El jugoso y perverso negocio de los bomberos en la Antigua Roma.

En diversas ocasiones nos hemos referido a la cultura romana, especialmente a aquellos aspectos relacionados con el comportamiento de la sociedad propiamente dicha, y menos a los grandes eventos políticos y militares, por la razón de que existen ya muchas fuentes dedicadas a estos últimos. Hoy son los primeros bomberos de los que tenemos noticia en la antigua Roma quienes reclaman nuestra atención. Como casi siempre, es un tema conocido por los estudiosos asiduos a esta gran civilización, pero menos por el público en general, y eso lo hace más atractivo.

Bomberos negociando

Craso el millonario

Para contar esta historia es preciso revisar la vida de uno de los personajes más controvertidos de los últimos años de la República, Marco Licinio Craso, uno de los políticos más influyentes de su época, y también de los más ricos (léase, corrupto). Su fortuna, calculada por Plinio en unos 200 millones de sestercios, o por Plutarco, quien habla de 7,100 talentos (alrededor de 8,400 millones de Dólares en la actualidad), le otorga el título del hombre más rico de la historia de Roma, y uno de los más ricos del mundo. El mismo Plutarco nos dice que Marco Licinio obtuvo su fortuna por medio de “ignis et rapina”, fuego y pillaje, lo que nos lleva a entrar directamente en el tema.

Marco Licinio llegó al poder como comandante militar en la dictadura de Lucio Cornelio Sila en la tercera década del siglo I a.de C. Craso era hijo de una familia acomodada, siendo su padre Cónsul y Censor. Las guerras internas Marco Licinio Crasoentre Cayo Mario y Sila, ofrecieron la oportunidad al joven Licinio para distinguirse en el campo de batalla, y tuvo la suerte de haber elegido el bando vencedor.

Al final del conflicto, las arcas del estado quedaron vacías, al igual que las de muchas familias que vieron destruidos sus hogares. Los perdedores fueron proscritos, o mejor dicho, asesinados, por órdenes de Sila, y aquí Marco Licinio vio un filón. Aprovechando su poder y la situación desesperada de las familias de los proscritos, Marco compró los terrenos de estas ofreciendo precios muy bajos, bajo amenaza de perderlo todo sin una indemnización. Pronto amasó una enorme fortuna.

Nicho de negocio

No conforme con ello, y con una perversa visión de negocios, Marco se dio cuenta de que en Roma hacía falta solucionar el gran problema de los incendios, constante en todas las etapas de la República y del Imperio. Detectando el nicho, Marco Licinio decidió formar un cuerpo de bomberos con unos 500 miembros especializados. Ahora bien, no era un servicio público, sino privado y mucho menos gratuito, todo lo contrario. La brigada estaba Vigiles, bomberospreparada para acudir a cualquier incendio en todo momento, y puntualmente lo hacía.

El problema era que, al llegar, en lugar de ponerse a faenar para apagar el fuego, el jefe de la brigada negociaba con el dueño del inmueble un precio por prestar el servicio, un precio tan alto que estaba destinado a ser rechazado en un primer momento. Todo mientras el edificio se consumía bajo las llamas. Si el dueño finalmente aceptaba el precio, los bomberos hacían su trabajo, si no, dejaban que el fuego hiciese su trabajo, y cuando ya sólo quedaban las cenizas, el mismo jefe de brigada compraba el terreno por un precio irrisorio. No está mal, ¿verdad?

Bomberos públicos

No fue hasta el año 5 de nuestra era que el Emperador Augusto creó el primer cuerpo público de bomberos, los llamados vigiles, quienes organizados en cohortes y centurias, patrullaban la ciudad, especialmente por la noche, llevando consigo equipos de extinción de incendios, bombas, supervisadas por los aquari y operadas por los siphonari, cubos, palas, picos ganchos y en ocasiones hasta ballestas para derribar muros peligrosos. Las cohortes llevaban su propio equipo médico y hasta un capellán. Cabe decir que Augusto se había inspirado en las brigadas de bomberos de Alejandría, en Egipto.

Volviendo a Marco Licinio Craso, no cabe duda que se forró con las desgracias de los demás, y su fortuna le ayudó a obtener aún más poder cuando se unió a Julio César y Pompeyo para formar el Primer Triunvirato, terminando así con la larga historia de la República. A su muerte, Julio César decidió cruzar el Rubicón, eliminar a Pompeyo y alzarse como Dictator. Eso sí, su fortuna se quedó en esta Tierra.

15 thoughts on “El jugoso y perverso negocio de los bomberos en la Antigua Roma.

  1. Hola Jesús,
    por una parte puede llegar a sorprendernos la jerarquización y estructura de ese primer cuerpo de bomberos pero por otra, la codicia y mala fe de personas como Craso, nos reafirma en que siempre han habido personajes que se han aprovechado de las desgracias de los demás.
    Un abrazo

    • Hola Francisco,
      en tu genial artículo sobre el tema, desglosas muy bien la composición de los cuerpos de bomberos, y sinceramente, me parece muy adelantada a su tiempo. respecto a las malas prácticas de algunos, creo que son un elemento perenne en la humanidad, de todos los tiempos y regiones. Un fallo de nacimiento…
      Muchas gracias por comentar y por permitirme enlazar tu artículo, espero todos lo lean, que es más que bueno…
      Un abrazo.

  2. Pingback: Bitacoras.com
  3. jajaja, me encanta como relatas la historia como si fuera un cuento 🙂
    y …. como de costumbre …. las cosillas siguen iguales en los actos de los personajes actuales, lamentablemente con consecuencias muchisimo mas graves !

    • Hola María,
      Me gusta escribir de la misma manera que hablo, sin aspavientos, sin dármelas de intelectual, precisamente porque quiero que mis historias lleguen a todo el público, y no sólo a los expertos. Y respecto a las costumbres, como le digo a Francisco, son parte del ser humano, no hemos cambiado ni cambiaremos… 😛
      Mil gracias María, un besín.

    • Hola Harold,
      siempre he admirado a los bomberos por su sacrificio y dedicación. Los considero uno de los pocos grupos de servidores públicos necesarios para nuestra convivencia (aunque aclaro que no necesariamente tienen que ser públicos). Eso sí, nunca quise ser bombero, pues Dios no me dotó con los elementos gonádicos necesarios para ello, entiéndase, un gran par. 😛
      Muchas gracias por comentar y un cordial saludo.

  4. Muy buen artículo. Pero me queda una duda. Tenía entendido que el cuerpo de los vigiles lo estableció Vespasiano en el siglo primero. ¿Es así?
    Gracias.

    Saludos cordiales.

    • Hola RicardM,
      según mis fuentes, fue Augusto quien primero los formó, luego Nerón quien los profesionalizó, y Vespasiano agrandó su número y mejoró su equipamiento. Pero ya he enviado una pregunta a un amigo que sabe más de estos temas, y te remitiré su respuesta cuando la tenga, siempre existe la posibilidad de que me haya equivocado.
      Muchas gracias por comentar. Un cordial saludo.

Comments are closed.