¿Cómo nacieron los Himalayas?

Comparte con tus amigos !!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponShare on YummlyDigg thisBuffer this page

Son la cadena montañosa más alta del planeta. El “techo del mundo” le llaman algunos, y no sin razón. La cordillera de los Himalayas tiene la montaña más alta del mundo, el Everest; nueve de las diez más altas, junto con el cercano K2, y más de tres cuartas partes de las cien más altas. Sólo compiten en altura los gigantes de la vecina cordillera de Karakoram. Una pregunta que no hace mucho me hizo un familiar es, ¿Cómo nacieron los Himalayas? En este artículo intentaré responderla de una manera sencilla.

Himalayas

El techo del mundo

Hace unos años tuve la suerte de admirar la grandeza de estas montañas, y sin temor a exagerar, a cualquiera le quitan el aliento. Es uno de esos lugares en los que puedes quedarte horas simplemente mirando, sin decir nada, intimidado por el maravilloso poder de la naturaleza.  

Los Himalayas son fuente también de incontables historias de coraje y tragedia. Sólo en el Everest, casi 300 alpinistas han muerto en el intento, y eso sólo en las últimas décadas. Aún así, cientos intentan alcanzar su cumbre y la de otros “ochomiles” en la región, por lo que esos números no pararán de crecer.

Mapa Himalayas

Su nombre deriva del sánscrito, y significa “Morada de las Nieves”. Un nombre muy romántico, pero que no refleja el origen de esta sierra. La razón, que no fue sino hasta la segunda mitad del siglo XX que se comprendió el proceso de nacimiento de las montañas. Poco más tarde, se entendería el mismo origen de los Himalayas.

Un supercontinente roto

Todos hemos oído hablar de Pangea, creo, el supercontinente que abarcó toda la tierra seca hace unos 300 millones de años. Ya hemos visto en otro artículo que Formación de los HimalayasPangea no fue ni el primero ni el único de los supercontinentes, pero para el tema de hoy, es el que nos concierne.

Pangea ya incluía algunos de los continentes en su actual configuración. Ya se podía reconocer lo que algún día serían Norteamérica y Sudamérica, y hasta el bloque de Asia sería fácilmente distinguible. Pero nada es para siempre, y mucho menos los supercontinentes. Pangea comenzó a romperse a mediados del Jurásico, cuando los dinosaurios dominaban el mundo.

La rotura se llevó a cabo en tres fases. La primera fue la separación de Norteamérica de Eurasia y África. La segunda, iniciada hace unos 150 millones de años, vio la separación de dos de los cuatro bloques que formaban el antiguo supercontinente de Gondwana, África y, Sudamérica, que se separaron de  Australia/Antártida, y la India. En la tercera y final etapa, iniciada hace uno 90 millones de años, las tres últimas tomaron sus respectivos caminos. Aquí es donde empieza lo bueno.

El récord de la India

El subcontinente indio ya presentaba la misma forma triangular de ahora. La única diferencia es que se encontraba miles de kilómetros al sur. Estaría alrededor de donde se encuentra la isla de Madagascar. A una velocidad récord para un movimiento tectónico, 15 centímetros por años, la India se dirigió hacia el norte.

El viaje de la India duró unos 80 millones de años. Curiosamente, durante todo ese tiempo el subcontinente arrastró consigo a la isla de Sri Lanka, en la misma placa continental. Claro está, a esa velocidad, nunca más reproducida por ningún otro movimiento tectónico, sería difícil frenarla.

Cómo nacieron los Himalayas

Ya os lo habreis imaginado. El subcontinente, viajando a 15 centímetros por año, chocó con el “vientre” de Asia, a la altura de lo que ahora es el Tíbet. Hace unos diez millones de años, las dos moles de piedra se retorcieron en una lucha de poder. La inercia del trozo menor se llevó la partida. La tierra comenzó a levantarse en un proceso que denominamos “doblamiento”. De esa manera nacieron los Himalayas.

La formación de los Himalayas

La formación de los Himalayas.

La evidencia de este hecho ha sido descubierta paulatinamente en las últimas décadas. Primero, se confirmó la Teoría de la Deriva Continental, luego se hicieron análisis de suelo, y de la antiguedad de las rocas. Como colofón, es necesario añadir que la cumbres de los Himalayas están repletas de fósiles marinos, lo que indica que alguna vez estuvieron bajo las aguas, o muy cerca de ellas. Además, la tecnología moderna liderada por los satélites y el GPS, han confirmado que la India, al igual que todos los continentes, sigue moviéndose.

Es interesante anotar que la India sigue su camino, aunque a una velocidad más reducida, 6,7 centímetros al año. Si pudiésemos viajar 10 millones de años en el futuro, nos encontraríamos con el subcontinente incrustado en Asia, a la altura de Kazajstán y Mongolia. Quién sabe qué altura tendrán para entonces los monstruos himalayos.

Siguen creciendo

Como resultado del movimiento tectónico y la presión que la India ejerce sobre el resto de Asia, los Himalayas siguen creciendo a un ritmo de medio centímetro por año. No crecen más porque la erosión hace su trabajo en el sentido opuesto. Toda esta actividad tectónica es responsable también de múltiples terremotos en la zona, una de las más pobladas del mundo.

Hace casi un siglo, el alpinista inglés George Mallory, quien moriría en el Everest, respondió a la pregunta de un reportero del New York Times. ¿Por qué quiere escalar el Everest? A lo que Mallory respondió con la frase más famosa del montañismo. “Porque está ahí”. El hombre no lo sabía en aquel momento, pero el Everest, no siempre ha estado ahí, ni estará ahí para siempre.

George Mallory

George Mallory

Una anécdota. Cuando se midió por primera vez la altura del Everest. Se encontró que medçia exactamente 30,000 pies. Los geólogos creyeron que la gente creería que era una cifra redondeada, y por ello decidieron marcarla como 29,998 pies, En cualquier caso, la cifra estaba equivocada, siendo la real 29,108 pies (8,872 metros).



Comparte con tus amigos !!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponShare on YummlyDigg thisBuffer this page

2 thoughts on “¿Cómo nacieron los Himalayas?

  1. Hola Jesús,
    el Hilamaya representa uno de los retos más atractivos para la superación del ser humano. Desgraciadamente, las nuevas tecnologías (y el dinero) hacen que su ascensión se desvirtúe y en ocasiones se convierta en algo así como un circo. Disponiendo de tiempo (unos dos meses) y dinero (unos 80.000 euros) hay agencias que te organizan la subida. Encontré algunos datos curiosos que con tu permiso comparto: La montaña recibió el nombre Everest en 1865 para honrar al coronel británico Sir George Bestin Everest, topógrafo que falleció un año después, sin ver la montaña. Hasta 1865 fue conocido como Pico XV; cada año se sacan de la montaña, aproximadamente, 500 kg de basura que dejan los escaladores, multando con más de 3.000 € el Gobierno nepalí a los que bajan sin ella; la mayoría de los intentos de ascenso se acometen en abril y mayo antes del monzón porque hay un cambio en el Jet stream que reduce la velocidad del viento en Everest; y por último, el Everest es también el lugar donde se encuentra la comisaría a mayor altura del mundo, en el campamento base, a 5.200 metros de altura.

    Un abrazo y siempre aprendiendo contigo…

    • Hola Francisco,
      Tienes mucha razón al decir en que la ascensión al Everest se ha desvirtuado un poco. Cada verano, los Himalayas se llenan de millonarios que quieren acariciar su ego logrando una gran hazaña, en muchos casos sin la preparación necesaria, y el resultado en muchas ocasiones es la muerte. Además, la cordillera se está llenando de basura, de tanques vacíos de oxígeno, y de cadáveres. todo muy difícilmente rescatable. Desconozco la solución, pues también creo que no debe prohibirse la subida a nadie. Si acaso, debería hacerse un examen a los candidatos, para ver si están bien preparados.
      En cualquier caso, los Himalayas son un lugar impresionante y apasionante, llenos de misterio, de leyenda. Lo que no es un misterio es su origen… 😉
      Muchas gracias por tu colaboración. Siempre nos dejas comentarios muy interesantes y educativos. Un abrazo.

Comments are closed.