El gran error de uno de los fundadores de Apple.

Hace unos días, al publicar la historia del nombre del gigante de la electrónica, os prometí hablar de un asunto relacionado, la decisión de Ronald Wayne de abandonar Apple tan sólo 12 días después de haberla fundado junto con sus amigos Steve Wozniak y Steve Jobs. Hoy cumplo esa promesa, con el relato de lo que muchos consideramos uno de los más grandes desaciertos financieros de la historia. Ron Wayne dejó de ganar una fortuna por no haber aguantado, pero a decir verdad, y con la información que él contaba, puede justificarse su salida, y esa es la explicación que nos da.

El socio adulto.

Steve Jobs conoció a Wayne cuando ambos trabajaban para Atari, la pionera de los juegos de video, a principios de los años 70. Jobs pronto le presentó a Wozniak y el trío entabló una amistad que perduraría contra viento y marea. A Wayne le llamó la atención el empuje de los jóvenes, la ambición y el carácter frío de Jobs y el entusiasmo de Woz. A su vez, él representaba la experiencia y la estabilidad.

Wayne había fundado una empresa para vender tragaperras que había fracasado, pero había aprendido su lección,Ronald Wayne la más importante, que al crearla como una Sociedad Anónima, evitaba el riesgo de perder sus activos personales en caso de bancarrota, que fue lo que finalmente sucedió. Esta experiencia marcaría su futura decisión de abandonar Apple. Aún así, Wayne era un hombre muy preparado en el que los Steves tenían toda su confianza, y cuando decidieron crear su propia empresa, a él fue a quien acudieron para asesorarlos. Agradecidos por su ayuda, Jobs, de 20 años y Woz de 25, decidieron otorgarle un 10% de la sociedad. Ronald Wayne sería el “socio adulto” de Apple.

La espantada.

El 1 de abril de 1976, Wayne rellenó los formularios necesarios para registrar la empresa, una “partnership” (sociedad no anónima), en la que la empresa en sí no paga impuestos, sino que lo hace cada uno de los dueños de acuerdo a sus beneficios. Aparentemente era la mejor opción para un negocio que en aquel momento no tenía muchas ambiciones, y muchos menos activos. El problema era que, en caso de bancarrota, los accionistas debían responder con sus bienes privados.

Poco antes de la fundación oficial, Jobs había conseguido el primer pedido de 50 unidades de lo que sería la Apple El primer ordenador de AppleI, pero había que construir las unidades. Para ello, Jobs vendió su furgoneta Volkswagen y Wozniak hizo lo propio con su calculadora de bolsillo, con lo que reunieron 1,500 dólares, muy lejos de los 20,000que necesitaban. Entonces Jobs consiguió que la empresa de accesorios Cramer Electronics le entregara lo necesario a crédito por 30 días, el tiempo necesario para construir los ordenadores y cobrar por ellos a The Byte Shop, el minorista que había hecho el pedido. Todo parecía ir a pedir de boca y los jóvenes comenzaron el trabajo en el garage de los padres de Jobs, con la ayuda de varios de sus amigos.

No obstante, la decisión de endeudarse le preocupaba a Wayne, especialmente porque, siendo él el único de los tres socios con activos (Jobs y Woz no tenían ni un duro), sería él quien respondería de las deudas en caso de que la transacción no prosperase. Por ello, decidió retirar su nombre de la sociedad sólo 12 días después de que esta fuese fundada. Sus dos novatos asociados le  compensaron con 800 dólares por su parte en la compañía. Un año después, cuando Apple se convirtió en una corporación, recibió 1,500 dólares más.

¿Qué perdió Ronald Wayne?

Este es un tema muy difícil de dilucidar. Si hubiese mantenido su parte en Apple, cuyo valor actual ronda los 600 mil millones de dólares (600,000,000,000), esta equivaldría a 60 mil millones, por lo que su nombre estaría en lo más alto de la lista Forbes, con personalidades tales como Bill Gates, Carlos Slim y Amancio Ortega. Pero han pasado cuarenta años, y Wayne, en la actualidad de 82 años, en algún momento se hubiese desprendido de parte o la totalidad de sus acciones. Prácticamente nadie en este mundo las mantiene durante tanto tiempo, especialmente si consideramos que aún si las hubiese vendido cuando Apple salió a la bolsa en 1981 sería millonario. En todo caso, y como él mismo reconoce, tomó la decisión que le parecía la mejor en ese momento y con los datos en la mano. Nadie sabía si el negocio iba a tener éxito, y la experiencia le dictaba que el riesgo de perder sus propiedades, si la deuda contraída por Jobs no hubiese sido pagada, era muy alto.

Un hombre sencillo.

En diversas entrevistas Ronald Wayne sostiene que hizo lo correcto, y que lo volvería a hacer en circunstancias iguales. sabe que pudo haber ganado mucho dinero, pero no se arrepiente. Dice, además, que trabajar con Jobs Primer logo Appleera muy difícil, y que el ambiente en Apple no era el que él buscaba para continuar su carrera profesional. Su renuncia a la sociedad no significó el final de su relación. Además de redactar los documentos de la fundación de la empresa, Wayne escribió el manual de instrucciones de la Apple I y diseñó el primer logo, y en varias ocasiones fue consultado por Jobs acerca de varios temas. Wayne vive ahora en una sencilla casa a las afueras de Las Vegas, añadiendo a su pensión los ingresos que obtienen de vender filatelia en internet. Hasta el año 2011 que un directivo de Apple le regaló un iPad, no tuvo nunca un producto con el logo de la manzanita mordida.

Ronald wayne en la actualidad

And one more thing…

No fue su único error. Durante años Wayne guardó el contrato original de la fundación de Apple, con su propia firma y la de los dos Steves. A principios de este siglo, y después de leer un anuncio en el periódico de un comerciante de autógrafos, Wayne vendió el contrato por 500 dólares. En 2011 fue subastado por 1,6 millones.  

COPY CODE SNIPPET

12 thoughts on “El gran error de uno de los fundadores de Apple.

    • Jeje, es verdad Antonio, con asesores así para qué queremos enemigos…pero bueno, Wayne está satisfecho con su decisión…sarna con gusto no pica…:P
      Un abrazo y felices fiestas!

      • a mi parecer hizo lo que sus valores le indicaron … mejor vivir con alegría y valores sanos, que con millones, avaricia y tristeza en el corazón …

        • Hola María,
          Ronald hizo lo que en ese momento pensó era la decisión correcta. A los ojos de muchos se equivocó, pero lo que importa es cómo se siente él al respecto. Como dices, es mejor vivir contento y sano que rico y deprimido…
          Mil gracias guapa! Un saludo!

  1. Hola Jesús,
    … y, ¿quién no comente un error en algún de su vida? Aunque pensándolo mejor, puede que no uno de 60 mil millones de dólares. Bueno, después de los primeros mil millones quién quiere 60 más,¡Ja, ja, ja!
    Abrazos

    • Hola Francisco,
      respondiendo a tu pregunta, nadie, somos humanos, seres imperfectos. Pero o de Ronald Wayne abandonando Apple tan pronto está entre esos grandes errores, al menos en lo financiero, y creo que, aunque diga que volvería a tomar la misma decisión, está muy arrepentido. Para bien o para mal su vida fue muy diferente.
      Mil gracias como siempre por tu colaboración. Un abrazo.

    • Así es Efe,
      Ronald Wayne no quiso apostar, y dejo de ganar miles de millones de dólares, y una vida muy diferente…
      Muchas gracias por comentar. Un saludo cordial.

    • Hola Serdeluz,
      Ronald Wayne perdió mucho dinero, pero al menos no se volvió loco y parece satisfecho con su decisión. Yo me hubiese dado muchos golpes en la cabeza…:P
      Mil gracias por comentar y felices fiestas! Un besín.

  2. Qué manera de equivocarse! Ahora que va a decir, que fueron acertadas sus decisiones.
    Quiero desearte un año pleno de realizaciones y mandarte.un fuerte abrazo desde el sur.

    • Hola Stella,
      Ronald cree que tomó la decisión correcta con la información disponible en ese momento. Muy probablemente muchos de nosotros hubiésemos hecho lo mismo, y hubiésemos perdido una fortuna. Pero en muchas ocasiones, esos dineros ganados rápido y fácilmente se van de la misma manera, si no que le pregunten al 90% de los ganadores de la lotería, que 3 años después vuelven a estar en la misma situación…aún así, a mi me gustaría probar… 😛
      Muchas gracias Stella por todo tu apoyo estos dos años. Te deseo toda la salud y felicidad para este nuevo año, que el dinero viene y va…
      Un besazo!

Comments are closed.