanos, se dividió, y en el Atlántico, en lugar de cruzar al Pacífico, comenzó a circular hacia el norte.

Después del Istmo de Panamá

La Corriente del Golfo

Una corriente oceánica, fuerte (30 millones de metros cúbicos por segundo) y cálida, se origina al oeste de África, aunque lleva el nombre del el Golfo de México. Es la llamada Corriente del Golfo, que viaja hacia el norte, siguiendo la costa este de Estados Unidos. Una vez alcanzado Terranova, gira hacia el este hasta llegar a Europa.

La Corriente del Golfo, como muchas otras, es el resultado de la Circulación Termohalina, Este término, del griego “thermos”, caliente, y “halos”, referente a la sal, quiere decir que las corrientes son el resultado de una combinación entre la temperatura y el contenido de sal en el agua.

Las aguas más cálidas suelen viajar por la superficie. Al mezclarse con más agua dulce, como le sucede a la Corriente del Golfo al llegar al Ártico, y al enfriarse el agua, se hunde, y busca ocupar el espacio del agua fluyendo hacia el sur y cerrando el ciclo.

El ciclo se repite en todos los océanos, creando un gran número de corrientes, unas más fuertes y largas que otras. Pues bien, al chocar con el nuevo istmo, la anterior corriente que iba de océano a océano, se desvió hacia el norte. La Corriente del Golfo nació cuando apareció el Istmo de Panamá.

El efecto de la corriente en el clima de Europa

La Corriente del Golfo, con aguas cálidas, llega al noroeste de Europa, y provoca un incremento en las temperaturas. Si no fuera por este efecto, Europa Occidental sería varios grados más fría, de acuerdo con su latitud.

Por ejemplo, Milán y Venecia están en la misma latitud que Montreal, 46º30’ N. Sin embargo, mientras las ciudades italianas tienen una temperatura media mínima en invierno de -2ºC, Montreal baja hasta los -9ºC.

Mientras que en Montreal, el Río Saint Lawrence se congela todos los inviernos, las costas del oeste de Noruega, a pesar de estar más al norte, permanecen libres de hielo. Todo el año. Sobran ejemplos.

El Saint Lawrence a su paso por Montreal

El Saint Lawrence a su paso por Montreal.

Lo mismo sucede si comparamos a Madrid con Nueva York, la primera en 40º23’N, y la segunda 40º40’N. En la capital española, la temperatura mínima media en invierno se queda en 6ºC. En Nueva York baja hasta los 2ºC.

A pesar de que existe un grupo minoritario de científicos que aún tiene dudas, la mayoría cree que la Corriente del Golfo tiene un efecto calentador sobre el clima de Europa.

Resumiendo, cuando surgió el Istmo de Panamá, las corrientes dejaron de cruzar de un océano a otro, y nació la Corriente del Golfo, que lleva agua cálida hacia las costas de Europa, y ayuda a calentar el continente.

Más efectos

El nacimiento del Istmo de Panamá no sólo cambió el clima de Europa. También fue crucial en el movimiento de fauna y flora entre los continentes. América del Sur y su prima del Norte, llevaban casi cien millones de años. La evolución había seguido caminos diferentes, dependiendo de los entornos.

Al cerrarse el Istmo de Panamá, comenzó el intercambio zoológico y botánico entre los dos bloques. Por ejemplo, el puercoespín, el armadillo y la zarigüeya que ahora encontramos en América del Norte, tienen sus orígenes en especies del cono sur. Llamas, osos y mapaches, repartidos desde Alaska a Tierra de Fuego, se originaron en el cono norte.

De lo bueno, poco

No deja de ser curioso que un pequeño trozo de tierra, como el Istmo de Panamá, haya tenido y tenga una influencia tan importante en la historia y el presente del mundo. Es Europa la que se ha beneficiado más, pero los efectos del cierre han llegado más lejos.

Sin la Corriente del Golfo, que lleva calor a Europa, la vida en estos lares sería mucho más difícil. Los glaciares estarían más extendidos, y habría menos tierras cultivables. Con más frío. la historia del continente, y la del mundo, hubiese sido diferente.

Una muestra más que pequeños detalles, en tiempos lejanos, fueron cruciales en nuestras vidas, y lo siguen siendo.

Relacionado: Qué había en la tierra antes de Pangea??

2 thoughts on “De cómo el Istmo de Panamá cambió la historia del mundo.

  1. Muy interesante. Desconocía el efecto tan importante de la corriente del golfo en Europa.

    • Muchas gracias Gilberto,
      es tan extensa y tan compleja la historia del mundo, que es muy difícil entrar en detalles. Pero a mí que me gusta tanto la historia como la ciencia, no se me pudo escapar. 😛
      Muchas gracias por tu comentario. Un cordial saludo.

Comments are closed.