Un asesinato multiplicado por diez millones.

Sólo el verano es capaz de producir mañanas frescas tan perfectas, que pueden hacer olvidar por un momento el infierno que se desatará a medio día. Aquella del 28 de junio de 1914 era una de esas mañanas, tranquila, inocente, ignorante de que el destino marcaría su fecha de nacimiento como un hito de esos […]